EscapePlan620

«Escape Plan»(Escape imposible): Una fuga con gloria

Tiempo de lectura: 5 minutos

EscapePlan620

¿Quién dijo que una película de fórmula probada y muy repetida no puede ser una gran película? Si todos los ingredientes están donde deben estar, sino falta nada, y todo está en su justa medida, podemos estar ante un claro exponente de género como mínimo bien logrado, y si además encontramos guiños, estrellas de otrora éxito bien utilizadas y una realización envidiable, podemos decir que sí, Escape Imposible es un típico film de género que no sorprende, pero igualmente es una gran película.

El protagonista es Ray Breslin (Silvestre Stallone) un hombre con un trabajo complicado, cobra millones de dólares para hacerse pasar por preso y así probar la seguridad de las cárceles escapándose, así como leyeron el hombre es como un catador de cárceles.

A él y a su equipo de logística les llega una oferta irrenunciable, ingresar a “La Cueva”, una cárcel pensada para albergar a los criminales más peligrosos del mundo, con la mayor seguridad y vigilancia, y en punto del planeta desconocido.

Las cosas arrancan mal desde el primer momento, otro preso es asesinado por un guardia en el traslado y cuando Ray intente utilizar un código para dar terminada su labor, el alguacil Willard Hobbes (Jim Caviezel) se lo negará; por lo que ahora escapar ya no es un trabajo sino una necesidad de vida o muerte.

Escape-Plan-large.ashx

Ya dentro de la prisión Ray conoce a Emil Rottmayer (Arnold Schwarzenegger) quien también lo busca a él para poder idear un plan de escape. Las cartas están servidas, que empiece la acción. Son varias las cartas que tiene a su favor Escape Imposible, la más importante, no reposarse cómodamente en su gancho de audiencia, los dos veteranos héroes de acción.

Esta historia de Miles Chapman y Jasón Séller da la sensación que también pudo ser un buen film en manos de actores menos conocidos; aunque sí, el dúo Sly-Arnold le suma y mucho desde el carisma y los constantes guiños a los films de su carrera que serán ampliamente celebrados por la platea.

Si bien la historia no presenta gran originalidad, se las ingenia para recordar otros films memorables y darles su propio toque. Lo primero en lo que uno piensa es en la serie Prison Break, y es verdad hay mucho que nos hará acordar; pero también estan por ahí Fuga de Alcatraz, Condena Brutal (con el propio Sly), La Fortaleza y Fuga de Absolon (aunque esta se basaba más en la Ciencia-Ficción).

escape

Más aún, rescata cierto espíritu de desparpajo/incoherencia clase B de estas dos últimas, con un humor constante, guardiacárceles enmascarados cual Stormtroopers, y un villano con tics caricaturescos.

Otro gran acierto es haber puesto a Mikael Håfström en la dirección, el sueco es de los pocos que ha demostrado saber moverse en el género que le toque, ya se trate de suspenso (descarrilados), terror (1408), drama policial (Shangai), o hasta films de exorcismos (El rito, que si no es buena es por el guión que juega en contra a la lograda parte técnica).

Håfström maneja las cosas con nervio, buen ritmo, mucha tensión y una fotografía cuidada, la sensación laberíntica de “La Cueva” es toda gracias a él, logra convertir una de acción en un plus de suspenso. Escape Imposible lo tiene todo, una historia entretenida y muy bien llevada, grandes actores de género (a los que hay que sumarles a Vinnie Jones, Vincent D’Onofrio, y Samk Nelly), y toda la acción pochoclera que uno busca cuando ve este tipo de película.

Por fin, después de varios intentos, el dúo de acción encuentra un título que nada tiene que deber a sus mejores títulos de épocas pasadas, Escape Imposible se ubica ahí, en el panteón de las mejores.

Anexo de Critica por Rolando Gallego

Si “The Expendables” (USA, 2010) y su secuela fueron la oportunidad de volver al cine de acción de CAROLCO y CANNON de los años ochenta, “Escape Imposible” (USA, 2013) es la reafirmación del placer de volver a ver en la pantalla grande a dos íconos como Silvester Stallone y Arnold Schwarzenegger.

Dirigida por Mikael Håfström, quien en su haber cuenta con la nominada al Oscar como mejor película extranjera “Onskan”(Suecia, 2013), en la cinta está otra vez Stallone encerrado (¿cuántas películas van ya con Sly entre rejas?), pero en esta oportunidad por elección. Es que en el arte del escape Ray Bresslin (Stallone) encuentra un negocio multimillonario, mostrándoles las falencias a los gobiernos sobre sus moles carcelarias.

Pero algo que no esperaba (la sorpresa) sucede y es engañado para ingresar en una institución de la que aparentemente no podrá salir. Allí conocerá a Emil Rottmayer (Schwarzenegger), con el que hará una alianza para poder escapar antes que su vida siga siendo puesta en peligro por parte del terrible carcelero (interpretado por Jim Caviezel).

escape-plan-sylvester-stallone

Filmada de manera tradicional, sin una puesta de escena ambiciosa, quizás sólo en la estructura de la última cárcel, con celdas de vidrio sobre estructuras metálicas, conformando un panóptico/panal, es en dónde la película toma un poco de vuelo, la película entretiene y reflexiona.

“Escape Imposible” cumple con lo que promete, si bien le sobran minutos al metraje, hay un ejercicio de estilización y pulcritud de las imágenes que atraen. Hay escenas de pelea, de golpes en el comedor, como en todas las películas carcelarias, y principalmente hay momentos de tensión basados en el simple esmero del personaje de Stallone por tratar de escapar a lo McGyver con un trozo de metal y papel higiénico.

Pero hay una recuperación de un tipo de humor buddy movie y guiños entre los protagonistas que destacan. En un momento Emil le dice a Ray que le pegue, y lo hace, a lo que Emil le contesta “Pegas como un vegetariano” y obviamente estallamos.

Hay cierto “sentimentalismo” al estilo “Halcón” (USA, 1987) en el tratar de explicar los motivos de Ray para “trabajar” de escapista. “Quitarle la vida a una persona no es nada, pero quitarle su corazón es todo”, afirma, pero rápidamente se diluye.

EscapePlan_thumbLG

Los personajes, principalmente el de Stallone, se legitima por su erudición, clase y porque ha: ¡publicado un libro! (“La Seguridad de las instituciones correccionales”), contrastando con los presos anteriores que ha interpretado a lo largo de su carrera.

De esto también se desprende que hay, y es el punto que la hace aún más interesante, más que la acción y el entretenimiento que genera, una crítica a lo obsoleto de las instituciones penitenciarias y médicas, si Stallone escribió un libro sobre ellas ¡YA FUE TODO!.

Porque en otras figuras de saber, la credibilidad es cuestionada, ya que el médico interpretado por Sam Neil es juzgado por Ray al ver su “obediencia debida” y su debilidad. Stallone lo es todo en el film, acompañado por un Schwarzenegger que no se queda atrás y que entre ambos construyen los personajes, me atrevo a decir, más verosímiles de toda su carrera.

Aún no hay votos.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email