Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 44 invitados conectado

Homenaje y Conferencia de prensa con Maribel Verdú: “En Argentina me siento como en casa”

EWMaribel2

Dentro del ciclo de cine español Espanoramas, que se desarrolló entre los días 19 de febrero al 4 de marzo en el Espacio INCAA Km0 Gaumont y continúa del 9 al 13 de marzo en la Universidad del Cine con la sección especial Un Impulsivo Colectivo, encontramos un foco especial dedicado a lo más selecto de la filmografía de la célebre actriz española Maribel Verdú.

Dentro de ese marco, el pasado 23 de febrero se brindó en la Embajada Española un cálido homenaje a su persona en el cual, nos agasajó con su bellísima presencia y se la notó muy predispuesta a repasar varios aspectos de su vida y su carrera plagada de divertidas anécdotas.

 

Acompañada de su representante español, su contacto, periodistas y prenseros argentinos, más su marido Pedro Larrañaga escabullido entre el público (al que se encargó de nombrar repetidas veces), Maribel desplegó todo su arte escénico también para enamorar a todos los presentes, siempre con una sonrisa en su rostro, animada a responder todas las preguntas y a hablar de la relación cercana que la une con nuestro país.

Luego de una ajustada y elogiosa bienvenida por parte de su representante y su contacto en argentina, Maribel arrancó respondiendo las preguntas que ellos mismos les hacían; respuestas generosas, amplias en las que siempre había algo anecdótico que decir.

EW100_6584

En primer lugar, la actriz de Belle Epoque y Huevos de Oro se sorprendió de la memoria de sus allegados haciéndole recordar películas que ni ella se acordaba haber filmado en sus 30 años de profesión. Es el caso de los rodajes que llevó a cabo en Chile y Venezuela, los cuales no mencionó como grandes momentos, en sus palabras “…yo recuerdo las películas por cómo me las pasé en ellas (…) fueron rodajes para olvidar”.

De sus inicios recordó como de pequeña realizaba obras de teatro escolares, cómo ella misma confeccionaba sus trajes artesanalmente y cómo entro al cine casi de casualidad.

Su madre trabajaba dentro de una boutique por lo cual ella siempre estuvo interesada en los asuntos de moda, tenías tempranas aspiraciones de ser modelo. Pero a los 14 años a la salida del colegio, fue el propio Vicente Aranda quien la interceptó y le propuso si quería ser actriz ya que veía en ella un cierto parecido a Victoria Abril, de quien tendría que interpretar a su hermana. En un principio desconfió como toda niña bien, pero luego cayó en la seriedad de la propuesta del director. Así fue como debutó en primeras líneas dentro del recordado ciclo televisivo Las Huellas del Crimen en el capítulo El Crimen del Capitán Sánchez.

Maribel posee una increíble capacidad para reírse de todas las situaciones que le han tocado vivir. Habló de su figura de sex symbol; recordó que ella “todo lo hizo antes en el cine”. En su primera escena de sexo, en la playa, tuvo que preguntar cómo se hacía eso, ya que no tenía experiencia.

También recordó una campaña publicitaria de ropa interior a sus veinte años, que empapeló a toda la ciudad, pero que “misteriosamente” desaparecieron todos los carteles de un día para el otro gracias a la devoción de sus fans “coleccionistas”, hecho que hasta fue retratado en periódicos. Por último, también habló de su abuela, a la que nunca hizo ver sus films más ardientes mintiéndole al decir que eran malos, y que la pobre mujer murió creyendo que los besos de ficción se hacían a través de un cristal que luego era eliminado en post producción.

EWMaribel1

Ante la pregunta sobre las figuras de Carlos Saura y Bigas Luna, no tuvo más que palabras de elogios para ambos, diferentes entre sí, pero ambos importantísimos en su carrera y muy respetuosos de su figura. Lo mismo para Pedro Almodovar, al que consideró un genio, tanto como director como productor.

Se jactó de no realizar preguntas sobre sus roles a los directores siendo más bien intuitiva, y que prevalece más actuar en buenas películas que en grandes roles. También que si bien ama el cine, su lugar es el teatro con el que vive ese momento irrepetible de cada función.

Respecto a su relación con Argentina, es un vínculo fuerte el que la une (al igual que con México). Su primera visita, durante el rodaje de Frontera Sur la hizo con cierto pavor, ya que venía de un pasaje no muy feliz por Chile, y no le habían hablado bien de nosotros; pero se enamoró de inmediato. Se sintió rodeada de afectos y gente que la llevaba de un lugar a otro para visitar y estar en una fiesta permanente, aun cuando le tocó rodar en pueblos pequeños como Luján y San Antonio de Areco.

Su segunda visita al país, fue por motu proprio, cuando decidió traer a su marido a que conociera una de sus ciudades favoritas, Buenos Aires. Más tarde, regresó para El niño de Barro y ahora por el rodaje de la próxima película de Ariel Winograd, Sin Niños, con Diego Peretti.

En sus propias palabras, Vicky, su personaje, es una mujer con la que se siente muy identificada, principalmente porque ambas comparten su deseo de no ser madres. En ese marco, conoce al personaje de Peretti (al que definió como un actor meticuloso) que tiene una hija pero decide “esconderla” en pos de seguir adelante con la relación. Una comedia muy alocada y divertida, aseguró; además de sentirse muy complacida porque a lo largo de su extensa carrera no le han tocado demasiadas comedias.

EW100_6586

Nunca sintió el deseo de probar suerte en Hollywood, le han llegado varios libretos, que siempre rechazó por ser roles “cliché”, y su único anhelo como actriz sería interpretar a Audrey Hepburn en el film Dos en la carretera.

Fue una tarde de por más amena, que Maribel se encargó de transformarla en un ambiente divertido y festivo, uno de esos instantes que no queremos que acaben. Toda una diva, pero sin ínfulas de serlo, este homenaje que el ciclo Espanoramas le brinda le está más que merecido a una actriz que siempre tuvo la suerte de protagonizar desde sus inicios, no cualquiera hipnotiza tanto a la cámara.