«Underwater» (Amenaza en lo profundo): Stewart se calza el traje de Ripley

Tiempo de lectura: 3 minutos

Lo primero que llama la atención de esta producción es el tiempo transcurrido desde que fue rodada (en 2017) hasta su llegada a salas comerciales. Esto se dio porque la adquisición de Disney incorporando a Century Fox a su catálogo, produjo demoras en el estreno merced a una estrategia comercial extraña.
Luego, cuando analizamos la propuesta detrás de «Underwater» (Amenaza en lo profundo), no deja de llamar poderosamente la atención, el patchwork que William Eubank propone: una protagonista muy parecida a Ripley («Alien»), una trama liviana (no esperen algo de terror porque hay más suspenso e intriga que violencia en el film) y un recorrido bien fotografiado, en entornos acuáticos. No es un escenario demasiado original.


Creo que «Amenaza en lo profundo» («Underwater») es una película armada para consolidar una búsqueda de nuevo perfil profesional para Kristen Stewart. Ella viene incursionando en diversos géneros, lejos de los que la llevaron a ser masiva. Su suerte, ya sabemos, ha sido dispar. Ese pergrinar podría ser el sentido de la peli… O no. No estoy seguro.
Eubank, utiliza aquí todos los recursos que recuerda de grandes películas de aislamiento y lucha contra la adversidad en espacios claustrofóbicos que recuerdes para ambientar una historia simple, poco introspectiva y ciertamente, apagada. Hay influencia de «The Abyss», la reciente «The Meg», y varias más que te invito a descubrir («Descent» y muchas más), pero no definen un camino propio.

La historia es súper simple. Hay una plataforma subterránea de extracción donde se están perforando capas submarinas a gran profundidad. En dicho lugar tenemos a Norah (Stewart), una técnica que abre la cinta filosofando sobre el amor y los tiempos, y a los pocos minutos, termina volando por los aires cuando explota la estación y todo el complejo ingresa en estado de emergencia crítica.
¿Qué falla pudo haber tenido lugar para que todo el complejo estallara? Minutos después, mientras ella comienza a buscar sobrevivientes y pensar respuestas, dará con su capitán, Vicent Cassel, quien organizará un plan de escape.

Norah iniciará con su grupo un peregrinar por los espacios destruídos de las tuberías y pasajes, con la idea de salir hacia los pods de escapes que se encuentran en el exterior, a unos kms de distancia en el lecho del océano. La cuestión es que algo afuera de la estación, comienza a manifestarse y se agrava cuando el reloj va marcando tiempos ajustados para atravesar cada tramo con éxito.
Stewart queda muy lejos de atarle los cordones de los botines a Sigourney Weaver. Su problema es que ella suena siempre muy impersonal, distante, y en general, las películas que más éxito tienen son protagonizadas por mujeres fuertes, con mucha voz y cuerpo. Kristen es una intérprete que maneja mejor los registros de la cotidianeidad.

Aquí, le cuesta destacarse.
Pero no es sólo su responsabilidad. Eubank marca un desarrollo austero y si bien los rubros técnicos hacen lo suyo con solvencia (fotografía, impecable), no logra hacer avanzar la trama y posicionarla para que impacte al espectador. Yo esperaba una historia inmersiva, y no recibí esa sensación.
Creo, igualmente, que es un producto aceptable pero discreto, lejos de las expectativas que teníamos. Sabemos que fue una producción costosa pero no me parece que el resultado sea bueno.
Más allá de eso, es entretenida y si les gusta la temática (sobre todo con la poca ciencia ficción seria en salas), pueden darle una oportunidad y discrepar conmigo.

Aún no hay votos.
Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email