Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 110 invitados conectado

"El retiro" (review 2): la emoción de estar activo y útil, otra vez

Con una propuesta que se acerca al cine popular desde la recuperación de valores y emociones, sin artificios, “El Retiro”, de Ricardo Díaz Iacoponi, protagonizada por Luis Brandoni, Nancy Dupláa, Soledad Silveyra y Gabriel Goity, entre otros, cumple con las premisas que desde el arte de la película ya se indica y que se apoya en los pilares del cine de entretenimiento: sensibilizar, emocionar, entretener, sin pretensiones.

Un médico (Brandoni) que termina su carrera laboral, más por obligación que otra cosa, se jubila para “vivir la vida” y descubre en el cuidado, inesperado, de un niño, la posibilidad de tener una nueva oportunidad para sentirse útil.

Pese a los esfuerzos denodados de su hija (Dupláa) por controlarlo y marcarle todo aquello que siente que no está bien para su padre, Rodolfo (Brandoni), seguirá sus instintos y acompañará al pequeño en aquellas situaciones que el sencillo guion de la película le marque.

Entre el contraste de la bohemia de Laura (Dupláa) y Rodolfo, se forja una línea narrativa que apela a la reconstrucción de estos dos actores como seres intérpretes, y tras la deconstrucción de su imagen política, emerge una nueva instancia en la que ambos potencian la sencillez de la historia con nobleza y entrega.

Hijos que se hacen cargo de sus padres, que la ley de la vida los pone como padres de sus padres, padres que quieren seguir viviendo su vida sin alteraciones, pese a la profunda transformación que su nueva vida indica, son sólo algunos de los tópicos con los que se trabaja desde el guion.

Pero también hay una reflexión por ahí, asociada a qué hacemos con los adultos mayores, y qué es lo que creemos que significa el “retirarse” para vivir la vida, configurando junto con un puñado de películas foráneas un sub género que se apoya en historias mínimas que se transforman en universales.

Y si bien la historia reposa en estereotipos y lugares comunes, en el volver a transitarlos, en el visualizar a Brandoni en un rol distinto y en el recuperar para el cine a Dupláa, una de las grandes figuras de la cultura popular, es en donde “El Retiro” acierta y suma.

Su dirección, clara y precisa, sin titubeos, permite que su estructura, con un mensaje de transformación, inspirador, y un in crescendo que aumenta minuto a minuto, permitan disfrutar de un relato clásico, ideal para volver a emocionarse con historias sencillas, para disfrutar en familia y con la profunda idea de salir distinto del cine.

Anexo de crítica vía Jesica Johanna

Dirigida por Ricardo Díaz Iacoponi y escrita junto a Daniel Cúparo y Fernando Castets, “El retiro” es una comedia dramática protagonizada por Luis Brandoni y Nancy Dupláa. Rodolfo es un obstetra que después de haberle dedicado toda la vida a su oficio se retira. Entonces se encuentra con mucho tiempo libre que no sabe bien cómo ocupar.

Un día, la mujer que trabaja en su casa le deja a su hijo y no vuelve.

De repente se encuentra teniendo que cuidar a un niño que además no termina de comprender por qué su madre no regresa. Cuando Laura, su hija, se entera de lo que sucede, se muda momentáneamente para ayudarlo. Allí empiezan a aflorar cuestiones entre ellos nunca superadas. Laura, que siempre sintió a su padre ausente en su vida a causa de un trabajo que le consumía todo su tiempo y su atención, es ahora testigo de la dedicación que le brinda a este nene.

Al mismo tiempo sabe, porque él no lo esconde, que su padre no acepta el estilo de vida que ella lleva, una vida dedicada al inconstante negocio de la música cuando bien podría haberse convertido en una profesional que siguiera sus pasos.

Con un poco de comedia pero más interesada en emocionar, “El retiro” va abriendo diferentes situaciones alrededor de Rodolfo, su vida como padre, ahora como una especie de abuelo, la posibilidad de una nueva vida a esta edad, el viejo amigo que con su apariencia de desfachatado y bohemio le da cátedra sobre cómo hay que vivir.

El relato se va moviendo por cada una de estas direcciones esperadas, sin muchas sorpresas y con algunas situaciones incluso un poco forzadas (como la resolución con respecto al niño y su madre, pero también entre los dos protagonistas). Estamos ante un film que apunta a un público poco exigente.

Además los dos actores protagonistas no se corren del registro que los caracteriza. Ella, un poco sobreactuada en algunas escenas; él siempre con la misma expresión ante diferentes tipos de situaciones.

A su alrededor secundarios como Soledad Silveyra y Gabriel Goity intentan brindarle un poco de color pero sus personajes no cuentan con ninguna profundidad. En cambio, Marcos Da Cruz que interpreta al niño Diego, es el único que consigue aportarle un poco de frescura a esta película.

“El retiro” no es la comedia boba que se podría esperar desde el póster, pero tampoco es el drama conmovedor en el que se esfuerza por convertirse. Es más bien un producto que parece más cercano a la televisión de aire de hace unos años.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar