«Bel Ami»: la fuerza de un seductor

 

Seguramente conocen esta novela, emblemática, de Guy de Maupassant, sobre un personaje de clase baja (soldado desocupado), quien relega sus principios morales y sentimientos en pos de un sostenido ascenso social, usando su belleza como moneda de cambio. La historia de un trepador en un mundo cruel, la sociedad parisina allá por fines del 1800, lugar donde la riqueza era ostensible en algunos sectores y los círculos intelectuales florecían conspirando contra la realeza a cada paso del camino…

Un gran libro, realmente. Ahora bien, Declan Donnellan y Nick Ormerod llevaban tres décadas trabajando en teatro hasta que decidieron dar el salto y animarse al cine. Fundaron una compañía (Chick by Jowl) y se lanzaron a producir un guión para su ópera prima. El resultado es correcto, “Bel Ami” es un film promedio, sin demasiado relieve que se hace fuerte en el carisma de sus protagonistas, más que en la fuerza dramática que logra trasmitir.

 

 

Georges (Robert Pattinson), regresa sin gloria ni dinero de Argelia, donde fue soldado. Vive una existencia miserable y cierto día llega a un tugurio donde da con un viejo compañero de armas. Este, lo invita a su casa y lo conecta con otro círculo social: un grupo de mujeres que ostenta mucho poder:  Madeleine (Uma Thurman), Virgine (Kristin Scott Thomas) y Clotilde (Christina Ricci), las tres con edades y condiciones distintas, pero atractivas e influyentes en el círculo social dominante en ese momento…

Ya se imaginarán que sucede, Georges, carilindo, será captado por el sistema, se convertirá en amante de alguna de ellas, logrará conseguir un buen trabajo como periodista en un diario e irá modelando un perfil de aristócrata con pocas luces, pero intuitivo y bien conectado. Las mujeres que sucesivamente irán apareciendo en su vida dejarán huellas y el seguirá adelante, tratando de lograr el ansiado ascenso social, alternando malas y buenas decisiones a la hora de resolver algunas cuestiones que se le irán presentando, de orden político y amoroso.

“Bel Ami” (el apodo que una de sus amantes le pone a Georges)  es una cinta aceptable, llevadera, que nunca alcanza intensidad ni vuelo (a pesar de algunas actuaciones sólidas) pero que se deja ver.  Pattinson es poco expresivo y le cuesta transmitir la fuerza interior de su personaje, en ese sentido cualquiera de las tres mujeres del trío (Thurman, Scott Thoms y Ricci), lo dejan mal parado en las escenas cruciales del film, superando su performance y dejando establecido que todavía tiene un largo camino para consolidarse desde lo actoral.

La puesta en escena y la dirección de arte están cuidadas y todos los rubros técnicos lucen ajustados, acordes al momento histórico que presentan. En líneas generales, una pequeña y aceptable adaptación de un clásico cuya nota saliente es la presencia de grandes personajes femeninos. Esperamos aún el salto de Pattinson como actor de relieve. Seguramente con el tiempo encontrará su lugar, entretanto, lo seguimos esperando (este noviembre con tres títulos que lo encuentran como protagonista)

 

 

Anexo de crítica por Fernando Sandro

Pocas veces tenemos la posibilidad de, en una misma semana poder «apreciar” por partida doble de las dotes interpretativas de un actor, menos si en ambos casos es protagonista absoluto, y menos aún si muchos interesados en el cine (comercial) tienen los ojos puestos en el futuro de este actor que hasta ahora sólo ha sido reconocido por una saga exitosa. La realidad es que, en esta semana tenemos Robert Pattinson por dos (¡y la semana próxima vuelve con la culminación de Crepúsculo!), y comparando ambas películas podemos decir que en cada una toma los dos caminos obvios posibles, el de seguir perpetrándose como sex symbol, o el de arriesgarse para ser considerado seriamente como actor. Bel Ami, es la primera de las opciones.

Basada (bastante libremente) en una novela clásica homónima de Guy de Maupassant, se nos relata la historia de Georges Duroy (Pattinson), quien se instala en París regresando de la guerra en Argelia. Decidido a convertirse en un exitoso (económicamente hablando) periodista para mejorar sus cuentas en rojo, prontamente descubre la falta absoluta de talento; y al no estar dispuesto a formarse adecuadamente, inmediatamente descubre otra cosa, la virtud de su belleza. Duroys mantendrá contactos y affaires con determinadas mujeres que lo ayudarán en su cometido de ingresar en las altas esferas de la sociedad y si se puede, ser periodista.

En su novela, Maupassant nos hablaba del rápido ascenso de su personaje en la París de fines del Siglo XIX, y esto le servía de puente para retratar a la alta alcurnia societaria de la época, de una manera descarnada, ácida, y sin miramientos; algo común en los autores de entonces. Pero acá, ni los productores, ni los nóveles directores Nick Ormerod y Declan Donnellan, ni tampoco su guionista Rachel Benette tienen el mismo ambicioso propósito; como se esperaba, Bel Ami es un vehículo para que su protagonista siga haciendo lo que mejor sabe hacer, seducir.

Hay una tendencia en el cine inglés de los últimos tiempos de adaptar grandes obras de la literatura y/u obras de teatro y convertirlas en meros muestrarios de escándalos de alcoba, exhibir hombres y mujeres guapos en trajes antiguos y con muchas ganas de sacárselos; sucedió con la última El retrato de Dorian Grey (por nombrar una de tantas) y vuelve a suceder en esta oportunidad. Todas las críticas sociales, las más que interesantes anotaciones al mundo del periodismo, y la sútil picardía del relato de Maupassant acá se encuentran más que diluidas; algo de eso queda, pero funciona como mascarada.

Entonces, dadas las circunstancias, vamos a hablar de Pattinson que parece que es lo que importa. El muchacho sabe lo que hace, tiene que componer a un seductor sin escrúpulos, un hombre que utiliza a las mujeres con un propósito, y eso lo hace bien; el asunto es cuando se le pide que vaya un poco más allá (como podrán apreciar en la reseña de Cosmópolis). Digamos que para disimular ciertas posibiliades de dificultad, el hombre fue rodeado de un cast de mujeres más que interesantes (actoral y físicamente), Uma Thurman, Christina Ricci y Kristin Scott Thomas están sobresalientes en sus roles, y muy por encima de lo que el film tiene para ofrecer; casi vale la pena verlo por ellas.

Ormerod y Donnellan son más reconocidos en el mundo del teatro y especialmente el musical; y eso se nota en este, su debut detrás de cámaras cinematográficas. Técnicamente Bel Ami es correcta, se nota un buen uso de una producción alta; aunque en el armado algo suene artificioso, ampuloso; claro, teatral. Similar sucede con los diálogos, con varios párrafos con una cadencia más propia de un musical recitado.

La obra de Maupassant ya había sido adaptada previamente, en 1947 por Albert Lewin en unas versión mucho más fiel y conceptual. Lo que se nos ofrece ahora no es más que a un vampiro, si bien no literalmente (aunque a propósito en varias escenas les mira el cuello a sus féminas), un hombre que usa su belleza para engatusar, seducir, y controlar a su casual pareja, todo con el fin de exprimirlas y sacarles el provecho que necesita. Al final, Edward Cullen era más romántico.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *