CARRIE

«The Carrie Diaries»: La rubia mas famosa de Nueva York

Tiempo de lectura: 3 minutos

CARRIE

Habia una vez una rubia glamorosa, llamada Carrie Bradshaw, con zapatos de Manolo Blahnik y ropa de Vera Wang, que semana a semana por la pantalla de HBO (cuándo no!), junto con su grupo de amigas hacían las delicias de todas aquellas mujeres que seguían soñando con triunfar en la ciudad más cosmopolita de todas.

 Pero esa rubia que analizaba las relaciones de sus amigas y escribía en su laptop (sí, años 90, por ese entonces se decía así) lo que iba a salir en su columna del “New York Star” sobre amor y dependencia, apenas podía con su propia vida (no olvidarse las idas y venidas con Mr Big)

En “The Carrie Diaries” (USA, 2013, CW Television Network) una joven version de la periodista (Anna Sophia Robb) intenta sobrellevar la reciente muerte de su madre conviviendo con su padre (estricto y anticuado, interpretado por Matt Letscher) y su hermana Darky Dorrit (Stefania Owen).

Los tres personajes van trabajando el dolor y en colorido relato iremos descubriendo las particularidades de su mundo.

the-carrie-diaries-preview-ftr1

Si en “Sex & The City” las tres amigas de Carrie pertenecían cada una a un estereotipo femenino, en “The Carrie Diaries” eso tampoco puede faltar. Sus compañeras del High School remiten a cada rasgo que en la serie de la Carrie adulta se potencia.

Así tendremos como compañía a Maggie (Katie Findlay, vista anteriormente en The Killing), una joven con “experiencia” (cual Samantha de la serie adulta) que está de novia con Walt (Brendan Dooling), alguien que aún no tiene en claro hacia dónde definir su sexualidad, y por otro lado está Mouse (Ellen Wong) una introvertida muchacha asiática (simil Charlotte) que quiere perder su virginidad y llegar con honores a Harvard.

Los encuentros entre la protagonista y sus compañeros se darán en una biblioteca, cafetería o en los pasillos del colegio y no en un bar.

En la escuela hay varios personajes como Donna LaDonna (Chloe Bridges), la enemiga de Carrie, West (el rival de Mouse para ingresar a Harvard) y Sebastian, el amor imposible/posible (al igual que Mr.Big en Sex & The City) de la blonda.

Sebastian es el objeto de pasión de Carrie, pero su padre le prohíbe verlo. Así los encuentros y desencuentros entre ambos serán el motor de los 13 episodios de la primera temporada. Otro de los vectores es la incipiente pasión por la escritura.

La notebook deja su lugar a cuadernos, con los que se inicia o termina alguno de los episodios. Y en ese “escribir” por casualidad un día Carrie conoce a Larissa (Freema Agyeman), la editora de estilo de la revista «Interview» una “coleccionista de personas” (tal como ella se define) quien la invita a “trabajar” con ella.

the-carrie-diaries

La joven se encuentra en una disyuntiva, porque recientemente conoció la gran manzana gracias a que su padre la “ubicó” en una pasantía dentro de uno de los estudios de abogados más importantes de NY, y para evitar chocar con el decide realizar las dos cosas (los capítulos dentro de la redacción de la revista son similares a la etapa de Ugly Betty dentro de la revista “MODE”).

Y ahí conoceremos el fuerte de “The Carrie Diaries”, una gran reconstrucción de los años ochenta, narrada de manera ágil y dinámica, con un impecable vestuario, objetos, música y lugares de la época que construyen el verosímil de la serie.

«La ropa no te define, pero puede cambiarte”, “Todas las revistas de mujeres te invitan a ser una nueva tú”, algunas máximas que dice Carrie mientras explora su sexualidad, en una serie filmada de manera simple y que, si bien está pensada para adolescentes (en Argentina va por Boomerang), posee una temática que abarca varios tópicos, que pueden interesar a seguidores de “Sex & the City” de todas las edades.

Aún no hay votos.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email