15 Festival DerHumALC III: Instantáneas de luchas y grandes hombres

Tiempo de lectura: 5 minutos

Seguimos con la cobertura del 15 Festival de Cine de DDHH y nos vamos a iniciar este segmento con uno de los documentales que participa de la competencia oficial, que ya ha tenido estreno comercial en Buenos Aires:  «La huella del Doctor Che Guevara».
Jorge Denti es el director de una búsqueda detrás del mito… No hay estampitas ni remeras aquí, sino la radiografía de un hombre distinto. Recibido en medicina, y siendo muy joven, junto a su amigo “Calica” Ferrer, Ernesto Guevara juntó pocas cosas de las que tenía y emprendió un viaje por gran parte del continente americano. Ahí nace la historia que luego sería leyenda.

El documentalista toma a esta persona como si fuese una gran hoja en blanco, un lienzo, y sobre ella va construyendo algo con elementos de variados orígenes; hay fotos, filmaciones caseras, archivos periodístico de varios noticieros para ubicarnos en época, y varios testimonios; el armado final de todo eso será tener una idea de quién fue Ernesto Guevara antes de ser el Che Guevara, si están los lazos entre uno y otro será cuestión de la suspicacia, voluntad y pericia del espectador.
El trabajo del director es hacer que todo este “armado” fluya correctamente, y lo cierto es que se sigue con suficiente interés, contando una historia, sabiendo uno en dónde va a desembocar, pero a diferencia de una ficción, acá el saber “el final” es algo positivo, porque permite la mirada con perspectiva.
“La huella del doctor Ernesto Guevara” se muestra con un cierto modo imparcial, como analizando todo desde afuera, precisamente como cuando se contempla a un rompecabezas terminado.

Se rehúsa (la mayoría del tiempo) a hacer fuertes definiciones políticas, a dar una posición sobre lo que vendrá después, en definitiva, se limita (quizás inteligentemente) al hombre que sólo quería vivir una aventura con su amigo arriba de una moto y dar una mano – enorme – a los necesitados y desamparados.
En definitiva, un film que vuelve a proyectarse y otra oportunidad para visionar un costado distinto de una de las grandes figuras del siglo pasado.

Dejamos atrás este re estreno en la sección competencia de largos y nos vamos a la de cortos y mediometrajes, con uno de los más destacados productos que este fest trae, a nuestro juicio: «Chile Imaginario» de Claudio Díaz. En el caso que no conozcan este mediometraje, fue premiado en su país y es un mix entre la animación artesanal que va transformando escenas y personajes que mutan en distintas formas, para presentar un mosaico de nueve testimonios.

En pocos minutos, seremos testigos de un diálogo espontáneo y profundo que describirá la memoria y en el testimonio Social de Chile, donde jóvenes (nacidos entre 1973 Golpe de Estado y 2010 Bicentenario de ese país) responden de manera espontánea a preguntas sobre dicha época (1973 – 2010), y dependiendo de sus respuestas, evocarán los contextos visuales de cada período.

Ellos se convertirán en ciclos animados, donde niños, jóvenes y viejos conviven en tierra trasandina hoy en día, mientras emprenden un viaje imaginario, desde un pasado individual, hacia un futuro colectivo.

Es difícil explicar la riqueza de las palabras que traen cada uno de los invitados a esta propuesta. Pero si podemos decirles que no sólo funciona como una clase didáctica de los cambios en la sociedad chilena en este tiempo, sino que va más allá y logra transmitir una inusitada calidez en su relato, al hondar en temáticas muy fuerte como los desaparecidos, el genocidio y la homosexualidad, por citar algunas.

Apostamos por ella a la hora de los premios. Nos gustó mucho. Y cerramos este segmento con otra gran film. Seguramente si están transitando este festival y les interesa la propuesta de los documentales que abordan el tratamiento de luchas por la verdad y la memoria en distintas partes del mundo, conocerán a Pamela Yates. Quién es Pamela Yates?

Una cineasta americana que se hiciera famosa en la década del 80 por realizar un film sobre la cuestión: «When the mountain trembles»,sobre los asesinatos masivos y crueles que tuvieron lugar en Guatemala durante ese tiempo por parte de su régimen militar.

Yates regresa sobre la cuestión, desempolvando otra vez ese material (busca entre sus cintas muchos carretes que no utilizó en la anterior) y haciendo un estudio en tres pasos, aborda el camino que hicieron los organismos internacionales y la justicia española para intentar llegar a condenar los crímenes de lesa humanidad de los líderes guatemaltecos de ese tiempo. La película también presenta escenas con Rigoberta Menchú (ganadora del Premio Nobel de la Paz por su lucha contra el régimen) y un amplio abanico de testimonios, entre aborígenes de esa tierra, hasta letrados españoles, pasando por periodistas de distintas partes del mundo.

La directora presenta, sin dudas en «Granito, how to nail a dictator» (la película de la cual hablamos), una suerte de continuación de «When…». Es el complemento perfecto para ese trabajo. Un ir más allá. Un comprometerse con la lucha por la verdad y una cabal muestra de lo doloroso y complejo que es llevar estos genocidas a juicio, en cualquier parte del mundo.

De esta segunda parte de la historia, podemos decir que quizás Yates peca de darle un tinte muy personal a las líneas que en él aparecen (hay mucho de autorreferencial que podría haberse obviado) y que la extensión, si bien podría ser necesaria, abruma al espectador por la cantidad de información que le brinda y el escaso tiempo para procesarla.

Es decir, por momentos el espectador intenta sobreponerse a la crudeza de los testimonios, pero Yates sigue adelante y abre más líneas de acción y discusión, con lo que termina por redondear un film complejo, profundo pero extenso, emocional que no es para todos los públicos (hablamos incluso de los seguidores de este género). Más allá de sus puntos discutibles en cuanto a la presentación, hay que decir que el trabajo de la documentalista es esencial para la memoria de los pueblos lationamericanos. Aporta claves e ideas sobre las que hay mucho todavía, por decir y volver a pensar. Tres films de fuste que tenés que tener en cuenta, en definitiva, en tu grilla del fest.

Aún no hay votos.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email