Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 105 invitados conectado

Ads

Entrevista: Kris Niklison "Vergel es una metáfora a un gran duelo que yo viví en la vida".

La realizadora Kris Niklison presenta “Vergel”, coproducción argentino/brasilera protagonizada por Camila Morgado y Maricel Álvarez.

Para conocer más de la inquietante propuesta, centrada en el duelo de una mujer y su relación con una vecina casual, hablamos con la directora.

Pasaron siete años desde tu película “Diletante” ¿por qué?

Porque es el tiempo de las cosas y no tiene sentido vivenciarlo de otro modo, te puedo decir en lo concreto que “Vergel” es una película muy personal, primero había que imaginarla, escribirla, armar un plan de producción, abrimos dos productoras, una acá y otra en Brasil, armamos un proyecto de coproducción, ganamos el INCACINI, abrimos el camino del INCAA, un camino muy demorado, con muchas trabas, en el medio mi mamá tuvo un ACV y yo la cuidé esos dos años con locura, no sé si viste “Diletante”, mi primera película, mi prioridad era mi mamá, después que falleció me fui a la India y escribí el guion de mi tercera película que ya ganó Ibermedia y en paralelo se terminó la financiación de “Vergel” y filmamos hace dos veranos, esa es la respuesta práctica de cómo toma tiempo hacer las cosas, pero en realidad es el tiempo de las cosas y yo fui muy feliz durante estos siete años, a mí me encanta vivir en estado creativo, no fue una situación de espera, sino de muchísima creatividad, investigué toda la fotografía de la película con mi cámara, escribí, reescribí, encontrarme con gente, hablar de la película, encontrar a las actrices, fue muy lindo y muy creativo y muy bien vividos esos siete años.

¿Cómo surgió la idea de “Vergel”?

“Vergel” es una metáfora a un gran duelo que yo viví en la vida, que fue el duelo de la vida que dejé atrás en Amsterdam, viví 20 años en Amsterdam , tenía un carrerón en teatro, viajaba el mundo con mis espectáculos, y un buen día sentí que esa etapa había terminado, empecé a soñar con imágenes cinematográficas y sentí que tenía que dar ese salto del teatro al cine, fue muy doloroso dejar todo, tenía una vida espectacular y lo dejé todo porque sentía que Europa se estaba acabando y mi aventura en Europa después de 20 años se había acabado, empezar acá a los 40 años fue muy doloroso y el duelo que atravesé lo expresé a través de “Vergel”. Me compré un departamento en Buenos Aires y mi madre me dijo que lo tenía que llenar de plantas, entonces yo hice una invitación a una fiesta con una amiga diseñadora, a la fiesta había que traer una planta,  idea de mi madre, y cuando me llega la invitación el título del mail era “Vergel”, no conocía la palabra, y cuando la ví me atravesó, me pareció tremendamente poética, y no me vas a creer pero en ese momento imaginé la película entera, evidentemente porque yo venía con esa sensación de muerte anhelando un renacimiento y la metáfora apareció ahí entera, la mujer que pierde al marido y hace el traspaso de ese dolor a una pasión y las plantas y el sexo simbolizando ese renacimiento. Renacimiento que yo quería para mi vida y que gracias a Dios sucedió, porque, por ejemplo, la película es una prueba de ello.

De la primera película a ésta ¿qué diferencias encontrás y qué fue lo más difícil de rodar?

Mi primera película fue una película sobre mi mamá, esa la convierte en única, habrá muchas ficciones e historias, pero en ese sentido “Diletante” es la obra más importante que he hecho en mi vida.  No recuerdo nada más difícil de rodar que otras cosas, tal vez asumir hacer yo  la cámara y la fotografía. Hice una investigación con la 5D durante dos veranos en el espacio, mi departamento y terraza y eso me ayudó a escribir el guion, venía de teatro de locación, a mí el espacio me inspira, recorriéndolo y me daban inspiración de qué podía hacer y suceder en esos rincones. Esa investigación se la mostré al Chango Monti, y me dijo que tenía que hacer la fotografía yo, y me daba mucho miedo, la Lexa, la reina de la cámara, y tenía un equipo de fotografía de hombres brasileros muy grandotes y un día lo asumí y me presenté al equipo como directora de fotografía y ahí me di cuenta que el Chango es un maestro porque para esta película no hay mejor fotografía que la que yo ya traía en mi corazón.

Cömo surgió el casting? Y cómo llegaste a Camila y Maricel?

Las dos actrices, que están maravillosas, llegaron después de muchas, muchas vueltas por casualidad. Tuvimos asesoramiento, castings, pero ninguna terminaba de cerrarme, tuve hasta “noviazgos” con algunas actrices, de encuentros y charlas, pero ninguna me cerraba, y antes del último mes apareció Camila, me la recomendó una amiga y después Maricel, me había olvidado de ella, pero aparecieron, dos reinas.

El departamento es otro personaje, ¿cuánto tiempo de scouting tuvieron hasta que apareció?

El scouting para comprarlo fue diez años antes,  el día que lo ví por primera vez yo imaginé la escena del paneo, la que va de ventana a ventana, eso no tiene trucos, yo supe que iba a hacer esta película, la película está hecha a medida de éste departamento, la historia, el vergel,  no hubiese podido encajarla en otro departamento, surgió acá y por eso se las percibe tan indisolubles.

¿Fue difícil el trabajo con los actores? ¿Qué “técnica” trabajaste para lograr escenas de naturalidad tan potente?

No fue nada difícil, primero porque son dos actrices maravillosas y les hablé de una nota de verdad absoluta y con Camila hablé de llegar al punto de ebullición sin llorar, ese punto contenido. Yo fui actriz durante 25 años y luego directora, la actuación es algo que transito y desde los 18 años lo hago, armas no me faltaban, sé cómo trabaja el actor. No tengo técnica para trabajar, es intuición, pero tuve un método, como espectador creo que uno puede seguir el hilito que el actor está transitando, y si no lo ves o no lo podés seguir significa que el actor se desconcentró. Lo que hacía, porque son dos actrices inteligentes, les mostraba lo que hacíamos, rodábamos y si la escena no estaba les mostraba y les decía “ves acá te desconcentraste” y les mostraba puntos de anclaje y concentración, les daba imágenes, me ocupaba de ponerles siempre imágenes, eso se traduce en naturalidad, cuando el actor tiene para pensar en algo concreto no está interpretando está transitando eso.

La película pasó por BAFICI y otros festivales con buena repercusión ¿Qué sentís cuando pasa esto?

Estuvimos en varios Festivales, siento un helado de dulce de leche con nuez (risas), hago esto porque me divierte y apasiona, no especulo con la fama o el dinero, porque no pasa por ahí, y cuando las cosas se dan naturalmente da satisfacción, soy una persona satisfecha, siento que me estoy construyendo a través de mi trabajo, y no mi ego a través de él, las cosas salen bien siento que me convierto en una persona más sana.

¿Qué tan difícil es hacer cine hoy en Argentina?¿ Siendo mujer es más complicado?

Cuando llegué de Holanda sentí que todo era posible, hice mi primera película con u$d 3000 y una camarita, gané en Mar Del Plata, después entro Lita Stantic, y eso me abrió las puertas de la siguiente por el antecedente, ahora está todo complicado, lo estamos padeciendo, espero que no tengamos que sufrir siempre tanto, es un momento difícil, pero no me parece que sea más difícil que en otros países en crisis porque acá hay mucha creatividad. Yo me solidarizo con mujeres que sufren desplazamientos, soy mujer desde que nací y desde que nací cumplí mis deseos, abriendo caminos, me encanta ser mujer y nunca sentí que ningún hombre me pasó por delante, tuve una mamá muy fuerte, en todos lados me abrí camino con mi cuerpito de mujer y no tuve problemas, pero me solidarizo con las que no han podido, porque tal vez no tuvieron las oportunidades y el carácter que yo tengo.

Están haciendo una campaña a pulmón de promoción, ¿cómo la crearon?

La campaña se creó como todo en la película, a partir del amor, y escuchando la intuición, “che la noche está linda para repartir postales”, es conexión y sobre todo amar el momento, no sentarse creyendo que uno es la gran directora, tendría que salir a ganar plata para que alguien vaya a repartir postales, doy un salto, evito eso, salgo a repartir postales, hablo con la gente, tengo 51 años y me la paso bomba hablando con la gente de mi película.

¿Cuáles son tus expectativas con el estreno?

Tengo dos respuestas, una humorística, que es verdadera, una gran fiesta, beber mucho y despertarme al otro día y decir fue una de las noches de mi vida, la segunda, llegar al público de “Vergel”, esa gente que nació para ver mi película, que sintoniza, que se moviliza, llegar a esa gente, no tengo aspiración de llegar a un gran número de gente pero que no sintoniza con la película, por eso voy de bar en bar hablando de la película.