Get Adobe Flash player

Entrevista: Tom Espinoza "Todas las instancias hicieron el proyecto más sólido".

Tras el laureado corto "Las Arácnidas" (nominado al Cóndor de Plata 2017), el realizador venezolano Tom Espinoza presenta la impactante "Arpón" (2017), ópera prima protagonizada por Germán De Silva, Ana Celentano y Nina Suárez que bucea en la relación de un Director de Escuela y una alumna.

Para conocer más del proyecto hablamos con el director horas antes de estrenar en cines.

¿Cómo surgió la idea de “Arpón”?

Surge de cuatro ideas, imágenes y módulos estéticos, digamos, que los percibí a lo largo de mi vida, en la primera una conversación sobre una venta de niños en la frontera, la segunda, una vez leí en un diario que niñas adolescentes se inyectaban aceite en los labios para parecerse a las modelos e ídolas teens de las revistas, la tercera imagen es un hombre ahogado y varias personas intentando revivirlo, y varias mirando, y la cuarta son pensamientos vagos de mi secundaria, varios profesores revisando las mochilas, sin que nadie pueda salir del aula. Mi reto como guionista, y luego como director, fue buscar un personaje que atravesara estas historias, y que le diera cohesión y continuidad, y de todo esto surgió “Arpón”.

Cuando escribías el guion ¿ya pensabas en alguno de los actores?

No, no tenía ningún actor, no lo escribí pensando en algún actor, fue a posteriori y estuvo bueno porque se me abrieron otras directrices estéticas, y estaba bueno pensarlo y pensarlo. Sí cuando tuve a los actores

La película además de trabajar sobre problemáticas de agenda como la trata, la educación, y el bullying, habla de la emergencia de la crispación como manera de ser argentina, ¿esto lo imaginaste antes de idear Arpón? ¿Cómo fuiste entrelazando todo?

Como ya dije anteriormente quería encontrar un personaje que atravesara todo el guion, todas las historias, este personaje es el director Arguello (De Silva),  quería que fuese alguien con autoridad para poder llegar hasta el final, ya que sin autoridad no llega, no lo pensé como una manera de ser argentina, sino en que un hombre con poder y autoridad cuando intenta resolver una situación se mete en más problemas, esto da como resultado una urgencia por salir de esto pero no puede, lo pensé desde ningún tipo de idiosincrasia, sea argentina, venezolana o latinoamericana.

Dicen que trabajar con niños es complicado, ¿cuál fue tu experiencia?

La experiencia de trabajar con chicos, no diría niños porque son preadolescentes, fue bastante bien, pensé que iba a ser más difícil, pero la estrategia mía fue los primeros días de ensayo musicales, Nina es música, así que tocamos la guitarra, un montón de canciones, me mostraba apps musicales en el celular, a partir de eso le preguntaba cosas para conectar la música dese experiencias personales a la historia, ella tiene el arte en sus venas, en su ser, y entendió que es una ficción y que cuando ella se mete en el personajes, es un personaje y va a aprender de ese personaje para poder interpretarlo mejor.

¿Cómo llega “Arpón” a concretarse dentro del complicado panorama del cine argentino?

Como es una ópera prima, pequeña, de director novel, no tengo apellido, no soy hijo de director, actor o productor, fue complicado y largo y dejó un gran aprendizaje. Empezamos la película hace varios años, la presentamos en Nuevas Miradas, después quedó seleccionada en varios Festivales, y luego en óperas primas del INCAA, lo ganamos. Todas las instancias hicieron el proyecto más sólido, modificamos objetivos y estrategias, y logramos estrenarla y presentarla en varios festivales de cine. Fue indispensable el apoyo del INCAA, una gestión maravillosa, alaban en otros lugares que haya un premio “óperas primas”, es muy bueno que el Estado tenga esto. Cuando veo la película, y me alejo, afirmo esto, te lo digo y me eriza la piel, el amor que le tengo al cine y al arte hace que me emocione al hablar que un Estado apoye a realizadores ignotos en su ópera prima.

¿Cuáles son tus expectativas ante el estreno?

Creo que las expectativas del estreno es que la película se vea, nos llegó la noticia que se va a estrenar en 14 salas, es un acto divino, para una película como ésta, vamos a estar en salas en donde siempre hay películas taquilleras, y en Gaumont por supuesto, y esto es fantástico. Dentro de lo que podemos controlar, nosotros como productores, directores y distribuidores, esperar esto es espectacular, luego queda cómo el espectador se va a confrontar con la película, pero no sabemos, porque el público, si bien es sabio, no sabemos a certeza cómo va a funcionar.

¿Estás con algún nuevo proyecto?

Mi nuevo proyecto es una comedia negra que se llama “No Crecerás” y está ambientada en un canal infantil de televisión en donde yo trabajé durante cinco años.