BAFICI: Desde Chile, postales de la vida misma (VI)

Tiempo de lectura: 2 minutos

Por primera vez desde que comenzó a realizarse el BAFICI, la competencia internacional incluye dos largometrajes chilenos. Este hecho señala claramente el crecimiento del cine del país trasandino en los últimos años.

Aquí, breves reseñas que nos permiten ir conociéndolas…

«Aquí estoy, aquí no» : La directora chilena Elisa Eliash nos cuenta aquí la historia de Ramiro, un periodista excedido de peso, que sufre de fobia a los automóviles tras ser víctima, junto a un amigo, de un grave accidente en un puente. El amigo fallece allí, y a raíz de eso a Ramiro le dan licencia en el diario donde trabajaba, hasta que surge la posibilidad de escribir un libro sobre una banda de rock muy popular, cuya cantante, Ana, está aparentemente desaparecida, al menos nadie sabe qué le sucedió. Ramiro la encuentra de casualidad, y se enamora de ella, hasta que otro accidente, también automovilístico, los separa.

En medio del duelo, él encuentra a alguien que se le parece muchísimo, y empieza a perseguirla. Basada en la película Vértigo, de Alfred Hitchcock, el film desarrolla la historia con otra tónica. Si bien no puede definirse a la película como una comedia, hay muchos momentos graciosos, otros algo surrealistas, y esta mezcla del propio discurso de Ramiro, alguien que habla tanto que nunca se sabe si lo que dice es todo verdad, o si hay algo de mentira.

Eliash utiliza recursos fílmicos poco habituales, bastante osados, como el fuera de foco, sobre todo para representar el estado mental de Ramiro en muchos fragmentos, o planos cortados, en los que alguien habla, por ejemplo, y en lugar de enfocar su rostro, se enfocan las manos. Como trasfondo, un planteo muy existencial: la necesidad de ser amado, y el temor de perder a quien se quiere, ese miedo que es el origen de su fobia, y que se termina evidenciando en un fragmento de su diario. Una propuesta muy interesante, digna representante del cine chileno actual.

Bonsái : La película, adaptación de la novela homónima de Alejandro Zambrana, cuenta la historia de Julio, un joven que no consigue trabajo como tipeador para un conocido escritor. Para no confesarle este fracaso a su novia actual, Blanca, comienza a escribir él mismo una novela, que refleja su relación con Emilia, su amor de juventud, de quien se enamoró cuando iba a la Universidad.

Con una estructura subdividida en capítulos, algunos que transcurren en el presente de la narración, y otros en el pasado, que son los que hablan de la relación con Emilia, la trama irá yendo y viniendo del pasado al presente, de Emilia a Blanca, con referencias literarias (tanto comentarios acerca del hecho de escribir, como citas de libros completas) todo el tiempo. Un drama romántico realizado con gran calidad, paralelos poéticos, y un final anunciado al principio de la película, pero que no afecta mucho saber, ya que lo que nos importa es el proceso, cómo se llegará a ese final. Además de éstas, en competición, hay más películas chilenas para disfrutar en esta edición del festival.

 

Recuerden que pueden consultar la programación (organizada, entre otras opciones, por país) en la página oficial: www.festivales.gob.ar

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter