Bella_addormentata_Marco_Bellocchio__3_

«Bella Addormentata»: la eutanasia, en relato semi-coral

Tiempo de lectura: 5 minutos

Bella_addormentata_Marco_Bellocchio__3_

Marco Bellocchio es un director italiano prolífico con una trayectoria tremenda que a lo largo del tiempo se ha dedicado a retratar eventos de la vida política de su país y socializarlos desde una mirada crítica.En su carrera, hay documentales y material para televisión, por lo cual, es muy frecuente que tenga una manera de filmar en la cual puede integrar ámbas modalidades para narrar lo que quiere presentar al espectador.

Esto, es lo que sucede con “Bella Addormentata”… Italia se conmovió allá por el 2009 cuando Eluana Englaro, postrada en una cama y en estado de coma desde 1992, agonizaba en horas de áspero debate parlamentario: la eutanasia era discusión nacional. Por un lado, los partidarios de acompañar a un ser amado que sufre en su despedida física, operando sobre él; y por el otro, quienes piensan que esto es un crimen y debe ser penado y perseguido por las autoridades.

Esa discusión es la que Bellochio aborda, con valentía, errores y aciertos. Pero para que entendamos el abanico de emociones que atraviesan a ámbos sectores enfrentados por la ley que se debate, el cineasta propone tres historias centrales (por eso decimos que esta propuesta es semi-coral), que tienen lugar en las horas del acalorado debate por la norma mencionada en ese frío febrero en el que la península debatía con fervor y dolor un tema muy sensible a la naturaleza humana.

bella-addormentata-1-179355_0x410

Los personajes presentados, elaboran esa visión del director, desde sus realidades particulares, entrelazadas con lo que a Eluana le sucedía: hay una muchacha que intenta suicidarse (es adicta y está convencida de que va a morir pronto), otra joven cuyo estado vegetativo ha anclado la carrera de su madre (una prestigiosa actriz que sólo se dedica a su cuidado), y la familia de un legislador (básicamente, padre e hija) que tiene que votar y se encuentra dividida entre el deber y el sentir.

El reparto, incluye a la enorme Isabelle Huppert (en una gran composición), Alba Rohrwacher, Toni Servillo, Michele Riondino y Maya Mansa, cada uno, poniendole cuerpo a una historia intensa, movilizante, pero que se presenta un poco extensa, y despareja desde lo actoral (no todos guardan la misma convicción a la hora de la ejecución). “Bella…” transcurre con velocidad, emoción y sobresaltos.

bella_2

Lo que puede decirse sobre la apreciación que trasluce en la obra como totalidad, es que Bellochio, no tiene posición al respecto (la tiene, entiendase que en su película elige sólo presentar las aristas), en el sentido de que sus personajes representan sectores de análisis de la cuestión de la “muerte digna”, deja que el espectador elija sus propias respuestas.

Propone un recorrido donde el muestreo de emociones golpea una y otra vez, a veces con equilibrio, y otras en un tono estridente, quizás un poco fuera de registro (los actores jóvenes desbalancean ciertas escenas). Pero valioso. Lejos de “Amour” (que también presenta esta temática), más cerca de la cobertura televisiva (y su fibra sensacionalista), lejos de bajar letra, cerca de conectar con lo primario de esos corazones. No te dejes engañar por el tema, “Bella Addormentata” es una cinta muy interesante, que actualiza un debate que nos debemos aquí también, como sociedad. Más allá de sus errores (que los tiene), suma y es un producto que merece ser visto. Muy buena.

Anexo de Crítica por Rolando Gallego

Eluana Englaro era una joven italiana que tuvo un terrible accidente automovilístico que la dejo en estado vegetativo de 1992 a 2009. El caso reavivó en la opinión pública el debate sobre la eutanasia, radicalizándolo para ambas posiciones. “Bella Addormentata” (Italia, 2012) de Marco Bellocchio (“Vincere”, “La Balia”, etc.), toma como punto de partida el momento en el que el parlamento italiano debatió qué hacer con la joven, frente al pedido de familiares y organizaciones que la desconectaran, para narrar varias historias entrelazadas.

Por un lado está Toni Servillo (Uliano Beffardi) un estricto y convencional político que debe tomar una posición frente a Eluana y es perseguido por sus propios fantasmas del pasado y su hija (ayudó a alguien a desconectarse), María (Alba Rochrwacher), una ultraconservadora católica.

Bella

Por otro lado está la Divina Madre (Isabelle Huppert), una millonaria que se mantiene cuerda quién sabe cómo y que tiene en su lujoso domicilio a su hija (Maya Sansa) en una habitación símil hospital y que está atravesando lo mismo que Eluana. Y finalmente está Rossa (Maya Sansa) una “perdida” suicida que será “salvada” reiteradamente por el médico Pallido (Pier Giorgio Bellocchio). Todas estas historias se irán tocando en los días previos a la toma de decisión sobre el fallo de Eluana. “Bella…” vuelve a tomar un tópico ya trabajado en el cine pero lo hace desde un lugar que no aporta nada nuevo.

Quizás en lo disruptivo de algunos flashbacks o en algunas de las imágenes digresivas de Huppert (que gran actriz, por cierto), porque más allá de un intento de actualizar el drama lo único que termina haciendo es construir un discurso sobre la violencia que diariamente se ejerce sobre el otro y que ya vimos muchas veces.

Bellocchio termina hablando sobre esa violencia que hasta puede ser verbal, y que puede estar en un gesto o directamente en la completa ignorancia (como la que sufre el hijo de la Divina madre, quien está únicamente dedicada a su hija dormida y lo hace tomar la decisión de desconectar a su hermana del respirador por un rato para llamar su atención).

bella-addormentata-180960_0x410

Pero también hay violencia cuando se pretende que el otro piense lo mismo que uno, y principalmente cuando condicionamos a los que nos rodean con miedo (ejemplificado en los hermanos Roberto y Pipino – Michele Riondino y Fabrizio Falco, respectivamente) a que ejerzan su libertad.

La película es larga, y si bien por momentos uno puede empatizar con alguno de los personajes hay algunas situaciones que rozan lo ridículo, por ejemplo: cómo puede ser que en un sistema sanitario público colapsado, como se lo muestra al inicio del filme, luego un médico pueda dedicarse las 24 horas a un paciente por afinidad? Más allá de alguna preguntas sin respuesta “Bella…” es más un disparador de información y premisas que una tesis sobre una problemática que aún permanece sin ser tratada ni en el cine ni en la vida real como se merece. Gran actuación, como siempre, de Huppert.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter