feriado_1_ew

«Feriado»: la vida de Juan Pablo

Tiempo de lectura: 3 minutos

feriado_1_ew

El Centro Cultural San Martín sigue ofreciendo algunas destacadas producciones extranjeras en su cartelera. Le llega el turno ahora a «Feriado», ópera prima del director ecuatoriano Diego Araujo, que fuera estrenada mundialmente en la Berlinale este año.

Siguiendo la línea de dos films que se estrenaron hace relativamente poco tiempo en Argentina, «La vida de Adele» y «El desconocido del Lago», esta propuesta se enmarca en el despertar emocional y sexual de dos jóvenes de distintas clases sociales, en un momento social crucial de la historia de Ecuador en los últimos años de la década del 90′.

En este «Feriado», Juan Pablo (interpretado por Juan Manuel Arregui), adolescente de clase media alta, será testigo de cómo un grupo de hombres le da una paliza a un chico al que atraparon realizando un robo casi menor e inocente de los autos de los invitados durante un feriado de carnaval. ¿El lugar? Una hacienda de familia en la serranía andina ecuatoriana.

feriado_2_ew

¿La consecuencia? Un hecho que pone a dos sujetos abiertos a la exploración, de cara a una posibilidad de descubrirse, distinta, lejos de los estereotipos que dominan esta edad. Juan dejará de lado las diferencias que lo alejan a priori de Juano (Diego Andrés Paredes) para acercarse a él, mirarlo desde la ansiedad de conocerlo y dejarse llevar por lo que va sintiendo, a medida que la historia avanza.

El desarrollo del personaje principal sugiere al espectador que lo acompañe en su viaje y pueda entender el mundo a través de sus ojos. Un escenario a punto del derrumbe social y económico (la crisis del 99 en Ecuador hoy en día sigue siendo revisada a la luz de este tiempo), del que incluso tenemos elemento catalizador en la historia, corporizado a través del personaje de su propio tío, un banquero acusado de corrupción.

feriado_3_ew

Fotografía sugerente, mucha sensualidad, transgresión en las miradas, abordaje adulto de una temática que alguna vez fue incómoda en esa sociedad (ha levantado polvareda en su tierra natal) y una dirección atenta de Araujo quien se luce en la construcción de atmósfera son los elementos que aparecen en «Feriado», como salientes.

En el debe, algunas escenas tienen una duración quizás mayor de lo esperable, en otras la contemplación podría haber sido potenciada con otros recursos, pero, como siempre digo, esto es absolutamente subjetivo. Sí debo decir que la sentí un poco lenta y cadenciosa, aunque eso va en la percepción personal de cada espectador.

En definitiva, esta es una historia cálida historia de pasos hacia la definición sexual entre dos jóvenes que representan caras distintas de una sociedad en crisis. Si este tipo de tramas te atraen, no la dejes pasar. Es un buen reflejo de algo que se mueve en la industria del país hermano, el cambio se ve en marcha. Puede además decirse que es la confirmación de que el semillero latinoamericano de cineastas talentosos no se agota y sigue en constante renovación. Nos suma.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter