EWBorde1

“El borde del tiempo”: Al infinito y más allá

Tiempo de lectura: 3 minutos

EWBorde1

Hace siete días atrás, teníamos el estreno de El mejor de nosotros, tercer film de Jorge Rocca, director de la recordada Patrón, allá por comienzos/mediados de los ’90. Hecho extraño de nuestra cartelera (aunque ya no tanto, acostumbrándonos a varios títulos nacionales por semana, varios de ellos producidos algunos años atrás esperando su estreno), ahora nos llega El borde del tiempo, en realidad, segundo largometraje del director, realizado en 2011, que recolectó premios en SIGNIS antes de arribar definitivamente en el Espacio INCAA Gaumont.

Sin embargo, tanto El mejor de Nosotros como Patrón compartían el hermetismo, la fotografía en blanco y negro, y el ser críptico y parco para narrar historias rurales. Casi lo contrario a El borde del tiempo, cuyo guión también pertenece a Rocca en co-autoría con Alejandra Marino.

 El borde… es un film lírico, brilloso, un drama con bríos, podríamos hablar de una suerte de realismo mágico aunque más terrenal y no tan fantasioso como el creado por el Gabo. También hablamos de una película urbana, de encuentros y esperanzas perdidas y recobradas, con un elenco muy numeroso que se amplía aún más en los secundarios periféricos. Si Patrón y El Mejor… recordaban a cierto cine europeo de los años ’50 y ’60, El borde…, más local, recuerda en parte a la filmografía de Eduardo Mignona.

EWBorde2

El protagonista es Vicente (excelente Jorge Rivera López), un hombre desahuciado, al que no le queda demasiado tiempo, y él parece haberlo abandonado todo. Pero la vida le pone una respiración para seguir, se encontrará con Grisel (la niña Sofía Roma, entradora como pocas) que vive en la calle, huérfana parcial, y es la nieta de Vicente. La película nos plantea la unión de estos dos personajes, que se ayudarán uno a otro para salir a flote hasta el último momento.

Pero el film, inteligentemente, no se nutre únicamente de estos dos seres, una serie de personajes importantes aunque secundarios le dan otro sentido; especialmente el casi protagónico de Iván Gonzáles como Leandro, un hijo de desaparecidos que regresa de Madrid para reencontrarse con su pasado, y se les une a ambos para formar un trío cuasi familiar. Estos tres irán en busca de un barco especial, con una historia de amor mágica detrás.

EWBorde3

Sumémosle las participaciones de Leonor Manso, Marita Ballesteros, Ulises Dumont, Nicolás Condito y Sandra Sandrini entre otros para tener un cast actoral llamativo y cohesión correcta. Rocca y Marino construyeron un guión cálido y sencillo, que transmite las esperanzas de sus personajes.

Tal vez a algunos tramos les falte algo de peso, y tenga alguna dificultad técnica, pero todo es suplido con las nobles intenciones y la buena vibra de un film con pretensiones de vuelo bajo pero cálido, muy cálido.

EWBorde4

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email