Entrevista: Axel Cheb Terrab «Me encanta la idea de mezclar diferentes obras para crear un nuevo contenido».

Tiempo de lectura: 4 minutos

El joven realizador Axel Cheb Terrab presenta su última realización “Toys Are Us”, protagonizado por Tomás Kirzner y Fabián Mazzei.

En el cortometraje, una situación particular plantea la violencia como disparador de un homenaje al género de terror y suspenso, con climas y atmósferas logradas.

Para conocer más sobre el director, que se perfeccionó desde que tiene uso de razón  en el cine y actualmente cursa la carrera de dirección cinematográfica en la Universidad del Cine, EspectadorWeb dialogó con él “me parece interesante jugar con la percepción y el punto de vista en las obras audiovisuales.”, afirma.

¿Como surge la idea de “Toys Are Us”?

La idea de “Toys Are Us” surge como consecuencia de una tarea universitaria, que se terminó expandiendo a una película más personal. La idea surge ya que son conocidos los pedófilos, que secuestran niños. ¿Qué pasaría si diéramos vuelta eso? Digamos, un niño secuestrando un adulto. ¿Cuál sería el resultado? ¿Lo manejaría con la misma violencia? Esas son las preguntas que me llevaron a desarrollar el guion de “Toys Are Us”

Es recurrente en tu obra (cambio de planes, ej) el fuera de campo, lo que no se muestra como parte de la narracion, ¿por qué?

Me parece interesante jugar con la percepción y el punto de vista en las obras audiovisuales. Muchas veces, de manera inconsciente, damos por hecho situaciones que nunca se muestran, o nunca se cuentan. Sin embargo sabemos que están ahí. Me resulta curioso cómo un simple juego de planos o de sonidos puede condicionar al espectador para crear una idea que realmente nunca existió, ya que en realidad, si bien uno siempre acepta esas situaciones, nunca las ve.

¿En qué te basas para armar tus películas?

Me encanta la idea de mezclar diferentes obras para crear un nuevo contenido, y a eso sacarle todo el jugo posible. Tanto en el ámbito narrativo como el técnico. Uso recursos de películas clásicas de Hollywood con recursos de la vanguardia rusa, y creo un nuevo efecto en la trama, así como en el montaje.

¿Cuales son tus influencias más fuertes?

Mi influencia más grande es Martin Scorsese. Es uno de los únicos cineastas que lograron crear un intermedio entre el cine de autor y el cine comercial, generando ideas con mucho contenido artístico que atraen a todo tipo de público. Esto se puede ver en mi primer película, "INT. BAR – NOCHE", en la narración con voz en off, o en “Toys Are Us”en el tipo de planos que uso. Mi segunda gran influencia es Woody Allen. Con Tomás, durante nuestra secundaria, nos dedicábamos a escribir pequeños guiones de humor para obras escolares y basándonos siempre en su manera de burlarse de la realidad. Es dura, existencial y te hace replantearte cosas que nunca te habías parado a pensar. Definitivamente es mi fuente de inspiración a la hora de escribir un guion.

¿Es fácil trabajar con amigos/compañeros?

Si bien puede sonar fácil trabajar con amigos, puedo confirmar que es un laburo doble, ya que atrasa todo. Entre anécdotas y carcajadas, se pasa el tiempo y se pierde la seriedad en el rodaje. Igualmente tiene sus ventajas, ya que el trabajar desde pequeños con Tomás nos creó una dinámica en la que ya no es necesario que yo le diga algo para que sepa qué es lo que tiene que hacer. Estamos muy abiertos los dos para meternos en el campo del otro y poder lograr el mejor material posible, de la mejor manera posible.

¿Que fue lo mas dificil de rodar en “Toys Are Us”?

Lo más difícil de rodar fue la escena del asesinato de Adrián (Fabián Mazzei). Es un plano largo, de un minuto de duración, en el que vemos cómo la Mama de Marquitos lo asesina. Para esta escena se necesitó una coordinación entre muchas personas. La cámara no debía perder nunca el foco, los de arte debían lanzar la sangre en el momento exacto, la actuación de Evelina Sassone debía ser perfecta y, lo que tensionaba más las cosas, todo debía ser grabado en una única toma.

¿Tomas Kirzner es un poco tu actor fetiche?

Jaja, se podría decir que Toto es mi actor fetiche. Hasta nos llamamos entre nosotros el De Niro-Scorsese argentino. Nos hicimos amigos a través del cine, él por la actuación y yo por la dirección, y desde que nos dimos cuenta que compartíamos esa pasión, no dejamos de trabajar juntos. Ya llegamos al punto en el que yo creo personajes directamente para él, o que el me pide hacer de algún personaje en particular en alguno de mis proyectos. Por el momento no tengo pensado dejar de trabajar con él, aunque cada tanto está bueno tener la experiencia de no sentirse tan cómodo durante el rodaje.

¿Cuáles son los planes con el corto? lo van a presentar en festivales y demás?

El corto ya fue enviado a muchos festivales alrededor del mundo, y lo seguimos mandando todavía. Nuestra idea es difundirlo lo más que podamos, ya que entre el productor, Toto y yo, consideramos que el cortometraje tiene mucho potencial, tanto en lo actoral como en lo técnico. Es un trabajo hecho por jóvenes que ya demuestran trabajar de manera profesional. Me refiero al equipo técnico también. No puedo estar más agradecido por el equipo con el que conté en esta producción, y estoy seguro de que volveremos a trabajar juntos.

¿Cómo sigue el año laboral?

Hay nuevos proyectos en el camino. Me encuentro en la preproducción de otro cortometraje, otra vez con Toto. Con éste me animé a una trama más controversial, y a darle un personaje más controversial (risas). También estoy escribiendo un largo, a la vez que  pequeños relatos teatrales. El año sigue con cada vez más trabajo, y espero cada vez más para los próximos años. 

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter