ouija_1_ew

“Oujia”: ¿Hay alguien ahí?

Tiempo de lectura: 5 minutos

ouija_1_ew

Hay oportunidades en las que se recurre a objetos viejos y clásicos que infunden miedo, o misterio, para generar historias de terror ya conocidas, pero que pueden sorprender a nuevas generaciones.

2014 será recordado como el año en que Hollywood buceó en el arcón de los recuerdos algunas ideas para poder construir historias de género, intensas y efectivas. Para el caso, un espejo poseído hacía de las suyas en «Oculus», una muñeca endemoniada acechaba a una familia en «Annabelle» y ahora le llega el turno a la tabla «Ouija» (USA, 2014) en la película del mismo nombre.

La historia del filme es simple, una joven decide aparentemente quitarse la vida y sus amigos se comunican con, ¿ella? a través del juego que permite hablar con seres que se encuentran en el más allá. Olivia Cooke protagoniza la historia (en su primer protagónico post «Bates Motel»), dirigida por Stiles White, y enfocará la atención hacia cada uno de los personajes a los que la tabla les ira determinando su suerte.

ouija_2_ew

Una especie de «Diez negritos» de Agatha Christie, con un misterio por resolver (el que determinará con quién en verdad se comunican a través de la tabla) y la puesta al día de una narración que incluye la tecnología como apoyo de lo que se cuenta.

Todos los protagonistas tienen redes sociales, celulares y herramientas que permiten comunicarse entre ellos, y claro está, el truco del filme es impedir que esas vías funcionen cuando más lo necesitan.

Un mensaje en Whatsapp no visto, un mensaje en Facebook que nadie responde, la tensión que se puede generar a partir de un hecho simple y cotidiano y que en la vida real genera el mismo suspenso que en la película. También es curioso la elección del director por contraponer cada medio técnico con la tabla ancestral que permite comunicarse con el más allá, porque tampoco la conexión y el feedback será inmediato.

ouija_3_ew

En el fondo la película habla de la incomunicación entre los seres, el desconocer rasgos o características del otro a pesar de creer que sí, y principalmente del miedo a la soledad que se impone en una sociedad cada vez más aislada a pesar de los avances.

No hay que esperar la gran obra maestra del cine de terror, pero si el espectador que se acerque al cine con la curiosidad de ver qué hay detrás de la tabla podrá disfrutar de un entretenimiento que otorga lo que promete.

“Ouija” tiene muchos lugares comunes y escenas obvias y predecibles, pero justamente en esa “predecibilidad” es en donde encuentra su razón de ser, y más para un público joven que espera ansioso cada nueva entrega de cintas de terror dirigida a su grupo.

Anexo de Crítica por Fernando Sandro

En la tradición de films como «Battleship» o «Clue», el dato “más interesante” de «Ouija» es que está producida por la juguetera Hasbro como una adaptación de su juego de mesa. No deja de ser llamativo, estamos acostumbrados a films basados en videojuegos, pero estos poseen una historia previa a ser adaptada (con excepción de cosas como Street Fighter, y así les fue), lo contrario a un juego de mesa que se reduce a un tablero y fichas – en este caso una lupa con rueditas utilizada como oráculo -, no hay un bagaje previo, ahí radica el desafío, crear un contexto.

El director y guionista Stiles White y la guionista Juliet Snowden tomaron el camino fácil, narrar la primera historia que se nos vendría a la cabeza si hablamos de un tablero que sirve para supuestamente contactar fantasmas; es decir colocar a un grupo de personas que invocan un fantasma “equivocado”, malévolo, ¿el problema? Está película ya se contó muchísimas veces.

ouija_4_ew

Desde la ochentosa «Witchboard» hasta la subvalorada «Long Time Dead», el cine de terror se nutrió de los tableros de «Ouija» o el juego de la copa para mostrarnos a inocentes que terminan siendo perseguidos por espíritus vengativos,» Ouija» es una más de ellas. Todo comienza con dos niñas amigas jugando con el mentado tablero en una suerte de pacto de hermandad. Inmediátamente nos trasladamos al presente, con las chicas ya adolescentes a punto de ingresar a la universidad, que han mantenido su amistad intacta.

Pero una de ellas, Debbie (Shelley Henning) muere, aparentemente por suicidio; aunque la otra, Laine (Olivia Cooke) sospecha que hay algo más detrás. Mientras el grupo de amigas (y los novios de ellas) sigue conmocionado por el hecho, Laine descubre lo que el espectador ya sabía, Debbie estuvo jugando con el tablero de Ouija y en la noche en que murió intentó quemarlo en la chimenea infructuosamente. ¿Qué haría cualquier ser humano racional?

ouija_5_ew

Dejar las cosas como están ¿qué haría cualquier personaje de un film de terror amante de los clichés? Laine convence a los otros tres que la acompañen a una sesión con el tablero para poder invocar a Debbie y les cuente por qué se suicidó. Por supuesto, las cosas no saldrán exactamente bien. Primero los sustos falsos, luego comienzan las muertes.

Estamos frente a un film que en su país de origen fue catalogado como PG-13, lo cual significa, no esperen hectolitros de sangre ni imágenes cruentas. Todo lo contrario, «Ouija» podría ser un capítulo d esas series de terror destinadas a los canales infantiles. Para enfatizar más esta circunstancia, los sustos falsos están mejor logrados que las muertes, sin ningún tipo de inspiración.

«Ouija» resultará un film aburrido para quienes estén acostumbrados al terror duro, o a los films ingeniosos de terror que juegan con lo psicológico. Para quienes quieran pasar un rato viendo una historia cómoda y conocida, no les moleste la acumulación de clichés y lugares comunes, no busquen un susto fuerte, y también obvien los varios arcos argumentales abiertos sin resolver, pueden encontrar un producto aceptable.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter