a_la_cantabrica

«A La Cantábrica»: generación 90

Tiempo de lectura: 3 minutos

a_la_cantabrica

Cuatro adolescentes, el fin de una década devastadora, y el vacío. Eso es «A La Cantábrica» de Ezequiel Erriquez. Lola, Lija, Choco y Zota son cuatro amigos que están abandonando la infancia y descubriendo ese misterio de sensaciones que es la adolescencia; pero el contexto no es cualquiera, los años ’90 arrasaron con la esperanza de toda una generación, y ellos que están empezando a vivir parecen poder sentirlo.

Hay que decir que éste es un film deliberadamente seco, parco, de imágenes y secuencias más que de diálogos, y eso expresa algo interno que sucede con estos chicos. Cada uno de ellos vive realidades diferentes, no todos afrontan los mismos problemas, es más, ni siquiera comparten mucho entre sí salvo los encuentros en aquella fábrica abandonada del título.

Son jóvenes del Oeste del Conurbano Bonaerense, zona muy castigada por la desidia de la década mientras otros festejaban, y «La Cantábrica» es ejemplo de época, un lugar abandonado que cerró sus puertas dejando un caudal importante de desocupados.

A_La_Cantbrica_-_Foto_1

Hoy día pertenece a una de las tantas fábricas recuperadas en la zona. Pero todo esto no está en el film de Erriquez, nada es expresado directamente, aunque todo se intuye por las actitudes de los propios chicos y del entorno.

«A La Cantábrica» pareciera no avanzar, no es film de grandes sucesos, al contrario, son vivencias diarias sin que suceda ningún evento disonante, hasta que un giro promediando la cinta resignifica lo visto hasta entonces. Pero este gesto, que hace al film realmente lento en realidad expresa algo de lo que fueron los últimos años del Siglo XX, llenos de desesperanza y en donde nada aparecía en el horizaonte que pueda cambiar la situación. Si se lo analiza de esta manera entonces, esta propuesta adquiere nuevos valores.

El grupo de adolescentes lucen naturales, aunque difícilmente despierten alguna simpatía por la forma de ser de cada uno de ellos y por lo que les toca vivir. Nada es sencillo, y hay un gusto amargo aún en los momentos de diversión.

a-la-cantabrica

Erriquez filma de modo directo y con sencillez, como si simplemente ubicara su cámara y sólo se limitara a esperar que las cosas sucedan, fluyan; también se posa en determinados cuadros, objetos o planos, lo que acentúa la idea de un tiempo que no pasa, de espera permanente.

«A La Cantábrica» es un fresco de época, de un recorte de la historia, triste y abúlica, y por lo tanto eso es lo que sucede con el film, no hay diálogos trascendentes, ni hechos que llamen la atención, solo queda ver pasar la vida de costado, vidas que recién comienzan y ya están deslilusionadas; la única esperanza es que suceda algo que cambie la situación, que los haga pensar que puede haber algo más… lástima (lastima?) que tarda en llegar, demasiado,y hasta parece no venir.

Un film introspectivo, árido, pero en definitiva, cine de autor hecho con ideas claras que refleja un momento de la historia que desearíamos no haber vivido…

Aún no hay votos.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email