Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 90 invitados conectado

Ads

“The 15:17 to Paris” (15:17 Tren a París): Yvan ehtnioj

El infatigable Clint Eastwood Vuelve a la carga con otro propuesta de tintes patrióticos en "15:17 Tren a París", esta vez apostando a una supuesta naturalidad para otorgar cierta verosimilitud.

En el episodio de la Temporada 12 de Los Simpsons, "New Kids on the bleech" o en "Latinoamérica Ídolos", el productor musical L.T. Smash, luego descubierto como el militar de la Marina Teniente Smash; les da una lección a Bart y sus amigos sobre los mensajes subliminales (como el mencionado en el título de esta nota), y también menciona a los llamados mensajes “liminales”, en los que, directamente se le dice a una persona que se aliste en el ejército para que este obedezca.

Algo similar ocurre con el nuevo film de Clint Eastwood. Sabido es que Hollywood cuando se trata de hablar de su nación, más en actos belicistas y/o heróicos, no se anda con miramientos a la hora de mostrar banderas flameando al viento de la paz, personajes que dan discursos edificadores sobre la patria, y ciudadanos modelos que dan todo por su país porque aman las barras y las estrellas.

Eastwood es un especialista en este tipo de cine, y en los últimos años, parece haber recrudecido ese costado. Pero en "15:17 Tren a París" descubre un nuevo nivel de mensaje patriótico y pro belicista, uno realmente alarmante. El 21 de agosto de 2015, el marroquí Ayoub El Khazzani intentó realizar un atentado en el tren Thalys 9364 que iba de Amsterdan a París.

Este intento de atentado fue impedido por el accionar de un grupo de personas, algunos pasajeros, que lograron bloquear al hombre y frustrar su plan. Entre los pasajeros que colaboraron con bloquear el atentado, se encontraban tres jóvenes amigos estadounidenses, dos de ellos militares. "15:17 Tren a París" narra la historia de este hecho, o mejor dicho, narra la historia de estos tres amigos y su viaje a Europa que desemboca en este hecho.

La “novedad” es que los tres jóvenes se interpretan a sí mismos. ¿Docudrama? No. Eastwood y la guionista Dorothy Blyskal crean un ambiente de ficción, supuestamente fiel a la realidad, en la que los tres amigos actúan lo que pudieron ser los hechos que vivieron. En realidad, "15:17 Tren a París" se basa en el libro escrito por ellos mismos con la colaboración de Jeffrey Stern, así que creamos que realmente todo, todo, fue como lo que se muestra en el film.

De todos modos, no lo convierte en documental – salvo por unas tomas reales al final –. "15:17 Tren a París" se desarrolla en algo así como tres actos. Primero la infancia de los tres, amigos del colegio, con dos ya amigos previamente y uno nuevo. Luego el intento de ingreso a los grupos de rescate de uno de ellos, y el ingreso al ejército de otro.

Finalmente, el viaje a Europa, intento de atentado incluido. Es cierto, los tres jóvenes, pese a no ser actores es innegable que le otorgan naturalidad al estar contando lo que ellos vivieron. Ahí es dónde termina la originalidad del caso. Lo otro que resulta “nuevo” o llamativo, es el próximo escalón de mensaje patriótico y pro bélico/armamenticio al que accede "15:17 Tren a París".

Carente de progresión dramática (hasta comienza con una voz en off inconclusa que dura una sola escena para nunca retomarla), con un guion más bien plano sin picos de emoción más allá de algunos diálogos de por más obvios y declamatorios; las imágenes hablan por sí solas.

Los dos amigos que se conocen desde antes que inicie el film Spencer Stone y Alex Skarlatos son fanáticos bélicos. Se visten con ropas de camuflaje (y hasta expresan a cámara “El camuflaje es genial”), tienen posters en sus dormitorios de películas como "Full Metal Jacket", juegan a la guerra, y tienen una relación con las armas muy particular. Poseen todo tipo de armamento de juguete pero realista, hasta armas de pintura, y lo que podría ser un rifle de balines… al que en una escena detalladamente acarician.

También expresan alguna suerte de homoerotismo solapado, pero relacionado con lo bélico.

Sus madres, se preocupan porque en el colegio católico al que asisten los discriminan y hasta los quieren hacer pasar como que poseen TAC. Jamás se preocupan porque sus hijos tratan a las armas como si fuesen novias. El tercer chico, Anthony Sadler es el que no es militar, y hasta osa expresar algún comentario contra las armas o el camuflaje, claro, el film lo castiga siendo el único de los tres del que no se cuenta nada de su historia, salvo cuando está con los otros dos.

Ya en la juventud, la cosa no cambia demasiado, continúan los mensajes obvios, los personajes que remarcan el futuro heroísmo de nuestro trío, y la más que condescendencia hacia el uso de armas y las bondades de alistase al ejército.

Técnicamente tampoco hablamos de un film que aporte demasiado, las dos madres pasan décadas sin envejecer, la utilización de la fotografía también es para resaltar algún símbolo patrio (casi no hay ninguna escena sin "simbolismo patriótico bélico armamenticio"), y el montaje propone un ir y venir en el tiempo no muy bien resuelto.

Narrativamente es ecléctico, principalmente se sigue a Spencer, siendo todo lo demás periférico, y hasta el esperado clímax que tanto se anuncia, se resuelve rápido, sin ningún nervio, y con un heroísmo más bien impostado por los diálogos que por las acciones.

En una escena, un guía turístico alemán le dice a nuestros protagonistas, refiriéndose a la Segunda Guerra Mundial, que no siempre que triunfa el bien, Estados Unidos se encuentra en el centro.

Esta frase, se contradice con un film que descarta al resto de los “héroes” que impidieron un atentado, que no se preocupa por hablar tanto de las razones de un atentado como de tres ciudadanos que desde chiquitos le juraron amor a su patria, y el destino quiso ubicarlos en el momento justo. Una propuesta sumamente fallida.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar