Moore_EW_1_en_baja

#Oscar2015 (Ganadores «a priori»): Julianne Moore (VII)

Tiempo de lectura: 4 minutos

Moore_EW_1_en_baja

Esa tentación colorada. Heredera de grandes actrices, Julianne es una de esas mujeres a las que se valora tanto por sus indiscutidos dotes actorales como por su sobria belleza elegante.

Sus inicios se remontan allá a fines de los ’80, principios de los ’90. Más allá de alguna participación menor televisiva, pudimos verla por primera vez en la adaptación al cine de Historias del lado oscuro (Aquel film con Deborah Harris como una mundana bruja caníbal) dentro del segmento Lote 249

Su rol en aquel entretenido film de horror se repetiría varias veces, la refinada mujer de alta sociedad, profesional, a la que le auguraba un mal destino. Recuerden sino su Marlene en el clásico noventoso «La Mano que Mece la Cuna», aún recuerdo su escena cuando entro a algún invernadero vidriado.

Poco a poco fue introduciéndose al mundo de los films románticos, aparecieron Se busca ama de casa, Corazones en conflicto, y la simpática Nueve Meses que la puso a protagonizar junto al pope de Hugh Grant.

Moore_EW_3_Boogie

Quizás su primera oportunidad para mostrar sus tremendos dotes actorales haya sido de la mano de Robert Altman y «Ciudad de Ángeles». A ella le siguieron Sobreviviendo a «Picasso» de James Ivory, y «Boogie Night» de Paul Thomas Anderson como una consagración absoluta de actriz de fuste y fija elegida por directores de culto.

Actriz fetiche de Todd Haynes (que la dirige desde esa obra a descubrir que es Safe) entre varios otros, se caracteriza por su eterno eclecticismo. Puede aparecer en obras de culto independientes (es una diva allá en Sundance), y alternar con grandes superproducciones – que uno supone, pagan la olla para que pueda seguir participando en films no tan redituables –.

En films de acción como «Next», «Asesinos», «Non Stop», o «El Fugitivo», en románticas como la nombradas o Las reglas de la seducción o Loco y estúpido amor; en hondosdramas como «El Ocaso de un amor» o «Las Horas»; o ser una gran comediante en solfa como lo demostró en «Evolución» o «El Gran Lebowsky».

Moore_EW_2

Como toda estrella, tuvo sus traspiés, podríamos nombrar Carrie o Psicosis, pero no podríamos decir que ella es el elemento negativo, al contrario, logra lucirse aún en productos que la desmerecen como los mencionados.

Una mujer de carácter y gran presencia, la cámara la adora y se nota, ella entrega lo mejor de sí. Sutil y aguerrida a la vez, emocional y controlada; suele acaparar todas las miradas cuando aparece en pantalla.

Este 2014 tuvo dos participaciones en films que la pusieron en el candelero para las posibles premiaciones; el extremo al que llevó David Cronenberg en su «Polvo de Estrellas», y su delicado protagónico absoluto en «Siempre Alice». Finalmente, fue este, el film de  Richard Glatzer y Wash Westmoreland el que le mereció la nominación.

Moore_EW_4_Alice

En este pequeño film independiente, Julianne interpreta a la Alice del título, una profesora de lenguas que sufre un terrible “drama médico” y deberá afrontarlo junto a su nutrida familia.

Sí, el film no es la octava maravilla ni mucho menos, es una pequeña obra melodramática de la que no hablaríamos de no ser porque la Sra. Moore está ahí para protagonizarlo.

Julianne carga sus profundos ojazos para ponerle el pecho a las balas y asumir toda la responsabilidad dramática del film en una interpretación increíble. Una mujer que sufre una progresiva pérdida de memoria y debe aferrarse a los suyos.

Moore_EW_5

Uno de los pocos film con candidaturas que aún no se ha estrenado en  nuestro país. Así como es justo que no haya recibido casi menciones, también sería justo que la actriz de «Hannibal» reciba su premio por esta obra en la que ella es todo. 

¿Probabilidades? Altas. Nominada cinco veces, nunca ganadora; pero a la Academia le encantan estas historias simples del corazón y las actrices que sufren y hacen pasar todo su sufrimiento por sus angelicales rostros. Todo dice que este año puede romper la racha; pero ojo, que en la previa se perfila una gran competidora en Rosamund Pike y su gélido y calculador personaje de Perdida.

Piel de Leche, ojos de faroles, pelo de fuego, voz frágil como un cristal pero con potencia arrolladora, ella es Julianne Moore, una de las actrices que más glamour despliega en el Hollywood actual. Seduce desde su actitud, se mimetiza con los personajes y nos hace creer lo que sea. Nada parece imposible para ella, incluso, ganar el ansiado premio Oscar con una película debajo de su interpretación.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter