BAFICI XIV: De todo, como en botica

Pasan las jornadas y se multiplica la cantidad de títulos que seguimos viendo. Les contamos ahora de un grupo de películas de diversas secciones, que incluyen competencia internacional, nacional y un documental que nos interesó registrar.

El día lunes, la prensa pudo disfrutar de dos películas muy gratas dentro del marco del polifacético festival BAFICI, películas que desde diferentes ángulos ponen el foco en personajes que llevan «el robo» como un medio para conseguir sus fines mas complejos; piratas y pseudos bandidos rurales.

«A Hijacking», producción danesa de Tobias Lindholn se centra en la tensión creada arriba de un navio carguero  cuando es abordado por piratas somalíes. Si bien podría resumírselo como un film de suspenso, Lindholn va más allá; contrapone situaciones, aborda algunos temas sociales, y pone el foco en las negociaciones antes que en la acción directa.

Filmada con maestría y muy buena fotografía, A Hijacking atrapa al espectador y es de los más sólidos thrillers del fest.
Más relajado resulta el documental español «Dime quién era Sanchicorrota» de Jorge Tur Moltó, centrado en la figura de un pistolero del Siglo XV del cuál parecen haber varias versiones de su atribulada existencia.

El propio director viaja al pueblo de Bárdenas para que la misma gente le cuente quién fue… pero cada uno parece tener una noción o representación distinta de Sanchicorrota, una suerte de Robin Hood a la española que a la manera de nuestros bandidos rurales robaba para ayudar a su pueblo, aparentemente.

Entre exageraciones, mitos, leyendas y seguramente verdades se va armando la historia de este ser. Tur Moltó maneja las cosas de una manera simple y no ajenas de cierta gracia, y aún así muy interesante.

Hoy martes, estuvimos en la presentación a la prensa del film chileno «Soy mucho mejor que vos».

En su segundo largometraje, Che Sandoval retoma la historia de su ópera prima «Te creís la más linda (pero erís la más puta)» para contar un relato en paralelo y con el protagónico de uno de los secundarios de aquella, Cristobal quien acaba de pelearse con su esposa, y ante la sensación de perderlo» se escapa» en busca de una aventura sexual, aunque en el fondo pareciera sólo querer volver a ser el que era. Con un ritmo ágil y divertido, Sandoval crea una comedia desenfadada en todo sentido, casi generacional, que permitirá que muchos se vean reflejados a pesar de los localismos de la noche de Santiago.

Y cerramos este tramo con una película de la Competencia Argentina: «Mujer Lobo», discutible obra de la prometedora Tamae Garateguy (cuyo opus anterior, «Pompeya», nos encantó) en Competencia argentina. Filmada con nervio y con algunas inquietudes estéticas interesantes  (la fotografía blanco y negro, por ejemplo); no logra resolver el escenario creado por un argumento confuso en el cual una asesina a sueldo, interpretada por tres actrices (sobresaliente Guadalupe Docampo como siempre) que representan distintas facetas de su personalidad, seduce a distintos hombres para luego liquidarlos.

En el medio uno de sus rostros se enamora y un policía sigue sus huellas. Con mezcla de tragedia y mucho trash, es un film desconcertante. De temática y resultado similar a la reciente Mala de Caetano, hay que reconocerle que es una apuesta arriesgada (hay pocos thrillers eróticos en la historia local y ese prejuicio debe pesar a la hora de pensar en la respuesta del público) así que veremos cómo la recibe la gente en las funciones que le quedan, mientras se gestiona su estreno en salas comerciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *