#BAFICI #4: más Competencia Internacional (95 and 6 to go + Liberami + El Candidato)

Tiempo de lectura: 5 minutos

Llega el momento en que la Competencia Internacional toma temperatura con tres realizaciones que dieron que hablar ayer, dos son documentales y una es una agradable cinta rioplatense dirigida por el popular actor y cineasta, Daniel Hendler. Pero vamos por partes, la primera de nuestra playlist de BAFICI para hoy en “95 and 6 to go”-

Esta película, cuyo título se explica en los diez minutos finales (95 y 6 para salir, o llegar a la meta), es una realización homenaje de Kimi Takesue a su abuelo Tom. Rodada a lo largo de 6 años y con una edición que llevó bastante tiempo hasta su montaje final, la directora nos instala en el hogar de su abuelo, Tom Takesue, un hombre preparado, directo y muy sabio en el último tramo de su existencia.

Kimi es cineasta. Está preparando su primer largo de ficción y le da a leer el guión a Tom, para que le de alguna impresión de su trabajo. Su abuelo se muestra interesado y a lo largo de un período importante, va desgranando algunas ideas en cuanto a música, giros de la trama y demás, que podrían enriquecer el material creado por su nieta. Sin embargo, eso no es lo importante aquí.

Diría que es hasta una excusa. Tom es un personaje increíble para la cámara. Tiene una lucidez y una vibración especial. Es un adorable anciano que además, ha enviudado en forma reciente.

El nonagenario transita por todos los lugares de su casa en Honolulu charlando todo el tiempo y reflexionando sobre la vida y su pasado personal y familiar. Sus notas son cálidas y agudas. Tom es un hombre que sabe que su vida se extingue pero tiene la serenidad para enfrentar ese tramo con gran sabiduría y resignación.

“95 and 6 to go” es una película que te conecta con la ancianidad y su problemática intrínseca. Esa que el mundo moderno oculta. A pocos les importa los viejos y hay una cuestión natural en estas sociedades actuales donde el trabajo convoca a los jóvenes y adultos y ellos (los mayores), atraviesan el último espacio vital de su vida, solos o con muy poca compañía. Kimi Takesue logra en esta pieza conmovernos, y darnos una pequeña lección de vida a través de los 85 minutos de duración de su documental. Afecta, conmueve y provoca.

Salimos de la sala con muchas ganas de abrazar y buscar a nuestros abuelos y padres. El tiempo es voraz y la cineasta acierta con el registro y la idea detrás de este homenaje.

Luego pasamos a “Liberami”, otra pieza italiana en Competencia Internacional, que viene precedida de mucha controversia en Europa.

Aquí conoceremos la vida diaria de un sacerdote exorcista en Palermo. Su trabajo es dar misa, asistir a los presuntos poseídos, determinar el grado de compromiso de su mal y operar en consecuencia.

Como nunca que yo recuerde (aún trato de preguntarme cómo fue Federica Di Giacomo, su directora, logró que la dejen filmar lo que muestra la cinta), tenemos un registro real y potente de cómo se abordan estos casos de posesión, en contextos reales. Si vos sos fan de las películas de terror, no tenés que perderte “Liberami”, doc de observación que confirma mucho sobre cómo se arman los guiones del género a nivel ficción: no están muy lejos de la cruda realidad.

Di Giacomo sigue al padre Cataldo y a un grupo de fieles que sufren enfermedades relacionadas con la presencia del Diablo, a lo largo de un período de tiempo lo suficientemente extenso para poder obtener algunas conclusiones sobre la materia.

Hay aquí tramos de misas, charlas y entrevistas con los sufrientes sujetos que experimentan sensaciones y efectos terribles en sus vidas, provocados por lo que sería un fenómeno paranormal severo.

“Liberati” se interna en el mundo de los exorcistas tradicionales y con una cámara aguda pero ajena a los prejuicios, registra escenarios macabros e historias no aptas para personas impresionables. Es una mirada demasiada extensa en mi opinión, y con ciertos problemas de edición y montaje que se disfrazan por la intensidad de lo que muestra: ¿quién no tiene curiosidad sobre lo que realmente pasa con los exorcismos?

Ganadora en la sección “Horizontes” en Venecia, “Liberati” es una ventana al dolor de quienes deben enfrentar presencias en su cuerpo crueles y bestiales. Su mayor éxito es poder llevar al mundo esta información y compartirla (al cierre verán cifras sobre el crecimiento del fenómeno en varios países de Europa y USA).

Y pasamos a algo más relajado y amistoso. Lo nuevo de Daniel Hendler.

Una comedia co-producción urugayo-argentina que se ríe de los políticos no tradicionales que intentan asomarse a campos copados de estereotipos, eslóganes y caudillos.

Cualquier semejanza con la actualidad queda a criterio del espectador en "El Candidato" segunda peli de Daniel Hendler, sí, el mismo de "Graduados", que después de 6 años de su ópera prima, "Norberto Apenas Tarde", vuelve a dirigir. Además de realizador, es co-guionista con Alberto Rojas Apel (Absurdah, Nadar Solo, Como un Avión Estrellado)

Intercambiaron roles con su mujer, Ana Katz, quien aquí, actúa aunque creo que no se debe haber quedado afuera su experiencia como directora.

Volviendo a la trama de este filme de la Selección de la Competencia Internacional Latinoamericana, nos muestra la cocina de campaña de un hijo de hacendado rico, que quiere hacer política por sus propios caminos.

Allí, en su estancia, que es como un palacete en el medio del campo, se reunirá su equipo de asesores de imagen para delinear el perfil de Martín Marchand, separarlo de su padre, maquillarlo como el futuro y cortar con sus competidores más directos para convencerlos de que él es capaz por sí solo de hacer política.

No faltarán los infiltrados que sortearán la aguda guardia de Gabriel, el secretario personal de Marchand, una especie de Gru, de "Mi Villano Favorito", -no sé si fue la intención, pero en todo momento me hizo acordar de este personaje-, su voz, su vestuario; en fin, me pareció un personaje muy divertido en la composición de José Luis Arias.

¿Un actor de películas que se presentan en Bafici? Alan Sabbagh, que aquí será el community manager de MM y jefe del equipo que prepara el spot inicial para acercar al candidato y a su partido a sus potenciales votantes y al mismo tiempo, divisar las amenazas en la carrera a la diputación.

Mateo Borrás, el elegido como diseñador gráfico, interpretado por Matías Singer, hará las veces de alter ego de Daniel Hendler, y es un elemento interesante y hasta desconcertante para el candidato como para su entorno. 

Un renglón para Verónica Llinás, que aparecerá como una mezquina madrina política con las iniciales E.C…. Siempre con su tono de voz altisonante queriéndose imponer ante la rebelión de aquél que iba a ser un segundón.

Finalmente, decir que esta peli es un claro ejemplo de lo que Giovanni Sartori definía como la videoplítica, esa que salta de las grandes manifestaciones en la calle, a los estudios de televisión y hoy, a las redes sociales donde la opinión pública y cualquiera que quiera sacar trapitos sucios al sol, o al contrario hacer brillar a alguien que es opaco en pocos segundos, si poseen astucia lo pueden lograr.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter