Get Adobe Flash player

Entrevista: Eduardo Williams "Nunca pensé a largo plazo".

Luego de su rabajo en el cortometraje, Eduardo “Teddy” Williams estrena “El auge del humano”.

El film recorre tres historias de jóvenes en diferentes lugares del mundo mostrando cómo se relacionan con los demás, con el sexo, el trabajo y sus propias necesidades. Hablamos con el realizador para conocer más de la propuesta.

La película viene recorriendo festivales, ¿cómo te sentís con la devolución?

Me siento bien, es interesante, es diversa la participación y me deja ir a diferentes lugares y países, y he encontrado opiniones útiles e interesantes y gente a la que le interesa la película. Esperaba siempre lo mejor posible, pero no algo puntual, es positiva la posibilidad de mostrarla, con los cortos pasaba de poder entrar en un circuito y acá es muy bueno poder mostrar en otros lugares todo.

¿La estructura episódica la pensaste porque venías del corto o lo pensabas siempre como una totalidad?

Desde el primer momento quería que la acción transcurra en tres lugares diferentes, pero nunca los pensé separados o bloques encerrados en sí mismo. Para mí tres es una estructura que uno va pensando.

¿Era más fácil pensarla como “cortos”?

Había algo práctico a nivel de producción y también imaginar todo, pensando en otras cosas. Cuando escribí el guion no tenía este una estructura definida, rodábamos y parábamos un tiempo. Esto es útil también a nivel producción y hubo parates que me permitieron profundizar algunas cuestiones.

¿Entonces no la pensaste como corto?

No, pero tal vez su estructura es más fácil pensándola como tres cortes no se ven bien. Igual me gusta pensar que la película se lea desde la división, igual no todos lo ven como tres bloques.

La película habla del trabajo, del sexo, etc. ¿cómo aparecieron las problemáticas?

Primero había ciertas actividades de las que quería hablar, y del trabajo. Y de hecho para muchos el tema de la psicología. El trabajo es algo que ya trabajé en los cortos y es algo que quería hablar. Son como elementos sueltos sobre los que luego se construye todo.

¿Cómo surgieron las posbilidades de ir  a roda al extranjero?

Por experiencias anteriores, y el hecho que la mayoría usarla  cuando querés manifestar. Hay algo

En Filipinas, por ej, las demostraciones de cariño eran increíbles. No quería forzar nada.  Antes hice cortos en Vietnam y la idea es poder disfrute.

¿A nivel técnico se complicó?

No, tal vez que en público no hay demostraciones de cariño y afecto, o paisajes, pero luego todos fueron aportando. También la idea de ir a otros países.

¿El rodaje fue de guerrilla?

No, pero se rodó mucho sin permisos.

¿Cómo fue trabajar el vínculo con los protagonistas?

La mayoría no son actores y lo que necesito es que se sientan cómodos y confíen en el proceso para poder sentir que la película no está actuada, y eso es lo que más me gusta. Yo explico un poco pero principalmente lo que hice fue poder hablar del espíritu de la película, porque desde allí es que se puede.

El universo del trabajo es algo recurrente en tu obra…

Sí, porque es algo que yo siempre reflexiono, y tal vez ahora soy más privilegiado para poder pensarlo. Acá por la desidia de los protagonistas, desidia de aceptar algo sin cambiarlo, porque tampoco tienen muchas posibilidades de pensarlo. Me parece que algo tan importante no sé cuál es la respuesta, nos afecta y aunque no tenga respuestas científico económico como persona y joven ya tiene un valor el deambular. En un principio hablaban de la película por la “pérdida de tiempo” de los protagonistas. En sí mismo eso tiene un valor, no hace falta que tenga sentido ni dramatícamente un peso. Pasa el tiempo y se abren puertas.

Desde que pensaste hacer cine a este presente ¿qué tanto se deseaba su visita?

Nunca pensé a  largo plazo, cuando miraba películas no era consciente de todo el trabajo detrás. A medida que fui haciendo los cortos me sentía más seguro, viendo hacia dónde ir.

¿Qué sentís al ver tus propios films?

Mi película es difícil, porque uno tiene una implicancia, siento que hay algo de la experiencia física del cine, aún con diferencias. Cuando era chico salía del cine y salía cambiado, pero no desde el lado ideológico, pasó mucho tiempo.

¿Expectativas ante el estreno?

Poder mostrarla a la mayor cantidad de gente posible, porque además no necesita un conocimiento previo. Me gusta cuando me vienen a hablar después de la proyección. Ojalá que la vea gente también que caiga por casualidad. Me interesa que me cuenten lo que piensan para no hablar yo sólo. Siempre que alguien tiene algo para decir es superinteresante.