dracula-3d-imagen-8

«Drácula 3D»: Argento reversiona su clásico favorito

dracula-3d-imagen-8

Dario Argento y Drácula. Dos nombres interesantísimos deciden unirse. Uno de los maestros del terror italiano y el conde vampiro. Y la ya poca novedad del 3D, que hoy en día satura las pantallas de las salas de cine.

Lo que quizás sí es novedoso, es que si nos hubiesen dicho tiempo atrás, cuando la moda del 3D comenzó, que iban a hacer la versión tridimensional del vampiro más famoso de la historia, nadie se hubiese imaginado que la dirección iría a caer en manos de un director italiano y mucho menos de un director que nos acostumbra a un cine “berreta” (no lo digo en tono despectivo, todo lo contrario).

Cualquiera hubiese imaginado una película al mejor estilo hollywoodense, probablemente con poco alma pero grandes efectos especiales. ¿Entonces hay que agradecer que Dario Argento haya decidido hacer la versión tridimensional de Drácula antes de que se le ocurriera a algún productor norteamericano?

Dracula-3D_650x447

La verdad, es que como toda película del director, vale aclarar que no es una película para cualquier tipo de público. También es cierto que el director ya no se encuentra inspirado como en su época de “Suspiria”.

Y segundo, porque a él le interesan otras cosas, seamos honestos. Pone a su hija como una de sus protagonistas, ni más ni menos que Lucy, y que ponga a Asia Argento ya pronostica que estará principalmente para mostrar piel. Y no es la única. Porque las mujeres en su cine suelen estar para eso, y Miriam Giovannelli es otra hermosa mujer que es puesta frente a las cámaras con ese propósito.

A Argento también le interesa otro tipo de cine, y acá parece homenajear a las monster movies, convirtiendo a Drácula, de una manera más literal que nunca, en un ser que puede transformarse en cualquier animal. En cualquiera. De hecho es protagonista de una de las escenas más bizarras y por lo tanto divertidas que vi.

A grandes rasgos, la película de Dario Argento es fallida pero interesante. Incluso el gran Rutger Hauer aparece como Van Helsing, pero nos hubiese gustado que tuviera más minutos de pantalla. El papel del conde recae en Thomas Kretschmann, actor que vimos en “Wanted”. Las actuaciones en general no sobresalen ninguna, a excepción de Hauer, pero es que se dan de un modo teatral.

Drácula 3D no termina de crear los climas y la atmósfera que pretende, por momentos está cerca pero no, se queda en el intento. Pero el gore y los desnudos femeninos están a la carta. El humor que genera las bizarras escenas, también. Por eso, es un film sólo para un determinado tipo de público.

Anexo de Crítica por Rolando Gallego

Un clásico en las manos de Dario Argento prometía mucho, mucho. Además, si contaba con la participación de su rebelde hija Asia y el regreso a las pantallas de Rutger Hauer (gracias por tanto cine clase B), la espera por su estreno (luego de varias postergaciones) se hizo demasiado larga.

“DRACULA 3D”(España, Francia, Italia, 2012) es una película que intenta recuperar el espíritu gótico de la novela de Bram Stoker, pero al contar con referentes tan importantes como el de la versión de Copolla o  Bela Lugosi, las comparaciones son inevitables, y en esta oportunidad el maestro del horror sale perdiendo. Porque si bien ha intentado reflejar la esencia de Drácula el resultado no es el mejor.

dracula_3D

La historia del Nosferatu en busca de un reemplazo para su amor eterno y aquellos que lucharán a toda costa por evitar que logre capturar a Mina no alcanza. El director decide incorporar la tecnología del 3D para enfatizar algunas escenas con efectos muy básicos, pero el resultado no es el mejor, ya que, además, hay una serie de decisiones equivocadas que atentan contra la integridad del producto, por ejemplo el conde no se transforma en murciélago y sí en otros animales e insectos (mosca, lechuza, etc.).

Filmada con planos cortos y detalles, y dentro de espacios muy cerrados y pequeños, además de poseer algunos cortes y saltos de eje, las buenas intenciones de Argento terminan por echar por borda la verosimilitud del filme. Hay un trabajo sí muy logrado con los colores. Las imágenes poseen una paleta de tonalidades y textura similar a aquellas películas que en los años noventa del siglo década pasado se encargó de colorear Ted Turner para emitir en las cadenas TBS o TNT.

dracula3d-2

Así, la noche, cuando Drácula ataca y se alimenta de sus víctimas, es negra, azul y verde. Por otro lado en las mujeres priman los rojos, rosas y blancos. Para los hombres, reservó verdes, marrones y negros.

Pero sólo con el color no alcanza. Viendo el filme recordé un sketch de “The Benny Hill Show” en el que tomaban a Drácula como punto de partida para mostrar, ¡cuándo no!, mujeres casi desnudas. Acá pasa algo similar, pero en el caso del programa cómico la risa era esperable. Aquí no. Y la risa llega igual. Como en esa escena en la que Drácula se transforma en una mantis gigante, verde, que come cabezas y asesina.

Tomar un clásico de la literatura, imponerle las relgas del gore y el trash terror, eso es lo que quiso hacer Dario Argento, en esta poco afortunada versión de Drácula, en la que ni el 3D lo salva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *