habi_5

«Habi, la extranjera»: Ser yo misma

Tiempo de lectura: 4 minutos

habi_5

De reciente paso por la última edición del BAFICI, Habi, la extranjera fue una de las sorpresas de dicho festival. Encontrarse con una ópera prima tan delicada, cuidada, armoniosa y a la vez profesional no es algo que ocurra todas las semanas, y que un título así ahora renueve nuestra anquilosada cartelera menos.

¿Cuántas veces jugamos de chicos a ser otra persona?, ya sea un artista, alguien al que admirábamos, o simplemente uno cualquiera cambiando nuestro nombre, ¿qué pasaría si llevásemos ese “juego” a la realidad adulta?

Una chica de 20 años (de la cual desconocemos su nombre hasta casi el final del relato) llega a Buenos Aires desde el interior simplemente a hacer una entrega de artesanías que realiza su madre.

Desde el primer momento, se nota que ella busca algo más, tiene otras intenciones, y el clic llegará cuando ocasionalmente haga una de sus entregas en un centro musulmán en donde se realiza el velorio de una mujer. Sin buscarlo, pero tampoco sin disculparse, ella pasará como una más, la saludarán y, como es la costumbre, le darán pertenencias de la difunta. Como un plan ¿inocente? ella pasará a llamarse Habiba, apodada Habi, y frecuentará lugares relacionados con esa cultura, desde una mezquita, tiendas, y un centro de aprendizaje de idioma y costumbres para mujeres.

habi_4

Su otra personalidad, aquella del interior, desaparecerá salvo por los llamados escapistas que hace a su madre, y Habi tomará por completo el cuerpo, consiguiendo un trabajo afín, inventándose un pasado, y viviendo en una pensión para extranjeros, hasta tendrá la oportunidad del amor; y lo de tomar el cuerpo es literal, su actitud cambiará, hasta su físico, como si volviese a nacer. María Florencia Álvarez nos cuenta en su debut una historia de descubrimiento, de reinicio cuando no queremos seguir siendo lo que somos, y más de un espectador puede sentirse identificado con su protagonista.

A simple vista uno podría esperarse un film sobre la cultura musulmana, pero Habi, la extranjera es otra cosa, o es mucho más, pareciera que no cambiaría demasiado si el entorno fuese otro, o si fuese al revés; Álvarez profundiza, habla de ser quien uno quiere ser, de que siempre se puede cambiar; eso sí, habrá que pagar las consecuencias.

Con un ritmo acertado que atrapa y a su vez entretiene con dosis de humor, debe sumársele un trabajo cuidadísimo en la fotografía, edición, y en la estructura del guión.

habi_6

La productora Lita Stantic ha basado gran parte de su enorme trayectoria en descubrir nuevos talentos, y con este film parece haber vuelto a dar en el blanco.

El elenco también luce muy sólido, Martina Juncadella como Habi es un rostro a seguir, cada sentimiento y decisión es transmitida de manera espontánea, con mínimos gestos; y a su vez es acompañada por un conjunto de interesantes secundarios como Martín Slipak, Lucía Alfonsín, Maria Luísa Mendonça que rodean ese mundo “ficticio”. Habi miente en su personalidad, se inventa una historia para sí, y sin embargo, pareciera encontrarse a sí misma, hacer un viaje de autodescubrimiento, tanto como para no reconocer a quien fue; el asunto es cuánto puede durar ese equilibrio.

María Florencia Álvarez abre más preguntas de las que contesta, y lo hace como si fuese una pequeña y simpática anécdota, sin lugar a dudas es una artista a la que debemos prestar atención.

Anexo de crítica por Rodrigo Chavero

«Habi, la extranjera» es una película festivalera, en el buen sentido (no hay que tenerle miedo, espectador masivo!). Su recorrido internacional hacía sospechar un film cautivante y no defrauda, definitivamente. Una maravillosa postal de desconcierto, ansiedad y crecimiento, que se presenta como uno de los más sólidos exponentes del drama local de este año.

María Florencia Alvarez nos trae un film delicado, profundo y sensible. Presenta una historia bien contada, muy sutil y absolutamente amistosa. Habi,es un nombre transicional y prestado que toma una joven mujer de visita en la gran ciudad para jugar a ser otra persona…

Analía (quien será Habi la mayor parte del tiempo en la historia), llega a Buenos Aires con un recorrido armado (y un posible retorno rápido a su tierra) pero termina modificandolo, impulsivamente? para delinear un perfil distinto de sí misma, jugar otro rol, experimentar otra vida… y más, adentrarse en una cultura nueva, y explorar emociones y sentimientos nuevos.

Martina Juncadella (Habi) es la protagonista (ofrece una actuación memorable), joven mujer en tránsito, en plena etapa de ruptura y descubrimiento que despierta sus sentidos y quiere probar otra faceta de su personalidad…

El rebelarse, no siempre tiene que ser estridente. A veces, funciona de otra manera. A eso refiere Alvarez cuando caracteriza a Habi. Hay una firme decisión de la protagonista de no regresar a su tierra natal (al menos por un tiempo) y ver que le sucede si toma un camino impensado: elegirá reafirmar su ser cuando llegue el momento de decidir?.Este nuevo universo, será su elección natural o pesará más el peso de la tradición?

Con el marco del aprendizaje a una cultura fascinante, el film transita pausadamente un recorrido de sorpresas y ocultamientos.

Habi trandrá que vivir otra relación con la religión (se acercará al mundo musulmán) e insertarse en una comunidad que la atrae de una manera muy especial, no tan cerrada como podría fantasear.

El film tiene su propio tempo y desconcierta al principio, pero cuando nos sentimos amigos de Analía/Habi, todo avanza muy bien: la empatía con ella es total.

Alvarez plantea una película fresca, tierno y muy accesible. Habrá que ver cómo responde el público a la propuesta a la hora de su estreno comercial. Alejense de cualquier prejuicio porque «Habi, la extranjera» es un gran film.

 

Aún no hay votos.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email