benjaminew

Entrevista: Benjamín Naishtat “Hay un drama con la exhibición”.

Tiempo de lectura: 5 minutos

benjaminew

Tras sorprender con su ópera prima “Historia del miedo”, Benjamín Naishtat vuelve al cine con “El movimiento”, una película manifiesto que fue rodada en tiempo récord y que bucea en los orígenes de la Argentina y el proceso que luego determinó la historia de una política escrita con sangre.

Sobre el rodaje, la experiencia de filmar casi todas las escenas de noche y la increíble actuación de su protagonista, Pablo Cedrón, EspectadorWeb dialogó con el director para poder conocer mas detalles del filme.

¿Cómo fue trabajar con tiempo limitado de rodaje?

Esta película tiene esta particularidad, pero no solo para el rodaje, sino para todo el proyecto, porque si bien tenía en carpeta la idea de “El movimiento” yo pensaba hacer “Rojo” antes, pero cuando los inversores coreanos se acercaron era esto lo que tenía más a mano y en dos meses desarrollé todo, guión, producción, locaciones y luego el rodaje fue de 10 días, con una postproducción de dos meses. Pienso que si bien fue un poco de desgaste físico y mental el resultado tiene cierta febrilidad y urgencia y cierta economía que se impregna en el filme.

¿Cómo elegiste las escenas disruptivas del filme? ¿Ya estaban pensadas?

Con el tiempo tan acotado no había lugar para la improvisación, a nivel escena no hubo grandes diferencias ente el guión con el que salimos y lo que quedó. Si hay algo que pasó con el personaje de Pablo Cedrón que él le aportó mucho.

¿Tuviste que coartarle esto por los tiempos?

No, porque él es un tipo de cine y todo lo que aportó fue enriquecedor. Sí me corrían a mí para poder cumplir.

Sé que hubo un proceso de investigación sobre el momento de la organización nacional y la fundación del país, pero para construir el personaje del líder, ¿te inspiraste en algún político actual o más contemporáneo?

Es curioso, porque las veces que se proyectó la gente encuentra parecidos con proyectos actuales, no se pensó así, él por momentos imitaba a Alfonsín, y yo en el proceso buscaba contradicciones y también impregné el guión de retazos de discursos de Perón, Rucci, políticos liberales de principio de siglo, es imposible asignarle a uno solo de ellos la influencia, porque la idea era que fuera una suma de contradicciones de los líderes que marcaron los tiempos pasados y más recientes.

¿Te interesaba que el espectador reconociera a alguien en particular?

No, sería como limitar el cine, uno trabaja porque se nutre de lo real, pero después lo que hacemos con una película, como acá, que no tiene una referencialidad estricta, sucede en un espacio raro, es como medio de ciencia ficción en un punto, no se sabe dónde están, quienes son, es una ucronía o distopía, y no hay una sola lectura correcta, está bien que sucedan las cosas y las interpretaciones.

El_Movimiento_-_Foto_5ew

“El movimiento” tiene muchas similitudes con “Jauja”, ¿es casual?

La ví antes de rodarla y pensé en cierto parecido o familiaridad, pero formalmente tiene otras marcas, más de lo contemplativo, si hay una evidente similitud con la indagación sobre lo fundacional, los espacios, algo natural, y el otro día ví “El abrazo de la serpiente” que me pareció que también trabajaba con esto y hay una potencia y riqueza en estos discursos muy interesante.

¿Tiene que ver con los recursos?

No, porque yo hice esta película con dos pesos con cincuenta. Pero seguro que con este tipo de historias es más difícil conseguir financiación… Sí, pero no es sinónimo de gastar fortunas, se pueden hacer sin gastar mucha plata.

¿Cómo pensaste con Soledad Rodriguez, la directora de fotografía, el trabajo de crear los espacios?

Había una premisa fuerte que se ensayó antes de ir a rodar sobre bases de luces y cámaras que utilizaran poca luz, y creamos una idea de fuegos, porque sabíamos que el tiempo nos iba a jugar en contra.

¿La nocturnidad del filme les jugó en contra?

Es agotador por un lado y por otro te permite una economía narrativa, filmar el desierto de noche hace que no muestres nada, pero formalmente es lo que le dio el look a la película.

¿Cómo fue el proceso de casting?

Rápidamente se impuso la idea de Cedrón y de escribir para él antes de que nos dé el ok, para mí es una bestia actuando, con una capacidad superior y luego vi muchos grabados de época, dibujos y daguerrotipos.

En tu filme anterior también utilizaste rostros muy fuertes, ¿te interesa esta búsqueda?

Depende del proyecto, en la anterior con Jonathan Da Rosa lo contratamos por su fisonomía y su historia, acá Cedrón tiene un rostro que es verosímil de la época, no cualquiera se puede vestir de época y parecerlo, también intentamos trabajar con rostros de fuera para sumar.

¿Sentís presión sobre tu trabajo por las expectativas que te imponen?

Siento en la medida de hacer las películas porque es muy competitivo el medio para conseguir la financiación. Es una profesión en la que tenés que todo el tiempo tratar que no te vaya mal para poder conseguir fondos, pero al mismo tiempo la paradoja es que el cine que se hace no lo ve casi nadie.

¿Qué expectativas tenés ante el estreno del filme?

Creo que el espectador común puede entrar por la aventura, el trabajo de época, la pulpería, salir de la idea de la naturaleza contemporánea buena, traté de entrar por ahí y se puede viajar a otro tiempo y otro lugar que permitiría pensar el ahora.

¿En qué instancia estás con “Rojo”?

Estamos en la danza de postular para financiación, ver coproducciones, porque así se puede hacer, es más costosa que “El movimiento” y la plata que da el INCAA no alcanza, vemos hacia afuera y también hacia adentro, creo que hacia fin de año vamos a arrancar o al menos la preproducción.

¿Cómo ves el momento del cine nacional?

Hay varios ángulos, al cine lo veo bien, hay buenas películas, podes ver cosas como “El rey del Once” que está muy bien o “La luz incidente”, que es increíble, pero al mismo tiempo hay un drama con la exhibición, que no se relaciona con la cuota de pantalla, esto falla, y es increíble que se sostenga tanto a la industria y luego no se apoye esto. Esto tiene que ver también a nivel mundial sobre qué pasa con el negocio del cine, con el ingreso de por ejemplo Netflix y Amazon, es como que se tiende a la monoforma, y el público sale perdiendo. Principalmente por Netflix, que no es que haga cosas malas, pero hace cosas estereotipadas, sin audacia, me parece preocupante. Estamos a la expectativa en el sector, si logramos que, al menos, una movida de asociaciones haga que un impresentable actor no sea el presidente del INCAA, es muy temprano para ver el rumbo que se tomará, en otras cosas es claro, pero en cine no.

¿Por qué la gente tiene que ir a ver “El movimiento”?

Para ver una actuación fuera de serie, lo que hace Cedrón es increíble, con mucho talento y potencia, creo que lo mejor del proceso fue que un gran actor nos dejó una gran actuación.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter