Alejandro Vagnenkos «Es una película para discutir otros temas que no sólo tienen que ver con la escuela».

Tiempo de lectura: 3 minutos

Alejandro Vagnenkos en su segunda película trabaja con el proyecto escuela transhumante para hablar de una realidad ajena a las grandes urbes.

De una capacidad adivinatoria inusual, su película llega en un momento único en el que aún se discute el destino de la educación en un país que cada vez más produce y reproduce viejos modelos. Hablamos en exclusiva con él para conocer más sobre su trabajo.

¿Cómo llegas al proyecto de Escuela Trashumante?

A partir del libro de Guillermo Saccomanno “Un maestro: una historia de lucha, una lección de vida”, que es la historia del Nano Balvo, cuando termino de leerlo ví el documental y viajé a Neuquén con el editor, nos reunimos con Balvo, hablamos varias horas y hay algunos capítulos que hablan de la escuela trashumante, cuando él comienza un trabajo de alfabetización de adultos, y eso me interesó y me invitó a ir a la escuela, nos encontramos con Pedro, que se estaba jubilando y ahí me pareció que estaba definitivamente la película porque confluían todos allí, ellos que la iniciaron y la historia de la comunidad.

¿Cómo generaste el vínculo con ellos, que se abren a tus preguntas y cámara?

Fueron muchos años, el proceso inició en 2012, para estos documentales la variable es importantísima, y acá nos tomamos el tiempo necesario, no en busca de un resultado económico, pero el tiempo es un valor importantísimo. Para lograr los mejores momentos, de los cinco años de la película habrán pasado tres o cuatro. La variable tiempo y la confianza fueron esenciales, los docentes que estuvieron 30 años allí confiaron en nosotros.

La película habla de dos niñas, pero también de docentes en lucha, en debate, ¿cómo seleccionaste el material para la película? ¿quedó mucho afuera?

Fueron 40 dìas de rodaje, más o menos, ahí tenes  más de 100 horas, y luego hay un proceso de decisiones que uno va tomando, como en cualquier audiovisual, priorizás y vas armando la historia. Me parece que había que resaltar al conflicto, que acá no se lo escondía, se lo enfrentaba, en muchos lugares lo esconden, y yo necesito que no esté todo bien, para tener conflicto, había cuestiones relacionadas a los tráiler, conflicto con la comunidad que pide ser tenida en cuenta, nuevas generaciones sumándose al proyecto, la idea fue siempre trabajar con el conflicto y poder mostrar diferentes puntos de vista.

Además la película cae en un momento clave sobre la educación?

Sí, pero esto fue filmado hace tiempo, y viéndola hoy hay cosas dentro de la película que la discutiría, igual hay un tema que la recorre que tiene que ver con qué rol cumple la escuela en la sociedad y si se acomoda ésta a los procesos de la comunidad, y no al revés, y esto nunca pasó.

Civilización o Barbarie…

La comunidad es una comunidad trashumante, están seis meses en un lugar y otro, y las ovejas no saben de calendarios escolares, por eso la escuela debe amoldarse a ellos, por eso durante 70 años no pasó esto, hay extras que vamos a publicar en el libro de la escuela, como los maestros hablando barbaridades de los mapuches.

¿Tuviste dificultades técnicas?

Es un lugar muy alejado de los centros urbanos y la escuela les hace un poco las cosas simples, es como el centro de la comunidad. Trabajé con un equipo pequeño que sirvió para sumar confianza con los personajes y  de mucho trabajo, horas y horas de rodaje.

¿De tu primera experiencia a otra cómo te sentiste?

Creo que el tiempo juega a favor, y más alla que los proyectos no tienen nada que ver, uno puede conectarlos, pero acá me tomé todo el tiempo necesario, que se sumò a la experiencia que gané en otros campos, y el ver también, porque no sólo hay que ver lo de uno, sino también lo de los demás.

De cara al estreno ¿cuáles son tus expectativas?

La película circuló en Festivales, está bueno ver la película con otros, porque en la sala te das cuenta qué funciona y qué no, la expectativa es para que se conozca la película y para que también sirva a pensar y debatir. Es una película para discutir otros temas que no sólo tienen que ver con la escuela, tiene que ver con la pobreza, los pueblos imaginarios, me gustaría que surjan ideas, que puedan cambiarse cuestiones con estas comunidades, poblaciones de la que se cuentan pocas historias y tienen mucho para contar.

 

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter