Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 158 invitados conectado

"Breaking dawn 2" (Amanecer 2): por la eternidad...que se siente!

Esta es la última entrega de una saga multimillonaria y el argumento (o la falta de él) está planteado desde hace tiempo. Pero aún así es que la que más floja me ha parecido de todas, lo cual me decepciona porque fui seguidora de todas las entregas y los libros. (Lo confesé y todo)

Después de que la entrega anterior nos dejara al vilo para poder ver a Bella vampiresa, esta vez no empieza con ella narrando como solía ser. Los bosques aparecen petrificados a los pies de la cámara sin introducirnos al problema de Bella en ese momento. OK, puede ser porque esté muerta pero hubo un quiebre innecesario ahí. También me sorprendieron los títulos que abandonaron la forma que tenían siempre de evocar el fenómeno (Crepúsculo, Luna Nueva, Eclipse) del que hablaban. Me imaginaba algo mucho más sangriento y pasional en esa introducción que fue nada. Y la secuencia de títulos dura como tres minutos...

"Otros silencios": el tercer mundo, borroso

 
Puede una película ser criticada por su ideología? ¿puede un contenido netamente reaccionario arruinar la apreciación artística de una obra?, yo soy de los que creen que un film, como cualquier otra obra de arte, es un conjunto de elementos que forman el todo que al final vemos en pantalla, por lo tanto creo que sí; una película tan jugada ideológicamente como Otros Silencios no puede ser analizada pasando por alto el contenido y mensaje de lo que relata; y para los que estamos en sus antípodas resulta muy molesto.

"Otro corazón": con el pecho lleno de buenas intenciones

 

No es fácil la realización de un film coral, poder contar en la duración de una película promedio varias historia que confluyan en un punto y aún así aunar en un relato común; en su debut como director Tomás Sánchez emprendió (a medias) este camino. Decimos, por los resultados a la vista.

 Si quisiéramos buscar un protagonista en esta película hablaríamos de Leo (Mariano Torre), casado con María (Elena Roger) y pronto a ser padres. La felicidad entre ambos no es absoluta, Leo tiene a su padre (Carlos Moreno) internado con problemas coronarios y necesita de un trasplante; este asunto no lo deja disfrutar de su próxima paternidad. Como si fuese poco, Leo debe encargarse de los asuntos económicos de su padre, específicamente de la venta, o renovación de contrato, de un terreno perteneciente a una cooperativa agraria.

Más artículos...