Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 168 invitados conectado

Entrevista: Abner Benaim "Si el espectador siente algo al ver la película similar a lo que yo he sentido con las canciones de Rubén, logramos el objetivo".

El realizador Abner Benaim presenta "Yo no me llamo Rubén Blades" un viaje profundo a la vida del artista panameño.

Para conocer más del proyecto dialogamos con Benaim en exclusiva.

¿Cómo surge la idea de hacer el documental?

Conocía Rubén hace muchos años. Me invitó a su casa para mostrarle mi primer largometraje, CHANCE. Apenas entró, me contó en 25 minutos un resumen de su vida, como si yo no supiese quien es él. Luego vimos la película, hablamos por horas, y tomamos varias botellas de vino, y al final de la noche Rubén estaba cantando canciones inéditas a capella. De una vez dije, tengo que hacer una película de este maestro.

¿Qué sabías de Blades antes de hacer la película?

Cuando empecé no tenía mas nada que lo que había visto como fanático,  lo que había escuchado toda mi vida como cualquier otro amante de la música latina. No miré material de archivo antes de arrancar a filmar, pero hablé mucho con Rubén y lo filmé en varios conciertos, recitales, hasta que sentí que lo conocía bien,  que teníamos confianza.

¿Cómo llegaste a él?

Quería mostrarle mi primera película CHANCE y lo busqué por mucho tiempo hasta que me invitó a mostrársela a su casa, y ahí comenzó todo, porque no paramos de hablar por horas.

¿Qué cosas sabías que no ibas a mostrar de Blades?

No tenía ningún tipo de censura o límite pre determinado. Sabía que no iba a poder mostrare todo, porque simplemente no cabe, y sabía que no iba a incluir mucho de su carrera política o de actuación porque quería concentrarme en la música.

¿Cuánto tiempo duró el rodaje?

Rodamos unos 40 días en el transcurso de dos años.  Luego la edición y postproducción tomó otro año aproximadamente.  Ese era más o menos el plan. La idea era tener tiempo,  pero no necesariamente para  grabar más, sino para llegar a un lugar más íntimo- 

¿Quedó mucho material afuera?

Si, quedaron horas y horas de buenas anécdotas, momentos, música, de todo. Eso es lo más difícil, dejar tanta cosa buena afuera.

¿Cuál fue el testimonio más difícil de conseguir?

Lo más difícil de conseguir quizás fue Sting, porque fuimos a filmar su entrevista especialmente a Milano Italia, ya que ahí podía atendernos en la fecha que podíamos filmar.

¿Con qué te gustaría que conecten los espectadores?

Me gustaría que la gente se conecte a nivel emocional más que informativo. Para saber más sobre Rubén siempre se puede ir a Wikipedia o informarse de mil maneras, pero si el espectador siente algo al ver la película similar a lo que yo he sentido con las canciones de Rubén, logramos el objetivo.