Entrevista: José Celestino Campusano «Me inspiro en anécdotas reales».

Tiempo de lectura: 2 minutos

El prolífico realizador José Celestino Campusano estrena “El sacrificio de Nehuén Puyelli” (2016), su último film en el que una vez más analiza el conflicto entre clases con una particular mirada sobre la realidad del Sur del País.

EspectadorWeb dialogó con el realizador para conocer más de su trabajo y su mirada tan particular sobre hacer cine y qué narrar.

Tus películas siguen avanzando sobre la idea de lucha de clases, pero vas pensando nuevas historias para enmarcarlas, ¿en qué te inspirás?

En las luchas de clases, en las luchas de una misma clase y en todo lo que pudiera enmarcarse entre estos enunciados. Me inspiro en anécdotas reales provistas estas generosamente por testigos presenciales o por referentes de cada colectivo.

¿Como fue rodar en Río Negro?

Fue muy cómodo y agradable, los técnicos e intérpretes locales, los vecinos y las instituciones han sido especialmente receptivos para con nuestra propuesta.

¿Cómo fue el proceso de casting? En el elenco tenes algunos actores con los que trabajaste anteriormente, otros nuevos, y profesionales y amateurs, ¿cómo logras conjugar todas esas variables?

No me resulta complicado en lo más mínimo,  a mi criterio el humano es talentoso por naturaleza, esas categorías conviven perfectamente. Lo importante es que, actores o no, sean ignotos.

Tus guiones poseen diálogos con palabras “floridas” o pertenecientes a otra clase que la que realmente habla, ¿por qué utilizas estas? ¿Sentís que en algún punto suenan un tanto forzadas en los protagonistas?

Desconocía que en estas épocas las palabras están impedidas de viajar libremente de un fuero íntimo a otro, o bien, ¿quién puede tener una mínima autoridad para afirmar este prejuicio?v Trabajo con múltiples estratos en Argentina y en el exterior y encuentro académicos con perfil de asnos y personas de vidas intensas con una verba insólita y constante, justamente tan intensa como su cotidianidad.  Las utilizo porque habitan en esos entornos.

¿Cuánto tiempo duró el rodaje? ¿Tuviste algún inconveniente en el mismo?

Duró un mes y fue un rodaje muy ameno, no recuerdo ningún conflicto que escape a lo habitual.

¿Cómo es esto de filmar una película por año?

En realidad vengo filmando unas tres películas por año y ciertamente este hecho me hace muy feliz.

P¿Cómo te sentís al participar del 31 Festival de Cine de Mar Del Plata una vez más y estrenar la película comercialmente?

Gratificado, el Festival nos resulta profundamente entrañable y acogedor, el tema del estreno es bien diferente por lo caótico y arbitrario que tiende a resultar.

¿Estás con un nuevo proyecto?

Si, ahora mismo estoy terminando en Brasil el largometraje “Cicero Impune”, hablado en portugués, y ya estamos avanzando con un apoyo del INCAA para filmar ”Hombres de piel dura”, un drama rural que involucra a curas pedófilos en la Provincia de Buenos Aires. También, estamos avanzando con “La secta del gatillo”, un largometraje en realidad virtual co escrito con Ricardo Ragendorfer y que cuenta con la realización de la productora ÑoÑo. Además, estoy con un largometraje documental titulado “La poesía cruel del tango”, sobre la formación del grupo de tango extremo “Fango” y con “Silencio a gritos”, un film rodado en Bolivia.

 

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter