Cierre de cines en el #AMBA: ¿Qué sucede en el resto del mundo?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Finalmente y ante la suba de contagios por Covid 19, los cines del AMBA fueron cerrados por el último DNU presidencial. La industria local logró volver a ponerse en movimiento el pasado 4 de marzo, luego de aceptar aforos limitados y en muchos casos, cambios en los equipos que proveen ventilación a las salas. No fue suficiente y la situación epidemiológica llevó al cierre en el AMBA aunque en el resto del país, aún funcionan salas en muchas provincias.

Desde ya, no es el sentido de esta columna proponer planteos en el sentido de su apertura. Me atrevo a decir si que su habilitación fue un poco tardía… quizás el momento ideal para haberla producido fue noviembre/diciembre, donde la situación sanitaria estaba mejor y teníamos el verano por delante.

Abrir a principios de marzo y cerrar a mediados de abril parece extraño, pero probablemente se deba a que nadie esperaba un escenario como el actual, en tan poco tiempo.

Se espera, que en el próximo decreto del 30 de abril que renueve las restricciones por la pandemia, los cines de todo el país cierren, como medida de profundización para evitar la circulación y la permanencia en espacios cerrados. Pero…¿qué está sucediendo en otras partes del mundo, en este momento con las salas?

Excepto en Asia y en Oceanía (aunque con algunas limitaciones), en el resto del mundo, no la tienen fácil los cines. En Europa solo un pequeño grupo de países (Portugal, Rusia, España) tiene sus salas abiertas, y en Reino Unido, comienzan a habilitarse los autocines, con miras a que en mayo haya una apertura mayor. Los procesos de vacunación en el Primer Mundo, van permitiendo que la industria vuelva a recuperar movimiento y volumen, pero eso será posible en su verano, que arranca en julio.

                                    

En los Estados Unidos hay un mix de aperturas, basados en cada jurisdicción local. Hay estados que permiten un aforo de 20 % (ejemplos: New York, Pennsylvania, Rhode Island, los muy urbanos) otros de 50 %(California, Kentucky, etc), algunos al 90 % ( Ohio, Utah, Florida, etc) y hasta tenemos lugares donde las salas funcionan ya normal: Texas, Alaska, Nebaska, Montana, Iowa y alguna más. Sumo un dato interesante, en muchos estados de USA, no es obligatorio el uso de máscaras faciales. Digo esto porque en Alaska podés ir al cine, con la sala completamente abierta y sin tapaboca. Inimaginable para nuestra realidad, hoy en día.

Es cierto que la realidad epidemiológica dicta que los cines, como los teatros y los espacios culturales en lugares cerrados, son los primeros en cerrarse. El problema es que la industria al no abrir salas, tienen tres opciones, o transmite por streaming en simultáneo con algunos complejos (Warner y HBO Max, por ejemplo) , o estrena directamente en cadenas como Netflix, Amazon, Apple, Hulu y demás, o se guardar las producciones hasta que la situación se normalice. De hecho, «Top Gun 2», la última de Bond y algunos títulos más, siguen postergando sus estrenos, en pos de recuperar el dinero invertido en algún momento del futuro.

Como dato curioso, se están filmando películas y series importantes en Australia («Spiderhead» con Liam Hemsworth, «Thor: love or thunder» con el mismo actor y Matt Damon para Marvel) y Nueva Zelanda (las secuelas de «Avatar» más la propuesta televisiva de «Lords of the ring», sin ir más lejos) porque se cuenta no sólo con tradición en el rubro, sino además es zona libre de Covid 19.

En el resto del mundo, se sigue rodando. Con muchos cuidados, equipos aislados en el sentido de que se los testea diariamente, actores adultos mayores que toman distancia de sus colegas jóvenes en escenas (y si no, miren «Vanquish» con Morgan Freeman y Ruby Rose) y bajos presupuestos como factor común.

Hay producciones fuertes, como la nueva Misión Imposible, pero son las menos. El dinero en juego es mucho, y la recaudación que se obtiene de los mercado asiáticos, no alcanza.

Sólo Netflix, HBO Max y Amazon vienen creciendo en este momento. Pero hasta hace un año y medio, nadie pensaba que podían albergar el 80 por ciento de los estrenos de la industria. Es lo que sucede hoy.

Volviendo a la Argentina, creemos que una vez que pase el invierno y la vacunación avance, se podrá pensar en una apertura mayor, con protocolos y la industria intentará dar batalla, siendo que la recaudación, en este corto regreso, fue un 90 por ciento menor a la de febrero de 2020…

Hace un tiempo escribí un artículo aquí acerca de que el cine podría morir. Hoy, creo que tiene una oportunidad. Pero no está disponible en el corto plazo y por los próximos meses habrá que acostumbrarse al sillón y a los servicios de cable y streaming.

Con el debido respeto por ellos (que nos proveen entretenimiento en ambientes cien por ciento seguro), extrañamos al cine. Mucho. De verdad. Pero para poder volver al cine, tenemos que resolver la pandemia. Sin lugar a dudas…

 

 

 

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email