Get Adobe Flash player

#BAFICI20 (IV): hay FUEGO entre John Waters y la Coca Sarli

Sabemos que el director norteamericano de culto John Waters, llegó desde su Baltimore natal a la vigésima edición del Festival para presentar varios títulos emblemáticos de su filmografía (ocho de los más renombrados) dar una charla en la Usina del Arte y exponer sobre sus libros, entre otras actividades. Buenos Aires está conmovida con su entusiasmo, energía y predisposición hacia la prensa.

Escritor, guionista, fotógrafo y eventualmente actor -además de gran director- Waters ha conseguido convertirse en figura estrella de la producción independiente y el submundo trash. Políticamente incorrecto, irreverente, pionero en la defensa de la diversidad sexual, crítico del establishment, héroe de la contracultura, bizarro, indie y audaz, es uno de los invitados estrella de esta edición aniversario, sin dudas.

Es conocido el fanatismo de Waters por Isabel “La Coca” Sarli por eso aprovechando su estadía en Buenos Aires el viernes pasado, antes de presentar "Fuego" de Armando Bo -una de sus películas favoritas-, se concretó el momento tan esperado. A puertas cerradas, en un emotivo encuentro, John Waters y “La Coca" se conocieron y charlaron sobre cine, sus trayectorias y anécdotas que los unen. Con la presencia del Director Artístico del BAFICI, Javier Porta Fouz, revivieron grandes momentos de sus carreras, rieron y se emocionaron.

El encuentro quedó registrado en un video que se proyectó en la sala del Village Recoleta antes de la proyección de Fuego, para que todos los espectadores presentes pudieran disfrutar de un momento único que sólo el 20° BAFICI pudo hacer posible. Una curiosidad, Waters ya había presentado fuego en un festival, fue en 2002 en Maryland, así que esta es la segunda vez que abre una peli de la que es fan. 

Para los que no conocen "Fuego", la única proyección fue el 13 de abril pero pueden conseguir el DVD en tiendas especializadas. Es una joya local. En la Argentina no habia una tradición de película eróticas y la misma, se inicia con el trabajo de Armando Bó y su mujer, Isabel Sarli.

Juntos generaron una auténtica revolución, llevando un cine simple, potente y gráfico, a lugares muy lejanos en el mundo (piensen que en esos tiempos lo global era imposible), siempre de la mano de films primitivos pero conmovedores. De hecho "Fuego" fue rodada en el sur y en New York y trae una historia de una mujer con una fuerte necesidad sexual, algo impensable de tratar socialmente en esos tiempos. Bó y Sarli fueron los primeros transgresores y si no viste su obra, esta llegada de Waters aquí sirve de excusa para descubrir un cine frontal, revolucionario, básico pero no por eso menos impactante.