blade_runner1

«Blade Runner»: esos cyborgs que habíamos amado tanto

Tiempo de lectura: 3 minutos

blade_runner1

Ridley Scott siempre ha sido, para mí, esa mezcla perfecta entre cine de entretenimiento con maestría incomparable. Sus construcciones de mundos, de personajes, hacen que valga la pena cada fotograma que vemos. Claro que ha tenido pifies, claro que sus películas tienen errores, pero cada vez que el mundo está a punto de darle la espalda, respondo instantáneamente que todo se le perdona por haber dirigido la primera de Alien y Blade Runner. Contra eso, nadie puede discutir.

Basada en la novela de Phillip Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” nos lleva a un futuro en el que la Tierra ya no es habitable por la contaminación y que todos los que se quedan en ella, corren el riesgo de llenarse de kippel y ya no poder funcionar ni física ni mentalmente. Frente a esta situación, se ha enviado a los más ricos y sanos a colonias espaciales para que la raza pueda seguir existiendo con sus ejemplares superiores, mientras intentan hacer a otros planetas amigables para los humanos. Para esto, usan cyborgs, llamados Nexus 6. Los nexus están dotados de memoria emotiva que les ha sido implantada.

Blade-Runner

Como son superiores a las personas en fuerza y en inteligencia (tienen el mismo coeficiente que los ingenieros que los crearon), los han programado para que vivan sólo 4 años. Y tienen prohibido pisar la Tierra. Ellos son sólo para la conquista espacial. Y si desobedecen, los Blade Runner (que son como detectives que trabajan para la policía), tienen que retirarlos de un tierno balazo y cobrar la recompensa por sus cables.

Hay muchas cosas magníficas de esta película pero sólo por nombrar un par podemos decir que tiene un planteo filosófico inmenso cuando habla de qué es lo que le da derecho a alguien a crear y matar, o qué es lo que divide a un humano de una máquina si ambos tienen sentimientos, recuerdos y hasta logran empatía.

Antes pensar en un romance entre un hombre y un organismo electrónico (fuera del futurismo) era casi impensado, pero acá no es un simple guardaespaldas como el T 800, o un amigo de onda, no: nuestro personaje se involucra profundamente con Rachael.

bladerunner-01-0707-de

Y Roy ama a su pareja y ama vivir. ¿Por qué la humanidad que ha sido tan destructiva y nociva para todo el ambiente ahora tiene el derecho de seguir quedándose? Si a eso sumamos una ambientación que mezcla magistralmente al cine estilo policial negro, con sus claros oscruros, su humo, luces contrastadas, planos lentos, con todo lo metálico que la ciencia ficción te pide, no podemos negar que estamos frente a un clásico inmortal.

De esos que ves, te parece que lo entendiste todo y, de repente, te ponés a hablar con alguien más y ya querés explorarla de vuelta. Ojo, chicos, que todos estamos a un tris de enamorarnos con cada “play” del próximo Nexus.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email