«Las rojas»: dos mujeres en la montaña

Tiempo de lectura: 2 minutos

En su tercer largometraje tras Ciencias Naturales y El Pampero, Matías Lucchesi escribió junto a Mariano Llinás el guion de un western que tiene como protagonistas a dos mujeres en medio de la zona pre cordillera de Mendoza.

Las rojas empieza con una escena curiosa. Un programa de televisión italiano entrevista a Carlota (Mercedes Morán), una paleontóloga argentina que asegura hallarse en posesión de restos de una criatura mitológica, una especie de grifo. Que no es un grifo, aclara ella una y otra vez, de mal humor y mal predispuesta desde el comienzo de una entrevista que termina abandonando harta de sentirse boludeada. Tras ese prólogo, se nos presenta a Constanza (Natalia Oreiro) que viaja hacia una zona andina donde la paleontóloga se encuentra instalada trabajando, un lugar al que no es fácil acceder y al que encima llega demasiado temprano.

Constanza y Carlota no se llevan bien desde el primer minuto y sus miradas y fuertes posturas las muestran enfrentadas; Carlota quiere seguir trabajando tranquila en su proyecto y Constanza fue enviada para atender aparentes irregularidades. Pero la montaña y el hombre, en la piel de Freddy (Diego Velázquez), las va uniendo más allá de sus diferencias. Freddy y Carlota son enemigos y colegas y están detrás de lo mismo, algo que por el momento se encuentra bajo el poder de la mujer y el hombre le quiere arrebatar. Cada personaje sin embargo esconde más de lo que muestra.

Si bien sucede en medio de la montaña, entre mulas y carpas algunas más cómodas y grandes que otras, hay cierta rusticidad y suciedad que le falta a una película demasiado prolija y calculada. Es una producción de grandes despliegues visuales y sonoros que de todos modos permite a sus reconocidas protagonistas que se luzcan en medio de un duelo actoral en el que ninguna desentona: una en el papel de la mujer experta y dominante, la otra más joven pero no por eso ingenua. Dos personajes con sus fortalezas e inseguridades.

Sin embargo, el tono de la película es difícil de captar, desde esa extraña escena inicial que roza la parodia, pasando por el drama áspero hasta llegar a una resolución sorpresiva y apresurada que deja ganas de mucho más. Parecería que hay algo ahí que podría haberse explorado más con algo de riesgo; la presencia de Llinás se siente con más fuerza en ese acercamiento a lo fantástico con el que juguetea. En el medio, un interesante juego de personajes bien definidos y la latente sensación de peligro hacen de Las Rojas una película intrigante y entretenida que a medida que se sucede va perdiendo un poco de lo cautivante. Una producción atípica que viene a refrescar la cartelera con la importancia defender las riquezas de la naturaleza.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter