Get Adobe Flash player

Festivales: Victoria Solano y Chanda Chevannes en un taller imperdible.

Las realizadoras Victoria Solano (“970”) y Chanda Chevannes (“Unfracture”) brindarán un taller de cine de impacto social en el marco del 4 FINCA.

Ambas directoras ofrecerán un seminario los días 2 y 3 de junio de 10 a 17 en el marco del 4 FINCA. Durante el taller se brindará orientación acerca del proceso de realización y lanzamiento de documentales creativos que tengan un impacto tangible tanto a nivel individual como colectivo.

El taller combina exposiciones, proyecciones y debates con sesiones prácticas de planificación y formulación de estrategias. Para conocer más de éste y también de sus películas, dialogamos con Solano y Chevannes.

¿Cómo será el taller y cuáles son las sensaciones que tienen?

Chevannes: Estoy muy contenta de poder hacerlo con Victoria, es un taller de dos días en el que trataremos de contar el detrás de escena del cine de impacto social. Va a hacer bastante práctico, manos a la obra, por las mañanas mostraremos casos de estudio para abordar el diseño de los documentales. Por las tardes vamos a trabajar con las preguntas para que los participantes puedan aplicarlas a sus proyectos. Hasta ahora hay varios inscriptos, cada uno traerá su proyecto y veremos cómo pueden éstos generar impacto.

Solano: Son estos espacios muy importantes para mí, cuando estaba terminando “970” tenía un mar de preguntas, qué hago, cómo me muevo, entonces creo que estos espacios ayudan para ver cómo seguir, dónde entrar, y entiendes que luego te pueden ayudar, y este taller es como volver un poco a eso, contar mi experiencia, ver los errores, lo que aprendí, es valioso, no está en los libros, en esta carrera, en el cine de impacto, se aprende haciendo y andando.

¿Cómo motivar para que continúen con el proyecto a pesar de todo?

Solano: Hay muchas maneras de medir el impacto, y no solo en cambios, cuando uno habla de cine comercial podes medirlo en dinero, premios, espectadores, en cine de impacto es distinto, que llegue a lugares significativos es un logro inmenso, cuando las personas modifican algo, es importantísimo, dejas preguntas, inquietud, cosas en su día a día, no tirar una botellita, cambiar su manera de alimentación, eso también es un cambio, no sólo grandes cambios, hay muchos cambios, es muy diverso, tiene su propio camino, sus propias decisiones y la idea en el taller es que cada proyecto en su esencia encuentre sus objetivos, cómo los va a medir, qué es el éxito para cada proyecto y donde son los espacios donde va ser recibido, sembrarse y crecer.

 

 

¿Cuándo decidieron hacer cine de impacto social?

Chevannes: Soy canadiense, crecí en Toronto, tenemos una tradición relacionada a los documentales de cambio social, quería hacer algo creativo y de impacto, pensaba que iban separadas  y que lo creativo era sólo actuar o escribir y lo social relacionado a profesiones.  Cuando estudiaba cine me topé con el cine de impacto, en Canadá hay un instituto que trabaja sobre éste como respuesta al régimen nazi, a su propaganda, generando su propia propaganda, y cuando la guerra terminó el instituto viró hacia los canadienses. Me encanta contar historias y que la gente me diga cómo les llega.

Solano: Creo que toda mi vida, parece un cliché, pero es así, de chica soñaba con ser periodista y cuando empecé a estudiar la cámara me enamoró y dije no es periodismo es cine y cuando me gradué uní las dos, con una pasión inmensa por descubrir, pararme del otro lado, no desde el discurso de los medias. El cine me dio la posibilidad de dejarme ser en todo lo que a mí me gustaba.

¿Qué tan difícil es conseguir financiación para estos proyectos?

Chevannes: Muy, muy difícil, el proceso toma varios años, en la mayoría de las oportunidades consigo dinero de fundaciones.

¿Expectativas con la proyección y el taller?

Chevannes: Es interesante porque en Canadá y en USA el film ayudó a entender el problema del fracking, pero también para inspirarlo a ser activistas, porque allí muchos se interesan en problemas de medioambiente, pero no se involucran.

En todos lados pasa eso…

Pero veo que acá hay más militancia política y habla de una manera que en Canadá no pasa. Espero que la gente vea el activismo de USA y pueda relacionarlo con el de acá, muestro mujeres ante el conflicto, mujeres que van presas por detener proyectos de expansión de gas, y sé que aquí mujeres mapuches se encadenan a las torres de fracking para evitar el avance de los proyecto. Espero que en las proyecciones la gente se solidarice con las situaciones. En cuanto al taller espero conocer los proyectos y ayudarlos con herramientas prácticas para encarar sus propias películas y tener impacto social. Me gusta decir que soy una facilitadora, todos vamos a contribuir al movimiento social.

¿Están con algún nuevo proyecto?

Solando: Sí, trabajo hace cuatro años en “Su Merced”, luego de “970” pude entrar en el círculo de los líderes de la agrolucha, estuve con ellos durante bastante tiempo, ahora la estamos editando y postproduciendo en Italia, es un trabajo de muy largo aliento. Siento que como artista es una apuesta más grande, cine de observación, que busca algo más profundo, de impacto, de la lucha campesina resistiendo a la llegada de la minería.

“Taller Cine de Impacto Social” 2 y 3 de junio de 10 a 17 en el Museo del Hambre (Av. San Juan 2491). Consultas vía   Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla