Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 50 invitados conectado

BAFICI: América para los americanos (II)

En lo que va del Festival de Cine Independiente de la Ciudad de Buenos Aires (BAFICI), ya se presentaron las dos películas que representan a Estados Unidos en la competencia oficial. Ambas son muy buenas propuestas, aunque pertenecen a géneros distintos. Vale la pena verlas.

Francine

Este film, co-escrito y co-dirigido por Brian M. Cassidy y Melanie Shatzky, cuenta la historia de Francine, una mujer que acaba de salir de la cárcel, y trata de recomenzar su vida en libertad.  A través de las relaciones con sus nuevos trabajos (siempre relacionados con animales), las personas que va encontrando (no parece tener afectos de su vida anterior a la cárcel), y sus mascotas, veremos cómo el cautiverio de Francine va más allá de las paredes de la cárcel que la contuvieron en algún momento.

Protagonizado por la ganadora del Oscar Melissa Leo, que se ofreció ella misma para participar de este proyecto, el film es un relato intimista, con momentos duros, pero sin dramatismo ni golpes bajos. La película fue realizada en locaciones reales, con un grupo de actores no profesionales, y no actores (el veterinario que se ve no es un actor, sino que es un veterinario real), con el objetivo de que, si bien no es una historia verdadera, ni mucho menos, el espectador pudiera relacionarla con gente real.

Un proyecto muy interesante, pero que ya no tiene más funciones en el marco del Festival.

The international sign for choking (La señal internacional de la asfixia)

Dirigido y protagonizado por Zach Weintraub, que, dicho sea de paso habla un excelente castellano “porteño”, esta película cuenta la historia de Josh, un norteamericano que viene a Buenos Aires en busca de material para un documental. En realidad, él vuelve a buscar a una chica que conoció en algún viaje anterior, pero que parece haberse desvanecido en el aire.

En el departamento en el que se hospeda, también se aloja Anna, una compatriota suya, con quien intentará comenzar  una relación.

Esta anti comedia romántica profundiza el aspecto que cada uno de los miembros tiene en la formación de una relación de pareja. El amor no es sólo encontrar un “otro”, sino que pasa primero por abrirse uno mismo. Josh viene en busca del amor que dejó alguna vez, pero no lo encuentra, ni siquiera teniéndolo frente a las narices.

Una película divertida, pero profunda a la vez, con un trabajo visual no tradicional, en lo que respecta a encuadres, y uso de la cámara. Filmada íntegramente en Buenos Aires, tiene para el espectador local ese “no sé qué” de saberla hecha en casa.

Otra película a tener en cuenta, repite mañana lunes 16 a las 12.45 en el complejo Hoyts Abasto, y el miércoles 18, a las 16.30, en la sede 25 de mayo.

Recuerden que es muy conveniente comprar las entradas por Internet, si llevan impreso su e-ticket pasan directo a la sala, sin hacer filas previas. La venta se realiza a través de la página del festival: www.festivales.gob.ar