«De Jueves a Domingo»: En el camino

Tiempo de lectura: 5 minutos

Hay películas sobre grandes eventos y películas que capturan un momento, un hecho en particular que pareciera no tener gran relevancia, y que sirven como botón de muestra de algo más grande que no es necesario mostrar. Dentro de las últimas se encuadra “De jueves a domingo”, ópera prima de Dominga Sotomayor que cuenta algo tan simple como unas vacaciones familiares, y ni siquiera eso, sólo el viaje desde el punto de partida hasta el de llegada; eso sí, quizás en el trayecto puede ocurrir una implosión emocional.

Presentada como un film autobiográfico, los protagonistas son dos niños, Lucía y Manuel de 10 y 7 años respectivamente. Ellos viven en la ciudad de Santiago y se dirigen con sus padres al norte de Chile en lo que supuestamente son vacaciones, aunque detrás, desde el comienzo sabemos que hay algo más.

Sotomayor, también autora del guión, se encarga de mostrar lo que hacen estos niños para matar el aburrimiento de un viaje que parece interminable, hacen lo que cualquiera de nosotros hacíamos – o hubiésemos hecho – al emprender viajes largos ( o casi, hay determinadas cosas como viajar arriba del portaequipaje que demuestran alguna anomalía), y de mientras la realidad parece sucederles de costado hasta que choque de frente.

En todo momento hay indicios, Lucía, muy callada al contrario de su hermano, ve a su madre llorando, hay poca comunicación y muy cortante entre los padres, y todo tiene un aire de despedida paternal.

La película transcurre, obviamente, con un ritmo calmo y tranquilo, no hay sobresaltos, aunque sí una cierta tensión que podría hacernos pensar que en algún momento vendrá una hecatombe. Es un film de personajes, de mirada inocente, un gran acierto de Sotomayor, poner el foco en los personajes que no entienden del todo cuál es la situación que los rodea. En este sentido, la elección de los niños es perfecta, tanto Santi Ahumada como Emiliano Freifeld se tragan al film y junto a esto a los personajes adultos que en comparación lucen un poco deslucidos.

También, si hablamos de un viaje largo y con varias paradas, De jueves a domingo indefectiblemente es un film de paisajes, y en este sentido se transforma en cálido aunque algo triste; estéticamente despojado, se muestra la naturaleza en seco logrando una mayor naturalidad en concepto.

Es un film de relaciones, diferentes de acuerdo a las edades y a los roles jugados por cada uno; un film humano e inocente que insinúa más de lo que expone. Tal vez caiga en algunos baches narrativos que hagan decaer el interés, gane la sensación del “nada sucede”; sin embargo, en el conjunto, habrá que estar atento para entender la complejidad de todo lo ocurre.

Es un momento, un punto insignificantes dentro de vidas que pueden tener millones de momentos como estos, y sin embargo hay algo, oculto, no tan intrascendente, que lo vuelve único.

Sotomayor logró una obra personal, casi de descargo, con ciertas imperfecciones, pero sobre todo muy sincera.

 

Anexo de crítica por Rolando Gallego

Es curioso conocer gente y ver que hacen en determinados momentos de sus vidas y relaciones esfuerzos inhumanos por tratar de mantener viva la llama de lo que en algún momento tenían como pasión. Algunas parejas deciden tener un hijo (decisión tomada en conjunto o por alguna de las partes), otras deciden continuar soportando cualquier cosa “por los chicos”, y en algunos casos hacen un viaje.

“DE JUEVES A DOMINGO” (Chile, 2012, de Dominga Sotomayor) arranca con ese planteo, una pareja en crisis decide viajar con sus hijos para ver si pueden arreglar sus diferencias. Pero es sabido que por más viaje que uno emprenda, los problemas acompañan y eso es lo que le pasa a la pareja protagónica.

Los hijos observan todo desde el asiento de atrás. Acompañan e intentan pasar el rato de la mejor manera con juegos y canciones. El paisaje pasa por los vidrios de las ventanas. Y los problemas se instalan en el vehículo.


“De jueves a domingo”, ópera prima de Sotomayor, recupera la nostalgia de otros tiempos y de algo que no volverá a ser en plan road movie. Toda la película invita a rememorar las horas compartidas durante un largo viaje en automóvil. Espacios y situaciones reconocibles y universales (peajes, ruta, parar el viaje para hacer pis, las personas que “hacen dedo”, los sándwiches de ocasión, el sonido del viaje, los ruidos de los camiones y autos pasando a alta velocidad, el inagotable “PAPA CUANTO FALTA”).

En este viaje el auto se divide en dos partes. Atrás es el lugar de la fantasía, lo lúdico, la diversión. Adelante es el lugar del problema, de la discusión, la presión, de la mentira. La lectura del filme puede hacerse desde ambas posiciones.


La película además recupera la oralidad del relato, tan presente en aquellas travesías de varias horas. Así nos enteramos de la historia del hombre que perdió a su familia en un accidente y desde ese momento vive en la ruta y se alimenta gracias a la solidaridad de la gente, o la historia de la vez que el protagonista de niño se sumergió en aguas profundas del mar y luego de que varias olas lo sacudieran se separó por un momento de su alma.

La música destaca momentos clave de la cinta, el fogón es el lugar en el que se recuperan clásicos de la música latinoamericana, y también será disparador de nuevos conflictos maritales por la cercanía de un amigo de la mujer en el espacio. También en la voz de la niña, desde su ingenuidad, se podrá comprender la complejidad de este personaje.

Nostalgia por algo que fue y que ya no será. El sexo como mecanismo de retención. La aridez como metáfora del alejamiento de las personas. El auto como nexo de historias. La niñez como lugar de inocencia. Tópicos que hacen de “De jueves a domingo” una gran opción para ir al cine.

Otra muestra que el cine chileno goza de muy buena salud.

“De Jueves a Domingo” se puede ver hasta el 5 de mayo con un estreno limitado en la Sala Lugones de Centro Cultural San Martín (22 horas) y en la Cinemateca SHA (17 horas).

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Twitter