The tourist

Tiempo de lectura: 3 minutos

Jolie y Deep, cero química, remando en los canales de Venencia…

Seguramente ustedes recordarán a Florian Henckel von Donnersmarck. Alemán, un dotado cineasta de lo más fuerte que ha dado el cine europeo en años… Director de la prestigiosa «Das leben der anderen» («La vida de los Otros»), multiganadora de premios allá por el 2007. Su desembarco en Hollywood y las grandes producciones es nada menos que este film, «The tourist», con dos de las estrellas más taquilleras de la industria: Angelina Jolie y Johnny Deep. De por sí, cuando el salto es tan grande, uno sospecha sobre lo que va a ver… Y en este caso, la veteranía del cronista acierta, a Florian le va llevar un tiempo encontrar su lugar en las grandes ligas…

 

Cuando uno prepara un film, el cast es muy importante. Es cierto que hay muchas presiones e intereses creados a la hora de ponerle nombre a los diferentes personajes de un guión. Pero la elección de los actores es crucial. En ciertas ocasiones, salvan lo insalvable, y en otras hunden aquello que podía haber sido bueno… Aquí, no fue feliz. No es que las actuaciones de Angelina y Johnny sean malas, pero lo alarmante es su falta de química. No tienen nada en común y eso se nota en pantalla. Es más, los dos se esfuerzan en despegarse de sus habituales roles en films populares y del género (acción y aventuras) y esa postura de querer hacer algo distinto arruina su trabajo.
Por ende, más allá del oficio de von Donnersmarck, «The tourist» es un producto discreto, y duele, cuando esperabamos mucho más de un director de semejante envergadura.
La historia intenta parecerse a esos films de Hitchcock donde las personalidades están cambiadas, la intriga abunda y nadie sabe muy bien que peligro acecha a cada paso. Ese quiere ser el espíritu de «El turista». Pero vamos por partes, primero, veamos de qué trata la historia…
Johnny Deep es Frank, profesor universitario de matemática en Connecticut, de vacaciones en Europa. Viaja en tren hacia Venecia, mientras lee se le aproxima una misteriosa y hermosa mujer de nombre Elise (Angelina Jolie). Ella es alguien peligrosa. En las primeras secuencias vemos como Scotland Yard sigue sus movimientos y trata de dar con quien es su amante: un estafador buscado internacionalmente sumamente hábil y escurridizo. Volviendo al viaje, Elise seducirá a Frank para usarlo de señuelo ante la multiplicidad de ojos que la siguen en su itinerario y él, accederá sin entender nada de lo que está sucediendo. Cuando la pareja llega a Venecia, y se filtra la información a un grupo de mafiosos de quien acompaña a Elise, todos van por él. Los buenos y los malos. Ahí el film toma velocidad y aunque muy despacio, va desgranando las ideas que deberían sorprendernos, y no lo hacen.
Es bueno decir que este film es una remake de un film francés del año («Antonny ZImmer», de Jerome Salle, del 2005) y que se asemeja bastante al original (que tampoco era nada extraordinario).
El mayor problema que le encontramos a este «turista» es su indefinición.  Quiere abarcar mucho y digamos que apreta poco. De a ratos parece un thriller, es una film romántico, tiene humor y hay mucho clima de suspenso en la primera media hora. Es una película que intenta transitar por varios géneros al mismo tiempo y el resultado es, cuanto menos desparejo.
Venecia está hermosamente fotografiada. Parece un documental en ese sentido, y es muy bueno verla en pantalla grande pero… Hay que decir que no alcanza para encuadrar el film y darle la fuerza de la que carece desde el inicio.
Una pena, mucho dinero invertido (se nota eh!)  y el resultado es un producto mediocre que tranquilamente puede dormir en las estanterías de tu Videoclub favorito en meses. Esperala y si tenés ganas aún de verla, alquilala tranquilo. No justifica más que ese precio.

Aún no hay votos.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email