en_obra2

«En Obra»: Una vida, una lucha

Tiempo de lectura: 4 minutos

en_obra2

Para quienes estén ausentes de los movimientos y causas políticas quizás les resulte difícil comprender los difusos límites del reclamo, las elecciones de los participantes que se juegan por lo que creen; pero ahí están, ellos ponen sus ideales ante todo. Trabajos documentales como En Obra vienen a poner de manifiesto el entendimiento de un reclamo y explicitan el terrible dolor de las vidas muy injustamente perdidas en lo que debería ser un hecho pacífico.

El nombre de Carlos Fuentealba cobró un trágico renombre cuando en 2007 fue asesinado a quemarropa por las fuerzas policiales neuquinas en medio de una protesta docente. Como ocurre muchas veces con las víctimas inocentes, de inmediato se convirtió en una insignia en contra de la represión en tiempos de democracia, en una estampita de la que luego se siguió adelante, y aunque se condenó al policía responsable de la muerte al año siguiente, y de hecho fue la muerte política de su gobernador Jorge Sobisch, quedó en la provincia y en el país un sabor a impunidad del poder.

acto_fuentealba_1

Los directores Damián Finvarb y Ariel Borenstein buscan con este documental recuperar esa imagen perdida, demostrar que no se continúa y se olvida, que para los que luchan, las causas siempre están presentes. Con una estructura de documental clásico, En Obra sigue la vida de Fuentealba a través de entrevistas y archivos. Se lo sigue desde la militancia, el foco principal es ese, como hombre político que peleaba por causas justas, claro que al ir de la mano la vida privada también estará presente.

Fuentealba comenzó su lucha organizando el sindicato de la UOCRA cuando Neuquen creció en base a la construcción en Piedra del Águila; y de ahí emprendió un camino junto a los necesitados que no abandonaría cuando ingresara en la docencia cuando emprendería un nuevo desafío sindical.

Lo llamativo de En Obra es que en sus dos horas de duración predominan los momentos previos a la docencia, destacando los momentos en que participó activamente en política de raíz. Los testimonios son variados y valederos, lo mismo que la información sobre la continuación de las causas por la que luchó y las consecuencias de su muerte.

Carlos-Fuentealba

El tinte es claramente político y hasta si se quiere partidario, y no esta mal que así sea, buscar objetividad en estos temas es una tarea imposible y falsa. Un trabajo hecho a pulmón y con mucha colaboración de los intervinientes, quizás no sea lo más cinematográfico, como suele suceder con este tipo de films, quizás no tenga el ritmo de la ficción ni su edición cuidada, el fraccionamiento es típico de los documentales que intercalan muchas entrevistas y de distinto tipo y origen.

Pero En Obra importa por su peso testimonial, por lo que se dice más que por lo que (y cómo) se ve; la riqueza de los valores, y de descubrir una personalidad jugada, interesada por los demás; para luego caer en el peso de su “absurda” muerte y pensar en por qué no han tenido mayor reconocimiento en vida, el análisis es siempre el mismo.

Anexo de Crítica por Rodrigo Chavero

“Los jueces siempre los ponen los patrones”, es una de las frases más fuertes del documental “En Obra”. Y si bien, la justicia ha actuado y emitido veredicto en el caso del asesinato del docente neuquino Carlos Fuentealba, lo cierto es que el responsable del mismo, estaría libre, a pocos años de una sentencia lograda con mucho esfuerzo por parte de los fiscales intervinientes.

Esta afirmación, dura y tajante, puede ser entendida como una manifestación de enojo, pero lo cierto es que es un reclamo que debe ser leído, más allá de este caso, una necesidad popular de ser tratados y respetados como iguales, independientemente de la ubicación que ostenten en la pirámide social.

en_obra_3

Para quienes no lo recuerden, Fuentealba fue asesinado cuando participaba de una marcha en el marco de un paro docente en Neuquén, por un oficial de la fuerza de seguridad de la provincia en 2007.

A lo largo de este trabajo de investigación de Ariel Borenstein y Damián Finvarb, veremos como los estamentos del poder de turno (representado en varios ámbitos), accionan para perpetuarse y obturar reclamos legítimos en varios frentes.

El documental está estructurado en tres partes, todas referentes a conflictos gremiales serios en el Sur del país. En cada una de ellas, hay presencia de Carlos Fuentealba, quien transitó por esos espacios, dado que era un hombre comprometido políticamente con la sociedad.

en_obra_4

A lo largo del prolijo y metódico seguimiento que hacen los documentalistas, el eje será la militancia, la búsqueda de los trabajadores por hacer oir su reclamo, y las respuestas de quienes están aliados para sostener el “status quo”, a cualquier precio.

Hay valiosos testimonios, fragmentos que sorprenderán al espectador (un dirigente gremial suspendido por “99 años”?) y la descripción de un hombre que, en todos los espacios que ocupó, fue consecuente con la defensa del derecho de sus conciudadanos.

Necesario, complejo y arriesgado registro, sin dudas.

La memoria de Carlos, no merecía menos.

Aún no hay votos.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email