el_juez_1_ew

«The Judge» (El juez): la verdad cae por su propio peso

el_juez_1_ew

No estoy segura que me sedujo más, si el título o el relato en “The Judge”. Si puedo afirmar que particularmente me llega por esa relación padre e hijo brillantemente encarnada por dos actores con una química tan feroz como elocuente. El juego de miradas sostenidas con rudeza, hacen verosímiles a sus personajes y capturan todo píxel de la pantalla con su escencia.

No se si se duda de como terminará el film. Creo que la vuelta no es su final, sino el cómo en el transcurso de la cinta se va desarmando la madeja familiar, los resentimientos y las cuentas impagas del pasado.

David Dobkin (“Wedding Crashers”) dibuja un padre (Robert Duvall) hosco, rígido, altivo, de tan sólida coraza que no esboza el sentimiento que su hijo desea contemplar. Un hijo que hizo méritos suficientes para ganarse el título de ‘oveja negra’, un abogado arrogante, un hijo irreverente y rebelde.

el_juez_2_ew

La tensión que surge de dos personas, ligadas por la sangre, por el amor no expresado y por reclamos ahogados en silencio mantienen atenta la mirada del espectador que busca comprometerse, conmoverse. Nos conduce a repensar el pasado, reconfigurar los roles, actualizarlos y verlos real. Una historia con algunos clichés, pero que no cae en la vacuidad de escenas repasadas en la mente.

Tiene cierto dejo de “Agosto” en ese desorden familiar que cada integrante comparte y el director no duda a la hora de usar algunos gags que distienden momentos muy bien logrados como el de ambos actores en la escena del baño, una de las mejores de la película, con una variación de tono excelente.

Duvall y Downey Jr garantizan placer visual, ambos ponen todo de sí para que el drama que se propone en el guión sea creíble y pueda captarse mas alla de la pantalla. Lo logra con eficacia. Hank (Downey Jr) quien se encuentra resolviendo su divorcio y la custodia legal de su hija de 7 años y en medio de un juicio recibe la noticia de la muerte de su madre. Debe viajar a su pueblo natal, lugar del cual se fue hace ya muchos años para nunca mas volver y en donde su padre Joseph Palmer es un respetable y correcto juez.

el_juez_3_ew

Dolor por la pérdida de su madre y por la relación áspera y resquebrajada que sostiene con su padre, además de su escueta vinculación con sus hermanos Glen (Vincent D’onofrio) y Dale (Jeremy Strong) dejan a Hank listo para huir nuevamente del lugar. Sin embargo, un hecho inesperado que pone en el banquillo de los acusados a su progenitor, lo conducen a redimir su dèbil relación, representandolo en un juicio.

Dobkin sabe aprovechar a sus actores y le saca rédito al hecho de que sus personajes son miembros de una profesión de ‘ley’. Inunda la narración de pirotecnia verbal y talento para la exhibición retórica. El uso correcto de la elipsis, mantiene la linealidad temporal del relato sin que el espectador resulte agobiado. Dobkin logra magníficamente transmitir la complicada dinámica de un padre y un hijo que, bajo la excusa del juicio hacia su padre como manera de acercarlos(trama criminal), de fondo reluce la verdadera trama sustentada en el ambiente familiar y sentimental del personaje.

Aunque por momentos no resulta del todo pareja, la cinta de Dobkin tiene sus perlas. La nómina de secundarios le dan mas lustre, con Una Vera Farmiga (una novia del pasado) que sabe como robarse los planos. Billy Bob Thorton (abogado)compone un personaje intimidante; Jeremy Strong (Dale) con un papel cálido. Y quién dice, quizás de este film, surja algún nomindado para la preciada estatuilla, por tamañas interpretaciones. Yo, ya tengo mi favorito. Anda a verla. No decepciona

Anexo de Crítica por Rolando Gallego

David Dobkin es un artesano de tiempos y logra en «El Juez» (USA, 2014) ponerse a la altura de un duelo actoral entre Robert Downey Jr y Robert Duvall en un intrigante drama que va mutando de registro. La película comienza cuando Hank (Downey Jr.) en medio de su separación debe regresar a su Carlinville Indiana natal para el funeral de su madre.

Mientras se adapta al lugar los recuerdos y rencores familiares afloran, principalmente por parte de su padre Joseph (Duvall), un juez extremadamente correcto y a quien Hank nunca pudo acercarse y tambien algunos resquemores con sus hermanos (Vincent D’Onofrio y Jeremy Strong). Hay un drama que explora las miserias y mentiras que el núcleo familiar se dijo y que esconde algunas verdades dolorosas para seguir adelante, pero también hay una fuerte y hermética sinergia entre el pueblo, las fuerzas y un caso del pasado que vuelve para empañarlo todo.

el_juez_4_ew

Porque Hank llega a su pueblo renegando de todo y comienza casi sin quererlo un proceso de trasformación en el que deberá no solo asumir su pasado sino que, principalmente, deberá bucear profundamente en el para poder así enfrentarse a un presente doloroso.

A punto de partir una noticia inesperada, su padre cometió un delito, lo hará prolongar su estadía asumiendo el rol de abogado defensor de ese juez, su padre, que aparentemente algo malo hizo pero no se sabe qué. Dobkin registra los inmensos paisajes rurales con bellos travellings y tomas aéreas que dotan de amplitud a las escenas y narra la historia con un dejo revisionista del mejor cine social de los años setenta.

el_juez_5_ew

Downey Jr asume el rol de Hank con una entrega y un registro diferente al que nos ha acostumbrado en esta nueva etapa de su carrera y se coloca a la altura de Duvall, quien compone un papel fuerte, estoico, adusto y sin medias tintas. Hablar del regreso a un lugar estático, con seres inmutables en los que solo se vislumbra una necesidad por permanecer en una zona de confort (el personaje de la ex novia de Hank interpretada por Vera Farmiga es el claro ejemplo de esto) aun a costa de renunciar a sueños y deseos es uno de los vectores de la película.

Porque «El Juez» no es una película más de procedimientos, juicios e investigación, todo lo contrario, es un filme sobre lazos en carne viva que duelen y se resienten a pesar de todo el amor que se pueda pensar que deben tener. La puesta en escena de las miserias familiares y el intento de superar situaciones dolorosas como la muerte, la enfermedad, los errores del pasado y el seguir adelante a pesar de todo. Intensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *