Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 68 invitados conectado

"Petróleo": un trabajo que no sólo los hombres pueden hacer!

No necesito decirles quienes son, porque si conocen algo de la escena teatral porteña, ya vieron seguro alguna de sus obras anteriores: "Colores verdaderos", "Neblina", "Tren", "Museo"... o han visto la megaobra de Mariano Llinás, esa cinta de 14 horas dividida en 3 partes llamada "La flor", ganadora del BAFICI del año pasado.

Ellas son Laura Paredes, Elisa Carricajo, Valeria Correa y Pilar Gamboa. Llevan muchos años juntas (más de 15) y el Complejo Teatral Buenos Aires repone, en la sala Casacuberta, hasta el sábado 23 de este mes, "Petróleo". Nacida de una inquietud del grupo por explorar personajes masculinos, esta obra fue presentada el año pasado por el CTBA con gran éxito.

Mucha gente se quedó con ganas de verla y está nuevamente en cartel con localidades agotadas, en la mayoría de los casos así que la reposición era claramente necesaria dentro de los teatros oficiales.

Debemos dice que puede ser difícil explicarle a alguien como funciona el teatro que hacen las chicas de Flor de Lava. Para los que nunca las han visto en escena, hay que decir que son auténticas, espontáneas, transgresoras, metódicas y por sobre todas las cosas, consecuentes. Estudian y agotan un tema hasta encontrarle el abordaje que les cierra. Y trabajan en forma colectiva. Generan escenarios y se le animan a temas y personajes desde múltiples perspectivas. Y son, muy divertidas.

En general decontruyen los espacios que en que instalan sus escenarios y se dedican a estructurar personajes llenos de color, con matices dados por su propia variedad actoral. Vemos en cada trazo y diálogo, una fortaleza que converge en un universo energético intenso, potenciado por un público cuasi ricotero que festeja gags, chistes de género (sus favoritos) y pogo con alguna canción.

Flor de Lava late, como la Bombonera, y es fácil descubrirlo en sus funciones.

"Petróleo" es difícil de definir. Fui esperando un análisis dedicado sobre la convivencia laboral y los riesgos del trabajo en un lugar de extracción de ese líquido -oro negro-, y encontré un caleidoscopio de perfiles que jugaban a construir su noción de género, desde la sagacidad y el humor. Sí, la cuestión del trabajo estaba, pero debo decir que no era el centro de la escena.

Porque si bien "Petróleo" arranca con una ingeniosa caracterización de lo que sucede en torno a la profesión, lo cierto es que el stress está puesto en lo vincular entre los cuatro "hombres" que comparten espacio y tarea en algún confinado lugar en el sur argentino. El juego se instala en lo que surge de esa convivencia, más de lo que los enfrenta desde el mundo del empleo y la precarización.

Digamos que esta es la historia de una jornada donde operarios de una estación de extracción, conviven y desarrollan su actividad habitual.

Controlan las máquinas, están atentos a cómo fluye la salida de los materiales y... descansan. Cocinan, juegan, debaten, se entregan al intercambio. Al principio tímidamente. Luego con más confianza.

Las chicas han hecho bien la tarea. Se nota que las discusiones de los diálogos son fácilmente identificables para la platea masculina. No hay sensación de incomodidad. Así hablan los hombres, cuando están entre hombres. Ellas descomprimen esa tensión recuperando su lado femenino, en pequeñas perlas, de a poco, pero con ritmo sostenido y sentido escénico.

Sí se hace presente el debate sobre el mundo del trabajo, de lo insalubre, la falta de futuro, el dinero, la explotación y las pobres medidas de cuidado y seguridad que tienen para el cumplimiento de la tarea. Ahí, hay prolijidad y denuncia. Ordenada y tradicional. Sin embargo, "Petróleo", integra esas líneas y las subordina a un movimiento escenénico dinámico, con mucho acento en lo vincular y totalmente descontracturado.

Se habla en serio, pero no tanto. Es decir, los temas siguen siendo graves, pero su abordaje tiene el matiz justo para provocar la risa, más que la preocupación. No se puede negar que la obra es divertida. No puedo decir que el balance ofrece un equilibrio perfecto, pero sí, es justo reconocer que el dispositivo funciona y tracciona el interés de la audiencia.

No se si tanto como la energía del público sugiere en la sala, pero sí, que es una construcción lúdica viva y potente. Se percibe que las chicas de Flor de Lava van por nuevos desafíos.

Y no sólo juntas. Ellas. Y el numeroso público que las sigue, acompañando su trayectoria y disfrutando con cada hit. Porque señores, "Petróleo" es un gran éxito y no deberían perdérselo (como "La Flor"). No digan que no les avisé.