Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 103 invitados conectado

Entrevista: Manuel Abramovich "Lo que más me sorprendió de Lucrecia fue el humor que tiene".

Tras el reciente estreno de “Soldado”, Manuel Abramovich vuelve a los cines con “Años Luz” el registro del rodaje de “Zama” de Lucrecia Martel.

Brillante, lúcido, reflexivo, “Años Luz” es un acercamiento diferente a la figura de una de las directoras esenciales del cine local. EspectadorWeb dialogó con el realizador a horas de estrenar en el Malba la propuesta.

¿Cómo surge la idea de hacer el documental del rodaje?

Desde un deseo personal de ser testigo del proceso creativo de Lucrecia Martel, casi desde un lugar como de fan, para mí era importante que no sea un documental sobre “Zama” o sobre el rodaje de “Zama”, sino un retrato sobre una directora que siempre admiré y que fue siempre una gran referencia desde que empecé a hacer cine.

¿Y la de incluir el intercambio de mails?

Me interesa mucho ese contrato implícito que se establece cuando uno le propone a otra persona hacer una película, y retratarla y la otra persona acepta, en ese acuerdo es parte de la confianza que se va generando entre las dos personas y el intercambio de mails habla de eso, me pareció interesante para estructurar la película ese intercambio entre Lucrecia y yo, que de alguna manera se relaciona a la correspondencia en “Zama”, porque él espera una correspondencia de su mujer, al igual que yo espero una respuesta de Lucrecia.

¿Por qué el rojo en algunas escenas? ¿Era para delimitar que en esos momentos era la mirada de Lucrecia?

Las escenas que aparecen con el borde rojo es simplemente porque es material de “Zama” y me interesaba mantener el borde como una idea de material en proceso de la película que Lucrecia está filmando, no la mía. Fue clave contar con ese material, gracias a los productores que confiaron y me lo dieron e hice un rastreo para ver en qué momentos Lucrecia daba indicaciones, fue un material para darle entidad, porque siempre la vemos a ella sin saber qué filma o mira, así la imaginamos a ella y lo que piensa.

¿Qué tan difícil fue la tarea de “documentar” y cuáles fueron, más allá de cierta incomodidad de Lucrecia, las dificultades con las que te encontraste?

Para empezar el acuerdo con la producción era que podía ir al rodaje pero solo, eso para mí fue una gran dificultad porque estoy acostumbrado a trabajar con equipo, por ejemplo tuve que aprender sonido de un día para otro. Tenía que hacerme invisible en el rodaje para molestar lo menos posible, en “Zama” el equipo era grande, trataba de ponerme en un rincón y que nadie me viera rodando.  Hubo como un acuerdo tácito, el retrato va a ser una construcción desde un punto de vista subjetivo, es mi versión de Lucrecia, por eso me gustó lo que propuso, un juego, era totalmente consciente que la estaban filamndo, me dejaba mensaje en el contestador, me hablaba por el micrófono, generaba complicidad conmigo.

Por momentos Martel es fuerte y arrasa con el set, en otros es una niña que se asombra con animales, ¿qué te sorprendió al tratarla y registrarla?

Quizás lo que más me sorprendió de Lucrecia fue el humor que tiene, que hace que el equipo avance de una manera increíble, y también descubrir que parte del oficio del cine es esperar, muchos tiempos muertos, de detalles, de gran paciencia a que todas las personas ajusten los detalles de acuerdo a la película que ella imaginó.

¿Después de la devolución que te hizo, modificaste mucho el montaje final?

Fue muy respetuosa con el documental, fue un gran elogio que me diga que le gustaba mucho, siempre verse con la película terminada es una gran responsabilidad, me propuso algunos cambios, yo acordaba y fue bastante sencillo y agradable esa parte.

¿Expectativas con el estreno?

Es una gran alegría, obviamente funciona para los fans de Lucrecia y un público más cinéfilo, pero también creo que habla de cómo se hace una película, qué es ser una directora de cine y muestra algo del mundo del cine que los que no vienen de ese mundo se pueden interesar.

¿Cuántas jornadas de rodaje cubriste?

¿Qué cantidad de material quedó fuera?

¿Cómo organizaste el material que sí utilizaste, le diste alguna prioridad?