Entrvista: Nicolás Herzog «Nunca pensé en formas de traducción a la hora rodar».

Tiempo de lectura: 3 minutos

El realizador Nicolás Herzog presenta su segunda película “Vuelo Nocturno” desde esta semana en las salas.

La producción desanda desde unos audios el recorrido de Antoine de Saint-Exupèry en el país y sus relaciones amorosas. Para conocer más de la película hablamos con el director.

¿Cuándo leíste "El Principito" por primera vez?

Sinceramente no lo recuerdo con exactitud. Seguramente me lo habrá leído mi madre antes de los 10 años. Luego lo he leído dos o tres veces más en distintos momentos de mi vida. Creo que es uno de esos “libros testamento” que nos suelen acompañan en distintos momentos de la vida.

¿Qué significó para vos esa primera lectura?

Lo recuerdo como un despertar de la imaginación y la fantasía libertaria.

¿Cómo surgió la idea de reconstruir la historia de Saint Exupèry?

En realidad nunca tuve en mente contar su vida y obra sino lo que esa pequeña anécdota en Concordia durante su paso por Argentina había generado en la cultura popular de mi ciudad y, sobre todo, cual había sido el proceso, tal vez inconsciente, por el cual ese hecho ocupó parte de su posterior obra literaria.

¿Cuánto tiempo duró la investigación previa al rodaje?

En realidad suelo tomar el rodaje como parte del proceso de investigación y este caso no fue la excepción. Si bien hubo un trabajo previo de búsqueda de material y de estructura de un guión tentativo.

¿El scouting de locaciones fue largo? ¿Y el rodaje de los testimonios?

El scouting fue realizado en etapas, igual que el rodaje, y estuvo dividido en cuatro etapas diferenciadas: dos en Concordia, una en Buenos Aires y otra en Francia. En total fueron seis semanas de rodaje a lo largo de dos años.

¿Qué decisiones te llevaron a reconstruir imágenes, en algunos casos, y a utilizar Súper 8 en otros?

En realidad no hicimos reconstrucciones propiamente dichas. Ese material es pre-existente y forma parte de una película de 1994 que se llama Oasis, dirigida por Danilo Lavigne, un director concordiense. Por lo que fue utilizado más bien como un material de archivo. Pero sí formó parte del rodaje actual todo el material en Super8, con la idea de que funcione con la estética y e formato de una vieja película casera de los años 30, en blanco y negro y con dos actrices locales. La idea surgió con la aparición de los audios que le envió Saint- Exupèry a Jean Renoir durante 1941, mientras discutían sobre el tratamiento que le darían a un guión adaptado del libro Tierra de Hombres y que nunca se llegó a filmar. Ese material, que quedó registrado en cintas y sostienen la estructura de la película, es acompañado a lo largo de la película por las secuencias esta suerte de falso documental que sostiene la historia de amor que invoca. Es un material con una potencia documental impresionante.

¿Hubo algo complicado en el proceso de traducir a imágenes la historia?

Sinceramente nunca pensé en formas de traducción a la hora rodar. Me propuse más bien una búsqueda sinuosa a través de los retazos de una leyenda con el propósito de hablar de la infancia, el amor, el hogar, la misión humanitaria y, sobre todo, de los cruces entre documento y ficción que se ponen en juego en todo proceso creativo, y que son, en última instancia, algunos de los tópicos por los que transita la película.

¿Cuáles son tus expectativas ante el estreno de la película?

Como siempre, que tenga el mayor recorrido posible teniendo en cuenta las dificultades de exhibición que atraviesa el cine independiente en general.

¿Quiénes te gustarían que la vean?

No quisiera discriminar. Es una historia local pero de alcance universal.

¿Estás con algún nuevo proyecto?

Sí, estoy trabajando en la pre-producción de un drama con una estructura de género policial que se rodará entre fines de este año y comienzos del año que viene en Entre Ríos.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter