¿Hay películas que tengan eje en el Covid-19?

Tiempo de lectura: 4 minutos

La pandemia también generó ideas y propuestas de largometrajes, como muchos esperaban. Sin embargo, es probable que no hayan tomado contacto con algunos de los films de los que voy a hablar porque no hay tenido estrenos comerciales ni vía streaming en Argentina.

Sin embargo, es interesante repasarlos porque puede presentarse la oportunidad de verlos y es bueno, conocer de antemano que podemos encontrar en ellos. Vamos a elegir para este primer informe, tres títulos que hablan sobre el escenario pandémico, dos independientes y de bajo presupuesto y una major, que sorprende y probablemente puedas ver en cine en este 2021.

Arrancamos con «SARS 29», una película realizada con 2000 dólares que está firmada por un sujeto llamado «The existencialist» y que es básicamente, un falso documental donde varias personas van desfilando, dentro del marco de un programa de tevé, a relatar como fueron sus vidas en función de las diferentes pandemias que azotaron al mundo entre 2020 y 2029. El escenario es bastante esquemático y tiene una estructura conocida, que se va estructurando en base a relatos que ofrecen conspiraciones, teorías y relatos de hechos que podrían perfectamente adaptarse a la realidad en los próximos años.

«SARS 29» funciona como una especie de ejercicio arriesgado, en el que toman forma varias de las suposiciones que tenemos acerca del virus (¿fue creado en laboratorio o simplemente fue una mutación natural?) y las enmarca dentro de vinculaciones políticas, farmaceúticas y epidemilógicas de distinto rango. Hay algo de intriga política y aunque la edición nunca nos muestre demasiado, los diferentes personajes que presentan cumplen con su aporte al relato. No es un film de culto, no, ni mucho menos, pero me sorprendí siguiendo bastante el curso de los hechos y creo que su mayor arma es justamente, que lo que plantea, no es tan delirante como podría creerse. Si en algún momento están aburridos, esta es una cinta para mirar, si el tema les apasiona.

Seguimos con «Covid-21: lethal weapon» que es, una gran desilución. La propuesta del novato Daniel Hernández Torrado, es la de rodar una clásica película de zombies de bajo presupuesto. Y usufructuar la atención que puede ofrecer el hecho de poner un título en el que el coronavirus esté presente.

No hay mucho para comentar aquí, la historia es la habitual en este tipo de escenarios apocalípticos, una doctora intenta llegar hasta un laboratorio para encontrar una cura a una infección que transforma la gente en muertos vivientes (¿les suena la historia?) escoltada por dos tipos rudos con pocos modales y nula capacidad dramática. Lo peor de la película no es su pobre edición, la austera presentación y los erráticos desplazamientos de cámara, sino que no hay sustento en el guión y todo es muy berreta. Más de lo tolerable.

Puede que te gusten las historias de zombies, pero esta es muy mala.

Y la última es la más fuerte de este post (habrá uno más, ojo!), quizás llegue a salas, me encantó y se llama «Locked down». Doug Liman es el responsable de una comedia liviana, simpática y muy disfrutable que en Estados Unidos puede verse desde hace un mes en HBO -Max. Rodada en Londres, durante la cuarentena en sólo 18 días, esta es una cinta que muestra que incluso en condiciones complejas, cuando una idea es simple y atractiva y está respaldada por actores solventes, es factible generar buenos productos.

«Locked down» es básicamente una historia de estafas. Un género muy recorrido en la historia cinematográfica pero que aquí se enmarca dentro del confinamiento vivido por el mundo en la primera parte de 2020. Nota curiosa (y que llama la atención) es el hecho de que, siendo que es presentada la acción entre febrero y marzo, los protagonistas usan ropa de verano prácticamente en toda la película, esto es porque fue filmada en momentos en que el cierre de circulación en Gran Bretaña no era tan severo como al principio de la pandemia y como en la actualidad.

Tenemos a un matrimonio conformado por Linda (Anne Hathaway) y Paxton (Chiwetel Ejiofor), quienes están en crisis. De hecho, cuando arranca la cuarentena ellos ya estaban prácticamente separados pero como la situación lo marca, deben seguir juntos hasta el desconfinamiento. Linda es una ejecutiva de primer nivel, que no disfruta lo que hace y Paxton es un hombre con problemas laborales y que arrastra un pasado con la ley que no ayuda a su despegue.

Luego de un rato de aclimatamiento con diálogos filosos en relación al confinamiento y la dura rutina de vivir encerrados, la cinta cobra velocidad al presentar la posibilidad de realizar un robo importante en Harrod’s, cosa que hará que la pareja se arriesgue a avanzar con transgredir la ley en pos de conseguir su objetivo.

¿Qué tiene que ver con el Covid-19? Todo el encuadre donde se juega la acción está definido por la pandemia. Y muestra muy bien, los problemas que todos tenemos al vivir confinamientos largos e incertidumbre.

Está presentada con sencillez y garantiza un rato divertido, a pesar de que busca demasiada complicidad con el espectador (¿era necesario rebautizar a Paxton como Edgar Allan Poe?) y tiene sus desniveles. Pero es relajada e ideal para ver en pareja.

En la próxima entrada, seguimos con títulos que hagan referencia a la pandemia que estamos atravesando. Seguir cuidándose cinéfilos!

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email