Entrevista: Silvia Majul «No es lo mismo escribir una gacetilla que un guion».

“Un pueblo hecho canción. Una Película sobre Ramón Navarro” de Silvia Majul es un entrañable documental que recorre la carrera del músico y su sorpresa cuando su pueblo, Chuquis, en La Rioja, bautiza las calles con los nombres de canciones de su autoría.

Para conocer más del proyecto, hablamos con Majul quien revela detalles, además, de su paso de agente de prensa musical a directora, sin escalas.

¿Por qué tuviste la idea de hacer una película sobre Ramón?

Desde que me dedico a la prensa de artistas de música popular tengo tuve como hobby ver documentales biográficos y desde hace siete años, hace 20 que conozco a Ramón, le vengo insistiendo con hacer un documental de él. Cuando sucedió esto del Pueblo. Que lo llaman y le dicen que las calles que no tenían nombre llevarían el de sus canciones, y que iba a ser por voto popular y unánime, no hubo ni una persona que vote en contra del proyecto, recordamos con Navarro que ya en el disco “Los encuentros” donde participaron tantos amigos, en el track uno su amigo el poeta David Gatica es como que vaticina algo ya diciendo: si llegando por un viejo caminito senda gris la voz del hijo amado recorriera, porque no, sus calles, “A Don Rosa Toledo” , “Leopoldo silencio”. Volviendo al tema de esos días, que fueron a comienzos del 2014 empiezo a comentarle la idea de hacer un documental de él. En esos días ya había salido “La voz de la Latinoamérica” de Mercedes Sosa, “Violeta se fue a los cielos” de Violeta Parra, “Canto al paisaje soñado” de Eduardo Falú, “El Mensú” de Ramón Ayala, y así. Pero él nada. Él decía siempre ¿para qué?” y yo creo que lo empecé a convencer cuando le dije que sería un legado para los jóvenes y terminé de convencerlo, engañándolo un poquito, cuando le dije que sería un regalo para su pueblo: ir a filmar ese acontecimiento.

¿Cuánto trabajo previo de investigación tuviste?

Creo que al conocer a Ramón, ya que yo cantaba de chica “coplas del valle” de él, a trabajar varios CDs de él (por insistencia mía porque él nunca quería hacer prensa), hacer las gacetillas, viajar a la fiesta de la chaya tantas veces, ya iba investigando sin querer.Igual cuando pasó lo del pueblo y sabía que debía trabajar una bio de él me puse a leer más de la historia de La Rioja, de poetas y músicos de su tierra, de costumbres y tradiciones, saber todas las canciones que compuso. Estaba cerrando la película, que duró tres años, y seguía investigándolo. En esos tres años hubo uno en el que no toqué nada del material , trabajaba en otra cosa y leía sobre La Rioja o escuchaba sus vinilos en los tiempos libres.

¿Fue difícil pasar de agente a directora?

Mentiría si digo que no… No es lo mismo escribir una gacetilla que un guion, o una nota, trabajé en algunas revistas antes de ser agente de prensa. El tema es que como agente o periodista me decían a mí que querían, en este caso debía decirle a gente que dependía de mí: el editor, camára, sonidista o colorimetrista que quería yo, y se lo debía decir en lenguaje cinematográfico. Por suerte el productor y compañero de vida trabaja en Canal 7 desde hace 35 años y me ayudo mucho; además de meterme a estudiar guion con un gallego muy capo: Pedro Loeb, ver muchos documentales y escuchar muchas entrevistas de Lucrecia Martel, Leonardo Favio, las prioridades que los grandes directores mundiales les dieron a sus proyectos y qué prioridad que le quería dar al mío

¿Ramón aceptó de primera que se hiciera un documental sobre él y Chuquis?

Como te decía antes, costo convencerlo. Recuerdo que lo acompañaba a nota para el CD “Los encuentros” y recuerdo un café en el centro donde le hablé de que debía ser un legado no solo para los jóvenes músicos que lo conocían a él sino para futuras generaciones y me acuerdo como si fuese hoy, y eso que fue un año antes del tema de las calles, que me dijo “puede ser”. Ese “puede ser” lo celebré en casa como un “SI”

¿Cuánto tiempo duró el rodaje?

Fue en etapas. La filmación del día de la fiesta del pueblo que lo con la “plantación” del nombre de sus canciones, y digo plantación porque cuando llegamos muy temprano alcanzamos a filmar como plantaban una calle como un “árbol”. Cuando llegó Ramón ya estaban las calles con el nombre de sus canciones. La otra filmación fue una entrevista en SADAIC. Elegí SADAIC y a Simonazzi para desmitificar esto de que las canciones de nostalgia nacen en las provincias. Bendita la añoranza que hace  que uno desde Buenos Aires se acerca tanto a los olores y sabores de su infancia. Ramón compuso su primer tema en La Plata, en una pensión, extrañando. Luego fueron dos filmaciones más: una de paisajes a cargo del genio de Meco Gonsha, un cineasta riojano que hizo imágenes panorámicas, y me cedió generosamente una entrevista que él le había realizado para “capaz” un documental. También hicimos viajes en el medio y filmamos espontáneamente encuentros en Córdoba y Tucumán.

¿Cómo fuiste seleccionando a los entrevistados y los números musicales?

Quería que sean más que nada artistas del lugar con esto de “pinta tu aldea y serás universal” y que canten gente del lugar los temas del lugar, pero creo que una película cobra vida propia y entre una cosa y otra apareció la Fundación Mercedes Sosa a darme un tema inédito (que quedó afuera de Cantora) donde ella graba “Chaya de los pobres” o como digo en broma que hay dos extranjeros: Juan Quintero y Raly Barrionuevo. Lo que pasa es que la mayoría de los changos empiezan cantando en la guitarra de niños “coplas del valle” y Juan Quintero cuando puede lo acompaña a Ramón y Raly, en esa escena con Lalo Mir en Encuentro en el Estudio, me encanta cuando dice “es la zamba que aprendemos todos”

Cuando vio la película Ramón ¿qué devolución te hizo?

Cometí el error de mostrarle antes del sonido y el color. Y me sugirió cosas o temas y no me dio una buena devolución. Como que no le gustaba mucho. El tema es que sus palabras fueron fundamentales para el empuje final. Desde el principio tenía claro el comienzo el final y varios tramos y escenas, y sus observaciones, aunque él diga ahora que que supe oír y cambio mucho, es muy parecida, solo que esos detalles hicieron la gran diferencia

¿Quedó mucho material afuera?

No, quedó material que no conseguimos que si alguna vez puedo y la amplio pondría material de los caudillos que no conseguí y material de la cantata riojana.

¿Quién te gustaría que vea la película?

León Gieco, porque el ama los pueblos. Siempre lo dice. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *