«Misision Impossible: Ghost Protocol»: La franquicia gana altura!

Tiempo de lectura: 4 minutos

Uno espera los tanques como estos con gran expectativa. Sabemos que las premisas que los encuadran están relacionadas a la espectacularidad visual, más que argumental. Lo cual no está mal, a todos nos interesa cada tanto ver un film de acción y aventuras intenso y plagado de escenas fuera de lo común. Es difícil que este tipo de producciones nos sorprenda con algo que no sea esto. A veces sucede (pocas), pero en general, si lo primordial está bien logrado, la película va sobre rieles para la industria. Y se piensa en secuelas, obviamente.

Incluso habiendo hecho films fallidos (Green Lantern, de este año es el ejemplo clásico), Hollywood piensa en los fríos números y hace los ajustes necesarios (despide directores, cambia actores, etc) para continuar ciertas franquicias. La que hoy trae su nueva entrega, «Mission Impossible», se alinea dentro de las películas en las que prima el espectáculo por sobre la historia. No hay mucho que presentar, ya conocemos a Ethan Hunt (Tom Cruise), lo que hace y los peligros a los que se enfrenta. En «Ghost protocol», veremos todo lo que esperamos ver, sin dudas, lo cual garantiza entretenimiento de calidad.

La verdad, cuando uno revisa los directores que tuvo la franquicia, todos eran nombres confiables del género: Brian De Palma (1996), John Woo (2000) y JJ Abrams (2006) por lo que nos extrañó que la elección de que quien conduciera el film en esta oportunidad fuera Brad Bird. No es que no tuviera antecedentes para hacerlo, sólo que llamaba la atención que su primera incursión en el mundo físico (y no animado, ya que de ahí proviene) fuera con semejante propuesta. Afortunadamente Bird justifica cada dólar de su contrato dotando a «Misión Imposible 4» de todo el esplendor que una megaproducción de esta envergadura debe tener. Su percepción de lo que se necesita para impactar a la audiencia es bastante acertada y su bagaje de gadgets es contundente: la cinta destila adrenalina y esa es su responsabilidad.

No, claro, no está solo. La pelicula es Bird impactando al público con todo lo que tiene a su alcance y Cruise (a los 49 años), mostrando la convicción necesaria para llenar la pantalla con su carisma. El tipo se cree (y lo transmite a la perfección) lo que está haciendo y corporiza un héroe de acción acorde a los tiempos tecnológicos que corren.

Ya conocen la historia. El trailer cuenta casi todo lo que tienen que saber, la primera misión es en una cárcel en Moscú. Apenas correcta, solo nos sirve para conocer a los miembros del IMF (Impossible Mission Force) que trabajan con Hunt: Benji (Simon Pegg!!!) y Jane (Paula Patton). Pero el aperitivo dura poco, porque ya metidos en la vorágine que propone el film, el equipo parte a una compleja misión en el Kremlim. La misma, ya se imaginan como resulta y de ahí en más, las cosas se complican. Responsabilizan a Ethan y su gente de lo sucedido y el contacto oficial con el team leader del programa (Tom Wilkinson) termina en atentado y muerte. El gobierno de los Estados Unidos activa el «Protocolo Fantasma» para deshacerse del IMF (ante la presión del gobierno soviético) y nuestros amigos quedan solos. Más solos que Adán en el día de la Madre.

El equipo incorporará accidentalmente a un miembro nuevo, Brandt (Jeremy Renner), de quien no conviene revelar muchos detalles.

Hay química en el cast, a pesar de que la peli parece ir en patines y no permite caracterizar bien los roles de cada integrante del IMF. Pegg (todos esperan que diga que me parece) trata de aportarle ese humor británico sutilmente irónico y torpe y no le queda mal aunque su aporte es sólo ponerle algo de color a las misiones. Toda la acción recae en Cruise, que le pone el cuerpo a todo. Y no es un juego de palabras. A todo. La escena de la torre Burj Khalifa en Dubai (el edificio más alto del mundo) la hizo sin dobles. Les garantizo que esa secuencia vale el precio de la entrada en IMAX sola. Es tremenda.

Y no es la única, el tiroteo en Budapest y la secuencia de estacionamiento en Mumbai le siguen en espectacularidad. El film es una vorágine que atrapa al espectador y no lo deja desconectarse de la acción en ningún momento. Es cierto que el argumento no reviste gran originalidad (un malo, crisis nuclear, trabajo encubierto, todo el mundo es enemigo potencial, etc) sino más bien una excusa para pasear por el mundo y deslumbrarnos visualmente en tomas de altisimo impacto .

Se agradece. Y no lo digo de forma irónica, «Misión Imposible: Protocolo Fantasma» cumple su objetivo. No defrauda. Es entretenimiento sólido 100% garantizado. Lo cual no significa que sea un film perfecto ni mucho menos. Hay tanto despliegue y velocidad en el desarrollo de los eventos que las debilidades narrativas, se ocultan bastante bien.

Veanla en un buen cine, eso sí. Es de esas películas que se lucen en salas digitales y en especial, en IMAX, ya que hay 5 escenas que utilizan toda la pantalla y que fueron especialmente preparadas para este sistema.

Aún no hay votos.
Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email