«Sir» (Querido Señor): Cuando el amor no es suficiente

Tiempo de lectura: 3 minutos

De India y dirigida por Rohena Gera, llega una película que promete aires renovados y actuales pero no termina de cumplir estancándose en una historia que parece anticuada ya.

Ratna es una mujer joven que tras enviudar decide salir de su pueblo natal arraigado de tradiciones machistas y hacerse una vida trabajando en Mumbai. Si bien sueña con convertirse en una diseñadora de moda, sabe que como mujer sus opciones de trabajo son pocas y acepta un trabajo como sirvienta de un joven rico al que acaban de abandonar antes de casarse. Así de cliché como suena. 

Afortunadamente, durante gran parte del relato se intenta retratar esta historia desde un lado más sutil y elegante. También hay un fuerte hincapié en que no estemos ante una historia de amor, sino una de emancipación. Lo que debe importar es lo que hace ella con su vida, lo que puede hacer con su vida en una cultura para la que prácticamente está tan muerta como su marido. Ratna quiere aprender a coser y además le insiste a su hermana para que estudie, para que termine sus estudios antes de casarse, porque después de casarse tampoco hay mucha vida para ellas.

Después, la realizadora, en este primer largometraje de ficción después de dirigir un documental sobre los matrimonios arreglados, construye la relación entre sus protagonistas a través de las escenas cotidianas que comparten. A la larga, son dos personas que viven juntas, aunque siempre está la cuestión de poder en el medio. Ella le sirve, es sumisa, tranquila, obediente. Él es amable y le permite salir cuando ella le pide ir a un curso, pero no parece creer demasiado en los sueños de la joven. 

Entre Ratna y su jefe se van tejiendo momentos de complicidad que de pronto crecerán en algo más. Y cuando eso suceda, ¿qué va a pasar? ¿Cómo será vista una pareja así para la sociedad? ¿Será ella salvada por el amor y la fortuna del joven? Gera intenta despegarse de los clichés telenovelescos y apuesta a un desarrollo sutil, tratando de escaparle a cualquier escena empalagosa.

A nivel visual el film tampoco consigue destacarse. Con unas pocas excepciones, los planos parecen salidos de una telenovela de la tarde, lo cual la historia intensifica. Así, los momentos más ricos del film son aquellos que ponen a la cultura en el centro, como el Festival de Ganesha y el posterior baile en la calle.

«Querido señor» es una película que pone en foco una cultura poco amable y generosa para las mujeres, que se encuentran en una situación de completa desigualdad. En ese sentido funciona. Lo que no cuenta es con una historia original, prefiriendo además darle más protagonismo del necesario a la historia de amor, un amor imposible además de que el amor no salva, cuando lo más interesante radica en el crecimiento de su protagonista, interpretada con mucho talento por Tillotoma Shome.

5/5
Aún no hay votos.
Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email