«El lado salvaje»: al acecho de la bestia

La nueva película de Juan Dickinson es un drama con tintes de thriller ubicado en la Patagonia escrito junto a Enrique Cortes, Fernando Musa y Mariana Planella.

Clara (Vanesa González) regresa junto a su marido y a su hija a la casa de su padre (Osmar Núñez) tras veinte años de ausencia. Además su matrimonio se percibe en un mal momento. El regreso a la casa trae muchas cosas: rencores con su padre, recuerdos con un amigo de la infancia, una posibilidad de recomponer la relación con la mujer de su padre (Eva Bianco), y se le suma una jauría de perros salvajes que atacan sus rebaños de ovejas, temática que el director había ahondado en el documental Perros del fin del mundo. Este último elemento le aporta cierta intriga que se va cociendo a fuego lento hasta convertir a la película en una historia de supervivencia.

Afloran varias temáticas a lo largo de esta película. Los lazos familiares siempre puestos a pruebas a través de distintas situaciones, el hogar en este caso en forma de una estancia ya muy vieja, los problemas económicos que acarrea no haberse modernizado, la idea del paso del tiempo, del legado, pero también lo salvaje, un entorno hostil, la locura.

Porque el corazón de la película, la relación entre padre e hija, se pone a prueba tras un hecho inesperado con un personaje que parecía poco relevante cuando éste se convierte en posible antagonista. Eso sumado a cierto tono fantástico, o que al menos coquetea con tal, que le implementa la figura animal, convierten a la película además en una historia de supervivencia.

Dickinson construye su historia con precisión, de manera modesta desde lo narrativo y con un gran aprovechamiento de los escenarios desde lo visual. Hay un notable uso del sonido también y la banda sonora ayuda a intensificar la tensión. Sin embargo se siente en algún momento que no termina de aprovechar su premisa y las escenas más logradas terminan siendo las más intimistas: una cena o una conversación de padre a hija.

Clara ya no será la misma, la naturaleza saca lo mejor y lo peor de cada uno/a. El lado salvaje es un drama áspero, por momentos intenso pero capaz de retratar también la calidez de los vínculos. La resolución abrupta y la suma de subtramas que no terminan de desarrollarse le juega en contra. De todos modos es una película que consigue mantener la intriga y el interés, y cuenta con buenas interpretaciones de todo el elenco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *