Best_of_me_EW_1

«The best of me» (Lo mejor de mí): reencontrando la pasión perdida

Best_of_me_EW_1

Nicholas Sparks es uno de los pilares de la industria del best seller romántico internacional. Si hace tiempo Corin Tellado o Danielle Steelle sumaron horas de lecturas para amas de casa y jóvenes soñadoras, Sparks mezcló en una licuadora las clásicas historias de amor con algunos condimentos más actuales y profesiones modernas para aggiornar el relato.

Muchas de sus novelas han sido adaptadas con mejor o peor suerte a la pantalla grande. Y si en “The Notebook” se pudo lograr el equilibrio justo entre historia, dirección y actuación, en esta oportunidad hay algo tan obvio que termina jugándole en contra a la propuesta.

«Lo mejor de mí” (USA, 2014) de Michael Hoffman, es la nueva puesta en imágenes de la edulcorada historia de reencuentro entre dos que supieron amarse tiempo atrás, mucho tiempo atrás, y que por las vueltas de la vida, el destino, y alguna ayuda (amigo que falleció) deberán encontrarse una vez más.

Claro está que hay mucho de cierto en eso de “donde hubo fuego…” y más cuando una de las partes se encuentra en un momento de su vida en la que la futura ida de su hijo (síndrome del nido vacío) y un marido que no la comprende sólo la direccionan hacia un camino posible.

Best_of_me_EW_3

Ellos son Amanda (Michelle Monaghan) y Dawson (James Mardsen), dos personas que son presentadas como honestas, simples y a la vez complejas y principalmente compasivas y que por un hecho fortuito deberán verse 25 años después de haber sido separados por el padre de ésta.

A esto se le sumará que Dawson antes del llamado que lo reunirá con Amanda, tuvo un accidente que lo trajo de nuevo a la vida y cree que debe aprovechar al máximo su “segunda oportunidad”, por lo que de antemano ya sabemos qué pasará con la pareja.

La película deambula entre el intento de emular a la mencionada anteriormente “The Notebook” y otras adaptaciones del autor, pero apenas se acerca a esta y sólo termina produciendo un relato obvio, almibarado en exceso, que quizás en algunas escenas de flashback hacia la juventud de los protagonistas y su enamoramiento puede generar empatía con una historia muy obvia y trillada.

Best_of_me_EW_4

A la que se sumará la reiteración de obstáculos en el presente que tantos problemas a la pareja le han traído anteriormente y que sólo hacen que la actualidad funcione como un espejo imperfecto de aquello que en algún momento pudieron ser y que quizás tal vez, si nadie se entromete entre ellos, puedan volver a ser.

“Lo mejor de mí” se pierde la oportunidad de jugar más con el pasado, y de poder armar una historia que atraiga visual y narrativamente.

Hay cierto resquemor por parte de Hoffman, y pese a que las actuaciones de los protagonistas son correctas a intentar crear desde la base sólida, por crear algo diferente y ese es el principal error de una película que podría haber jugado mucho más con la línea temporal y las subtramas, pero que se queda en lo básico de una premisa sin desarrollarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *