alex_1_ew

«Alexander and the Terrible Horrible No Good Very Bad Day» (Alexander y un día terrible, horrible, malo ¡muy malo!): no desearás el mal a tu familia!

alex_1_ew

Disney sigue tratando de fortalecer su presencia en las comedias familiares y cada tanto intenta alguna idea un poco más arriesgada a las que nos tiene acostumbrados, aunque, respetando la premisa de proponer un humor blando y políticamente correcto.

Este es el caso de «Alexander and the Terrible Horrible No Good Very Bad Day», libre adaptación de un libro popular infantil en los 70′ de Judith Viorst, dirigida por el inquieto Miguel Arteta, que viene de algunos aciertos como director («Youth in revolt» me pareció interesante) aunque nada que descolle demasiado

 

La premisa es aquí, un lugar conocido: un chico frustrado por su suerte, desea un cambio para que los demás sepan de la dificultad diaria que enfrenta a sus 12 años y gracias a un artilugio mágico logra transformar su deseo en una cruda y divertida realidad.

alex_2_ew

Ya se ha visto en varios films esta veta: anhelar desde la infancia algo con desesperación, que una vez que se vuelve concreto, se desborda y genera situaciones ocurrentes (y aquí hay de todo, piensen desde «13 going on 30» hasta «Freaky Friday», de la misma compañía).

Alexander (Ed Oxenbould) es un chico al que las cosas le van mal. No es popular, su estrella está opacada en la familia ya que el resto vive situaciones que rozan la perfección: su hermano sale con chica más linda del colegio, su hermana debuta como actriz en una obra escolar haciendo de Peter Pan, sus padres tienen nuevas oportunidades laborales para mejorar su situación actual.

A él no le pasan cosas buenas, sus amigos lo dejan de lado, es objeto de burlas por internet, nadie quiere ir a su fiesta de cumpleaños… Así es que cuando llegan las 12, y va a cumplir justamente esa edad, desea que su núcleo experimente conocer, en carne propia, lo que es tener un día realmente malo, con todas las letras.

Lo que sucederá inevitablemente es que papá (Steve Carell), mamá (Jennifer Garner) y los adolescentes del grupo (Dylan Minnette y Kerris Dorsey) la van a pasar mal de principio a fin, en un día plagado de malas decisiones donde la suerte nunca jugará, hasta el cierre, a favor de la familia.

alex_3_ew

La premisa invita al desastre, a arriesgar ir al límite en cada situación, pero como es una comedia producida por Disney, eso no sucede. Hay una sucesión de eventos simpáticos pero que no logran encadenar un cuadro de situación extrema, incluso cuando promedia la tarde y ya todos saben que es lo que sucede. Esa necesidad del guión de reforzar la unidad familiar a cada momento, le juega en contra al ritmo del film.

Al parecer, el refuerzo de los valores positivos que hace a cada paso del camino, termina por detener el clima de locura y lleva a «Alexander y un día terrible, horrible, malo ¡muy malo!» a transitar caminos sin sorpresa, bien realizados pero sin chispa. Carell y Garner hacen lo suyo con solvencia, el resto del elenco no puede salir de su ritmo cuasi televisivo (y si…) y así nos encuentra el final del día con la esperable resolución de todo lo malo, en algo increíblemente bueno… Pero eso, ya lo sabían no? Resumiendo: esperable, discreta y muy correcta, puede que sea una opción para el público familiar en una cartelera ávida de estos lanzamiento. Pero no más que eso.

Anexo de Crítica por Rolando Gallego

Hubo un tiempo en el que los estudios Disney producían un sinfín de películas destinadas al consumo familiar sin otra intención más que hacer pasar el rato a todos los integrantes del grupo sin importar las edades.

En los últimos años el viraje a producir filmes basados en héroes para alimentar los consumos de los youngadults como así también el hecho de crear franquicias basadas en populares programas infantiles habían dejado un hueco en la producción fílmica familiar.

Es Miguel Arteta el encargado de retomar la tradición con «Alexander y un día terrible, horrible, malo… muy malo» (USA, 2014), adaptación del clásico infantil del mismo nombre de Judith Viorst, una comedia en la que el joven del título (Ed Oxenbould) descarga un hechizo hacia su familia con la que intentara demostrarles que su corta vida ha sido una sucesión de días catastróficos con situaciones ajenas a su posibilidad de controlarlas.

alex_4_ew

Alexander está a punto de cumplir 12 años y no solo quiere cambiar su suerte sino que desea poder revertir una serie de desgracias que solo le afirman que su lugar en la familia (el anteúltimo hijo) es casi invisible. Su padre (Steve Carrel), un ser positivo y feliz, a pesar de estar sin trabajo hace meses y hacer de «PAMA» (padre madre) lo incentiva a que continúe con los planes de festejo pese a que un compañero del colegio haga el mismo día su fiesta de cumpleaños.

Su madre (Jennifer Garner) trabaja en una editorial bajo la mirada obsesiva de su déspota jefa (Megan Mullally)y sus hermanos (Kerris Dorsey y Dylan Minnete) intentan por sobresalir en la secundaria gracias a sus “talentos”.

Todos luchan por compartir algunos momentos juntos dentro de la imposible vorágine de la rutina diaria y cuando Alexander vuelca involuntariamente el «hechizo» sobre todos la película deja al protagonista a un lado para enfocarse en los «problemas» que cada miembro de la familia tendrá.

alex_5_ew

Con una estructura simple y una idea vista en otras oportunidades Arteta se apoya principalmente en las actuaciones del elenco, encabezado por Carrel, y la profusión de gags y situaciones extremas que no hacen más que reforzar el título del filme. «Alexander y…» posee una línea argumental sólida y una estructura estereotipada que posibilita una identificación inmediata con lo que plantea.

Entretenida comedia que además plantea un nuevo modelo parental para Disney en la presentación de un núcleo liderado por una mujer profesional y un padre amo de casa y además actualiza el clásico libro con la utilización de celulares y redes sociales para dinamizar la acción..

Algunas licencias también hacen que Arteta escape de la impoluta tradición de comedias familiares blancas y hasta llega a mostrar a una joven «borracha» de jarabe para la tos. Entretenida. Explosiva. «Alexander…» es un filme familiar que busca su identidad dentro de la familia Disney.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *