«De la noche a la mañana»: Un arquitecto suelto en Valparaiso

Tiempo de lectura: 3 minutos

Entre los estrenos que presenta www.cine.ar/play en estos días de cuarentena, destacamos «De la noche a la mañana» con Estéban Menis

Presentada en el último Festival de Cine de Mar del Plata dentro de la Competencia Argentina, y antes de llegar a los cines, “DE LA NOCHE A LA MAÑANA” el último trabajo de Manuel Ferrari, se presenta en carácter de preestreno junto a un grupo de nuevas realizaciones que llegan a la pantalla de la plataforma www.cine.ar/play.

El mundo de Ignacio Roma tiene más inseguridades que certezas, más dudas que concreciones, si bien no se presenta como un personaje colapsado o en plena crisis, hay algo de un proceso interior que se ha echado a rodar y un cierto desequilibrio que se cristaliza aún más cuando su mujer le anuncia que está embarazada y que pronto van a ser padres.

Esteban Menis (con este trabajo protagónico con el que demuestra que tiene capacidad de construir otros personajes tan disímiles a los de “Eléctrica”), compone Ignacio, este arquitecto y docente, que no sólo deberá lidiar con esta noticia que desequilibra su mundo sino que cuando es invitado a dar una conferencia en la Universidad de Valparaíso, todo lo malo que puede suceder en un viaje, finalmente sucede.

Como una especie de “Después de hora” Scorsesiana, pero muy latina, Ignacio vive una especie de espiral pesadillesco con diversas situaciones, pequeñas sin grandes estridencias, pero que en su sumatoria, lo van complicando todo.

Desde la pérdida del equipaje hasta un robo no muy significativo que van dado marco a la crisis personal que es impone cuando llega finalmente a la Universidad donde tenía que dar su charla y una toma lo hunde en una especie de “no tiempo” donde Ignacio no tendrá claro qué decisiones tomar.

El director, Manuel Ferrari, sabe cómo trabajar con la angustia que genera ese clima de completa incertidumbre y esa sensación de no “hacer pie” en ningún lado –Ignacio tampoco tiene claro si podrá disertar o no, cuando volverá, si deberá prolongar su estadía, si una mejor sería volverse-.

Sin embargo, algo de ese espacio suspensorio lo atrapa, lo mantiene atado a sus proyectos en Valparaiso y elige, de alguna manera, permanecer allí y comenzar un periplo con una joven docente de la Universidad que le ofrece ayuda (Manuela Martelli, de “Machuca” o “Dos Disparos”) que es, en el fondo, un viaje interior a encontrar su deseo y su lugar. Pero no sólo se presenta esta propuesta con abundante tensión sexual sino que además  aparece, por ejemplo, una propuesta laboral, tan desopilante como atractiva (con una composición muy lograda de Alejandro Goic).

Ferrari encuentra ese humor con una pisca de acidez que atraviesa toda la comedia en diagonal, un humor sin estridencias ni trazos gruesos sino, por el contrario, un humor más ligado a la identificación con las desgracias del personaje principal que se van construyendo como una sucesión de pesadillas cotidianas, que una tras otra,  van creando ese universo bordeando los enredos y el absurdo.  

Esteban Menis es su mejor aliado para componer a este hombre que con la crisis de los 40 al hombro, vagando por las hermosas calles de Valparaiso –de las que Ferrari evita inteligentemente transformarlas en “postales for export”- va trazando su pequeño recorrido intentando encontrar algunas respuestas a sus vacilaciones y porque no, intentando conectarse tras esas dudas, con su verdadero deseo.

«DE LA NOCHE A LA MAÑANA» es una película inquieta, que no se instala en un tono cómodo de comedia complaciente sino que, por el contrario, apuesta a la construcción de un antihéroe neurótico y temeroso, del que aprenderemos a querer sus debilidades y acompañarlo en este pequeño laberinto dentro de su búsqueda interior.

Aún no hay votos.
Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email