«Bachelorette» (Despedida de soltera): las chicas solo quieren divertirse

Tiempo de lectura: 3 minutos

Leslye Headland es una guionista de tevé, devenida en directora y debuta con un voto de confianza de la industria importante en «Bachelorette»… Consolidar el género «vom com» con más exponentes cercanos a la exitosa (en taquilla, a mí no me gustó para nada), «Bridemaids». La idea de esta propuesta se enmarca en plantear la vida de treintañeros en crisis, subrayando una temática con mucho gesto escatológico y ritmo, cargada de ironía y notas posmodernas sobre la cultura del individualismo y su impacto a esa edad…

Bueno, en esa línea va «Despedida de soltero». Es una comedia romántica fuerte, no apta para estómagos débiles, donde tres amigas se enfrentan a una noche particular. Su ex compañera de fiestas de la secundaria, Becky (Rebel Wilson) la gordita del grupo (a ver, digo esto porque influye en la trama, no por otra razón, no llamen al INADI si?) está preparando una súper boda a la «americana» para casarse con el buenmozo Dale (Hayes MacArthur). Con «rehersal dinner» y todo, como se debe (wedding planner, ya saben). Curiosamente, sus tres mejores amigas de ese tiempo, son más lindas y viven la vida a pleno, pero no consiguen materializar en un proyecto de pareja serio, ellas son la mandona y exitosa Regan (Kirsten Dunst), Gena (Lizzy Kaplan) y Katie (Isla Fisher), estas dos últimas con algunas tendencias hacia las sustancias prohibidas serias.

 

Regan comandará el operativo previo a la fiesta y tratará de que Becky pase sus últimas horas como soltera, de la mejor manera posible. Eso si, sabe que Gena y Katie se mandan de las suyas y en cantidad, asi que deberá contenerlas y tratar de que nada se salga de control durante la estadía de sus ex camaradas de escuela. Pero algo sucede y en un rapto de descontrol, las chicas arruinarán el vestido de bodas a pocas horas de que se inicie el casamiento, con lo que deberán resolver como arreglarlo antes de que la novia se de cuenta de lo ocurrido.

O sea que la película transcurre, toda, en una noche hasta el día siguiente donde habrá (o no, quién sabe?), boda.

Para empezar hay que decir que «Bachelorette» es una película modesta y no puede ser comparada con sus hermanas mayores («The hangover», «Bridemaids», etc). Hay menos presupuesto aquí y también, poca sorpresa en el guión. Llama la atención que siendo una comedia romántica no haya ni mucha comedia (me reí poco, realmente) ni mucho romance (si, está bien, les acepto lo de la historia de Gena, pero, es suficiente para una rom com que se precie!!?). Si creo que el libro propone una línea donde se explora el fracaso, la incertidumbre y la dificultad, en estos tiempos, para confiar, abrirse, amar y permitirse ser correspondido. Ahí es donde «Despedida de soltera» tiene su faceta más sólida: cuando vemos el mundo interior de las chicas y nos acercamos a sus conflictos es cuando mejor nos sentimos, dentro de la trama.

Después, claro, hay escenas fuertes, drogas, bares de strippers, escenas en baños, etc… Lo que abunda en el género.

El trío principal esta correcto aunque se destaca, más que nada por ser la que vive la historia más interesante, Kaplan. Dunst y Fisher aportan belleza (esta última con pocos matices apelando a su carisma e inocencia) y poco más. Puedo decir que a pesar de la falta de delirio que afecta el corazón del libro, «Bachelorette» es aceptable. No descolla, seguramente no será recordada en poco tiempo, pero si hay que reconocerle que ofrece una mirada interesante sobre los conflictos que hoy en día viven las mujeres (y porque no, los hombres) de más de 30: cómo enfrentar un compromiso a la hora de formar una pareja y proyectarse, visualizarse, en él. No se van a reír mucho pero quizás los haga pensar y debatir en pareja, y eso, es una buena idea, a la luz de los conceptos centrales sobre los que gira la trama…

 

Aún no hay votos.
Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email